Bloomberg señaló que aunque López-Gatell afirmó desde el 25 de mayo que México ha aplanado la curva de contagios, en realidad “las cifras cuentan una historia diferente”.

Ciudad de México, 17 de junio (SinEmbargo).– La habilidad que tiene Hugo López-Gatell, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, para explicar ideas complejas es uno de los rasgos que le ha permitido ocultar la magnitud de la crisis que enfrenta México por la COVID-19, señala un análisis publicado hoy por Bloomberg.

El análisis de la revista especializada en economía se titula “El zar de los virus de México está jugando un juego peligroso con los números” y plantea que ocultar la magnitud de la crisis que enfrenta el país también ha puesto en riesgo vidas y ha exacerbado el brote.

La revista señaló que aunque el funcionario afirmó desde inicios de mayo que la epidemia en México “se está desacelerando” y el 25 de mayo aseguró que el país ha aplanado la curva de contagios, en realidad “las cifras cuentan una historia diferente”.

Hasta ayer, con la mitad del país en Semáforo Rojo y la otra mitad en Naranja, los dos más altos niveles de riesgo de contagio por la COVID-19, México contabilizaba 18 mil 310 decesos y suma 21 mil 159 casos confirmados activos. Desde que comenzó la pandemia, el 28 de febrero pasado, México acumula 154 mil 863 casos confirmados del virus.

Laurie Ann Ximénez-Fyvie, encargada de un laboratorio de genética molecular en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo a Bloomberg que López-Gatell “es un buen comunicador y sabe hacer un show”, por lo que “tiene sus argumentos y los usa para convencer a la gente de que esto está bajo control”.

De acuerdo con Sebastián Garrido, coordinador de la unidad de ciencia de datos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), en México “no sabemos dónde estamos” en la curva epidémica.

El investigador ha estudiado datos del Gobierno que muestran que aún se registran muertes de finales de marzo. El académico dijo a Bloomberg atribuyó ese rezago a los sistemas obsoletos de medición y de medios legales y médicos para certificar las muertes por COVID-19, por lo que las cifras reales de muertes pueden conocerse hasta meses después.

La revista especializada en negocios señaló que en México “una combinación de pocas pruebas, sistemas de salud precarios y un seguimiento poco confiable hace que muchos se pregunten qué tan grave es el brote”, y recordó que incluso López-Gatell ha reconocido que las cifras podrían ser más elevadas “lo que aumenta aun más la confusión” de la población.

Mientras que Alejandro Macías, el infectólogo a cargo durante la epidemia de H1N1 en 2009, aseguró que  las autoridades de salud “no están escondiendo cuerpos en ninguna parte”, pero ” no han descubierto cómo hacer las cosas correctamente” porque los sistemas no estaban preparados para esta emergencia sanitaria.

En el artículo, firmado por la periodista Andrea Navarro, Bloomberg califica como una de las ideas “más controvertidas” de López-Gatell la de pedir a la ciudadanía que se concentre en los casos activos de COVID-19 -es decir, de pacientes con síntomas en el período previo de 14 días- y no en el número total de contagios y de muertes.

Hasta ayer, con la mitad del país en Semáforo Rojo y la otra mitad en Naranja, los dos más altos niveles de riesgo de contagio por la COVID-19, México contabilizaba 18 mil 310 decesos. Foto: Cuartoscuro.

Esta decisión, señaló la revista, no concuerda con las observaciones de la universidad Johns Hopkins Medicine, que ha señalado que en los casos graves, los síntomas pueden durar más tiempo.

“Es toda una maniobra manipular las interpretaciones”, opinó al respecto  la especialista Ximénez-Fyvie.

COVID-19 EN MÉXICO

El pasado 4 de junio, el Subsecretario López-Gatell reconoció que México podría superar los 35 mil decesos por COVID-19 y llegar hasta los 60 mil en un “escenario muy catastrófico”.

Durante una reunión virtual con la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados celebrada este día, el funcionario, que es la cabeza del Gobierno mexicano en el combate a la pandemia, estimó que las muertes por COVID-19 podrían llegar a 35 mil.

López-Gatell indicó que desde el principio de la pandemia fueron elaboradas diversas estimaciones de defunciones, desde seis mil, a ocho mil, a los 35 mil, y uno “muy catastrófico” que podía llegar hasta 60 mil fallecimientos.

Todos estos escenarios pueden “ser reales en distintas condiciones”, explicó López-Gatell, en la presentación que hizo ese día sobre reporte diario de la enfermedad.

Ayer, Luis Alomía Zegarra, Director General de Epidemiología de la Secretaría de Salud federal, dijo que hay aún mil 779 defunciones sospechosas o probables que deben ser confirmadas luego de las pruebas de laboratorio. México confirmó en 24 horas 730 muertes más por la COVID-19.

En la Red IRAG (Infección Respiratoria Aguda Grave), de 803 hospitales notificantes, 772 (96 por ciento) presentaron su reporte.

A nivel nacional, 54 por ciento de camas de hospitalización general están disponibles y 46 por ciento ocupadas. En camas con ventiladores, 61 por ciento están disponibles y 39 por ciento ocupadas.

–Con información de EFE.