México

La Red recuerda cómo Televisa infló el cuento de “Frida Sofía” en sismo de 2017

19/09/2021 - 5:16 pm

Durante el cuarto aniversario del sismo del 19 de septiembre de 2017, usuarios de Internet recordaron el montaje del rescate de la niña Frida Sofía.

Ciudad de México, 19 de septiembre (SinEmbargo).- Frida Sofía, la niña inexistente, producto de la televisión, pero que en ese momento significaba una víctima más sumergida entre los escombros del colegio Enrique Rébsamen de la Ciudad de México durante el sismo del 19 de septiembre de 2017, fue recordada en redes sociales.

Después de cuatro años del sismo de magnitud 7.1 que dejó 369 muertos en la Ciudad de México, algunos internautas compartieron memes y criticaron a Televisa, a Carlos Loret de Mola, Denisse Merker y Danielle Dithurbide, los principales comunicadores que difundieron la noticia falsa.

Por su parte, Jenaro Villamil, presidente del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), recordó el pasado 7 de abril, durante la conferencia del Presidente Andrés Manuel López Obrador, que el montaje se realizó de “una manera deliberada, de una manera casi sádica”.

“Yo quiero nada más recordar, a la población, sobre todo, el gran montaje en el que participaron muchísimos medios y muchísimas televisoras y muchísimos incluso sitios digitales, que fue el caso de la niña Frida Sofía durante el sismo de 2017. De una manera deliberada, de una manera casi sádica, mantuvieron a millones de mexicanos a la expectativa de que iba a ser rescatada una niña de 12 años que hablaba, que murmuraba, que tomaba agua bajo los escombros de la escuela Enrique Rébsamen”, dijo.

“Esa misma noche, después de muchas horas de transmisión en todas las televisoras, ahí sí todas le entraron, pero especialmente una que tuvo acceso al área restringida de rescate, que fue Televisa. Y ya a las 5:00 o 6:00 de la mañana, 5:00 de la madrugada, 6:00 de la mañana, se había admitido que pues no había ninguna niña, no hubo a nadie a quien rescatar porque nunca existió”, agregó Villamil.

Además, expuso que los periodistas Carlos Loret de Mola y Denise Maerker le echaron la culpa a la Secretaría de Marina, incluso le exigieron a la Secretaría de Marina que le pidiera perdón a las audiencias y a los mexicanos, pero ellos se negaron a hacerlo.

FRIDA SOFÍA, EL MONTAJE ENTORNO AL SISMO

Esa mañana, la del 19 de septiembre, niños y niñas fueron acompañados por sus familiares hasta la puerta de la institución educativa. Llegaron desde Acoxpa o Calzada del Hueso, se encaminaron por División del Norte y doblaron en las esquinas de Brujas y Rancho Piomo, sin imaginar que era un día de tragedia.

Y dieron las 13:14 horas en la colonia Nueva Oriental Coapa y la alerta sísmica sonó cuando ya los edificios del Enrique Rébsamen crujían. Sí, la mayoría de las personas salieron en el momento, pero decenas quedaron atrapadas bajo los salones y el mármol del departamento de Mónica García Villegas, dueña de la escuela.

Polvo, descontrol, gente corriendo y gritando. El terror se apoderó de la zona. Se convirtió en un microcosmos del dolor.

“¡Se quedó gente abajo! ¡Están gritando! ¡Doblen la varilla para que puedan salir!’’, gritaba un hombre junto a la estructura que acababa de vencerse. De un agujero en la pared, sobre la calle de Rancho Pio, se asomó un pequeño uniformado, pantalón rojo con cuadros y suéter con el escudo del CER. Estaba llorando. Entre las ranuras que dejó el movimiento telúrico fue rescatado junto a una de sus compañeras, de acuerdo a las escenas que compartió en redes sociales un héroe que arriesgó su vida para intentar salvar otras.

El Rébsamen ya era noticia minutos después del sismo de magnitud 7.1 . Los testigos y los voluntarios que arribaron al lugar adoptaron, de inmediato, un lenguaje ahora ya conocido: Puño cerrado es igual a “silencio”, palma equivale a “nadie se mueva”, dedo significa “seguimos trabajando” y las manos arriba son para pedir agua.

Así corrieron los minutos y el sudor. Así se rescató a 11 personas en 24 horas. Y así, también, se localizaron los cadáveres de 21 niños y 5 adultos.

Llegó la comida, y los paramédicos. Arribaron las malas noticias, y la muerte. Hubo lámparas, y silencios prolongados. El área fue acordonada, y las autoridades, junto a voluntarios y “Los Topos”, dirigidos por Héctor “El Chino’’ Méndez, tomaron el control de los escombros (si es que se puede tener control sobre algo así).

Sin embargo, varios medios de comunicación informaron que aún faltaba una niña por sacar de los escombros, de nombre Frida Sofía. Entonces Televisa comenzó a dar cobertura especial al caso, envió a la reportera Danielle Dithurbide a cubrir en directo las 24 horas del día el “rescate”. Y desde el estudio, Loret de Mola, Maerker y López Dóriga relataban los actos de heroicismo por parte de bomberos y “Topos” al televidente.

Así, al filo de la butaca, lo mantuvieron durante varias horas. Incluso el entonces Secretario de Educación Pública Aurelio Nuño se mantuvo durante más de 10 horas buscando entre los escombros del Enrique Rébsamen a la tal “Frida Sofía”.

Después de varios días de búsqueda, la Secretaría de Marina confirmó que ya no había más niños entre los escombros, pues todos ya había sido identificados. Lo que indicó que sólo se trató de una estrategia mediática para ganar audiencia.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas