Un grupo de unos 70 legisladores desafió la decisión del Gobierno de suspender el Parlamento durante cinco semanas hasta el 14 de octubre, justo dos semanas antes de la fecha en la que Gran Bretaña debe abandonar la Unión Europea (UE).

LONDRES (AP) — La decisión del Primer Ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson, de suspender el Parlamento a menos de dos meses de la fecha en la que país debe abandonar la Unión Europea fue ilegal, según decretó una Corte escocesa el miércoles, que no ordenó revertir el cierre temporal de la Cámara.

Según los jueces del Alto Tribunal de Escocia, en Edimburgo, la decisión final corresponde al Tribunal Supremo británico, donde hay una vista prevista para el martes.

Un grupo de unos 70 legisladores desafió la decisión del Gobierno de suspender el Parlamento durante cinco semanas hasta el 14 de octubre, justo dos semanas antes de la fecha en la que Gran Bretaña debe abandonar la Unión Europea (UE).

Johnson afirmó que la iniciativa la permitirá empezar de nuevo con su agenda doméstica en una nueva sesión del parlamento el próximo mes.

Pero la suspensión le da también un respiro ante los legisladores díscolos mientras planea sus próximos pasos para acabar con el bloqueo político y sacar a Londres de la UE el 31 de octubre.

Sus rivales sostienen que Johnson está intentando evitar el escrutinio democrático.

La semana pasada, un tribunal de Edimburgo rechazó el recurso de los diputados alegando que la decisión depende de los políticos, no de los tribunales. El fallo quedó anulado el miércoles en la apelación.

“Creemos que el efecto de la decisión es que el parlamento ya no está suspendido”, declaró Jolyon Maugham, un abogado que forma parte de la demanda.

“Nunca he podido contemplar la posibilidad de que lo legal pudiese ser que nuestro parlamento soberano pudiese ser tratado como un inconveniente por el primer ministro”, agregó.