Nueva Delhi, 21 jul (EFE).- El Tribunal Supremo de la India rechazó hoy la apelación presentada por Yakub Nemon, el “cerebro” de los atentados que en 1993 causaron 257 muertos en la ciudad oriental de Bombay y cuya ejecución está prevista para el día 30.

Memon, el único condenado a muerte por los ataques, agotó sus posibilidades de recurso con la revocación de esta “apelación curativa”, un tipo de petición última poco utilizada y creada por la Justicia india en 2002.

A finales de abril, un tribunal antiterrorista fijó la ejecución del condenado para el 30 de julio, después de que el máximo órgano judicial rechazase ese mismo mes su petición de revisión.

De producirse, la del terrorista sería la primera ejecución en el país desde febrero de 2013, cuando las autoridades ahorcaron a Mohamed Afzal Guru, un frutero condenado por participar en condición de cómplice en un ataque al Parlamento indio en 2001.

El 12 de marzo de 1993, 257 personas murieron y 713 resultaron heridas en 13 explosiones en cadena que golpearon puntos estratégicos de Bombay, capital financiera de la India, como la Bolsa, mercados populosos y cines.

Los ataques se consideran una venganza por las más de 3.000 personas que fallecieron en enfrentamientos entre hindúes y musulmanes tras la destrucción de la mezquita Babri en 1992, en el norteño estado de Gujarat.

En 2007, un tribunal encontró culpables de los ataques a un centenar de personas, de las que doce fueron condenadas a la pena capital, aunque seis años más tarde las penas de una decena de ellos fueron conmutadas a cadena perpetua.

Uno de esos sentenciados falleció en prisión, al igual que dos condenados a cadena perpetua.