La primera colaboración de Frente Ciudadano por México pudo visualizarse el miércoles pasado en la Cámara de Diputados, en donde las bancadas del PAN, PRD y MC evitaron un primer intento por designar la Mesa Directiva, debido a la resistencia del PRI para eliminar un posible pase directo de Raúl Cervantes Andrade, actual Procurador General de la República, a Fiscal General del país.

Sin embargo, el camino para que la alianza partidista fructifique no está allanado. La elección de los candidatos que lo representarán en las elecciones de 2018, en particular el que buscará la Presidencia de la República, podría resquebrajar al Frente, coincidieron especialistas.

“El frente es un mecanismo de división tanto del PRD como del PAN. Porque, en definitiva, va haber gente que se quedará afuera”, destaca Gustavo López Montiel, académico del Tecnológico de Monterrey.

Ciudad de México, 7 de septiembre (SinEmbargo).– El anuncio de las dirigencias nacionales de los partidos Acción Nacional (PAN), Movimiento Ciudadano (MC) y de la Revolución Democrática (PRD) de echar a andar el Frente Ciudadano por México se concretó el martes pasado, en medio de la celebración de sus impulsores. Sin embargo, politólogos y académicos descartaron que la cohesión esté asegurada ante a la dificultad de elegir candidatos, especialmente el que buscará la Presidencia de la República por esta alianza.

“Este intento de Frente Amplio no va ser muy amplio. Su problema mayor es ver quién sería su candidato presidencial. No se ve en el horizonte quién pueda cobijar o un paraguas que le dé cabida a estas dos instituciones políticas [PAN-PRD]”, dijo Ricardo Espinoza Toledo, profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El 3 de septiembre la dirigencia del PRD aprobó la propuesta de competir en un Frente junto al PAN en las elecciones del 2018; en un plazo de 24 horas las dirigencias del PAN y MC lo secundaron.

“Vamos a ver primero si fructifica el Frente. Otra cosa es que se pongan de acuerdo con el candidato, y de acuerdo para ver como sean los procedimientos. A ver quién queda en el PAN y acepta si el candidato es no panista. […].Lo realmente difícil es definir un candidato”, dijo José Antonio Crespo, profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Sin embargo, la pugna por encabezar esta iniciativa se antoja difícil. Ricardo Anaya Cortés, presidente nacional del PAN, y Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, son dos de los candidatos que buscan proyectarse en este conglomerado que se autodefine ciudadano.

“En el caso de Ricardo Anaya es ciudadano por la Constitución pero es un hombre de un partido, de modo que ahí el principio de independencia no se puede aplicar. En el caso de Mancera es un tanto diferente: él, sin ser del PRD, tuvo el mérito de unificar a las tribus de ese partido”, señaló Espinoza.

El Frente Ciudadano fue aprobado por las dirigencias de los tres partidos esta semana. Foto: Cuartoscuro

En julio pasado, Mancera viajó a Acapulco para participar en una asamblea campesina, desde donde declaró su apoyo a un frente opositor. Sin embargo, hoy el poder del PAN dentro de las fuerzas del frente hacen difícil que el Jefe de Gobierno pueda encabezar este Frente, dijo José Antonio Crespo.

“Si fueran ciudadanos, sí podría tener un atractivo. Pero Anaya no lo es, y Mancera aunque no está afiliado llegó por un partido a la Jefatura de Gobierno. Está difícil para Mancera. Juan Ramón de la Fuente podría ser pero es difícil que Anaya se haga a un lado”, explicó Crespo, en entrevista con SinEmbargo.

Cuestionado sobre lo que podría ser un impasse para elegir un candidato, el Diputado Federal del partido Movimiento Ciudadano, Jorge Álvarez Máynez, planteó que esa será otra etapa distinta a la actual.

“Este Frente va a tener una agenda legislativa. Y que dará una lucha contra el régimen y, eventualmente, nos pondremos de acuerdo en lo electoral, ya lo hicimos en buena parte de las ideas y del programa. Por supuesto, hay que privilegiar a los ciudadanos”, expuso el legislador.

Se ha especulado que el PAN podría obtener la candidatura a la Presidencia y el PRD la del Gobierno de la Ciudad de México, aunque hasta el momento no hay nada oficial.

Pero, ¿qué tan ciudadano es el Frente Ciudadano?

Desde la perspectiva de Álvarez Máynez, la coordinación del Frente tendrá que estar integrada por las voces ciudadanas, no sólo para aspirar a la Presidencia sino en lo local.

“Evidentemente no podrá ser candidato del frente alguien que contradiga esos principios, hay gente que nos pregunta si podría ser candidato alguien vinculado al viejo régimen, pues yo creo que sería un contrasentido, un absurdo”, agregó Álvarez Máynez.

“De realizarse finalmente el frente tendrían que operar o negociar en cada estado quién podría ser el abanderado, pero no hay una traducción inmediata hacia cada entidad federativa. No por el hecho de firmar el Frente eso automáticamente se traducirá en acuerdos para postular candidatos únicos, o de ese frente en cada entidad. El paso siguiente sería ver las posibilidades de lanzar candidatos únicos”, dijo Espinoza.

MARGARITA ZAVALA Y EL FRENTE

Los analistas coincidieron en que Margarita Zavala Gómez del Campo no sería aceptada por otros partidos para encabezar la alianza. Hasta ahora cada partido debe postular un candidato, que después competiría por dirigir el Frente.

Este domingo Margarita Zavala exigió la renuncia de Ricardo Anaya, al quien le atribuyó falta de liderazgo y propiciar el divisionismo después de que legisladores del PAN se enfrentaran por la designación de Ernesto Cordero Arroyo como Presidente de la Mesa Directiva del Senado.

“El frente es un mecanismo de división tanto del PRD como del PAN. Porque va haber gente que quede fuera. Si Margarita Zavala queda fuera va sentirse con la posibilidad de ser independiente. En este caso me parece que el Frente favorece a Mancera”, expuso Gustavo López Montiel, académico del Tecnológico de Monterrey.

Cordero Arroyo, quien no contó con el apoyo de su bancada, aseguró la presidencia de la Cámara Alta con el voto de cuatro senadores que ocuparon altos cargos durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa.

Y en el PRD, previo a que se concretara la alianza con el PAN y MC, dos de sus dirigentes Dolores Padierna Luna y René Bejarano Martínez abandonaron al partido y se unieron a Morena, argumentando su rechazo al aval de la unión partidista para lo comicios del siguiente año.

El Frente podría beneficiar al PRI señalaron los expertos consultados.

“Creo que sí, porque le permite ubicar un polo distinto a Andrés Manuel López Obrador. Y se vería aún más favorecido en caso de que no logre consolidarse y participen los partidos de manera independiente”, dijo López.

El 23 de agosto, la encuesta de El Universal/Buendía&Laredo apuntó que el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) adelantaba las preferencias electorales con el 23 por ciento de la intención de voto, seguido por el PAN con un 19 por ciento, y el PRI con un 16 por ciento; el PRD obtuvo el 6 por ciento.

“El PAN sigue teniendo no sólo mayor presencia que el perredismo, sino sigue siendo un referente político para importantes sectores de la sociedad que no se identifican ni con el PRI, ni con las izquierdas. La gran interrogante es la suerte del perredismo: no ofrece mucho en este frente, sino es restarle votos a Morena”, dijo Espinoza.