Málaga (España), 13 jun (EFE).- La experiencia de los cuerpos de seguridad de los países iberoamericanos en los secuestros, en los que las organizaciones criminales emplean nuevos métodos, se usará en Europa para combatir esta modalidad delictiva, que requiere respuestas policiales cada vez más especializadas.

Con el objetivo de actualizar e intercambiar conocimientos, investigadores de secuestros de la Guardia civil española y de Cuerpos de Seguridad de Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Venezuela, Francia, Portugal y Estados Unidos se reúnen hasta el próximo viernes en Málaga, en el sur de España.

Las fuerzas de seguridad tienen que llevar a cabo una “labor preventiva” y contar con “conocimientos suficientes” ante la posibilidad de que pueda llegar a España la “amenaza” que existe en otros países, explicó en rueda de prensa el responsable de grupo de Delitos contra las Personas de la Guardia Civil, Jesús Gálvez.

El impacto de los secuestros en Latinoamérica es “muy superior” a España, donde la Guardia Civil contabiliza en su demarcación una veintena de secuestros y detenciones ilegales al año, aunque no se incluye la “cifra negra” de secuestros entre bandas criminales organizadas para cobrar deudas pendientes.

Con más experiencia en este ámbito figuran países como Colombia, donde el secuestro es un “delito de impacto” y abarca desde el narcotráfico a los realizados por la guerrilla, según señaló a Efe el capitán de la Policía Nacional de España Carlos Téllez.

En lo que va de año se han registrado en ese país 139 secuestros, una cantidad que contrasta con los 3.400 que se produjeron en el año 2000, reducción a la que ha contribuido la “política de seguridad democrática” del Gobierno y el “esfuerzo mancomunado” de las instituciones, destacó.

En cuanto al temor de la familia de la víctima, Téllez manifestó que se da especialmente en los secuestros que realizan las FARC, mientras que en los de otro tipo se informa más a las autoridades, y añadió que la mayoría de los casos que han sido denunciados han llegado a un “feliz término”.

En la lucha contra los secuestros, las fuerzas de seguridad también se ayudan de profesionales de otros ámbitos como el judicial o el académico, e incluso los medios de comunicación, éstos últimos en la faceta preventiva.

“Para acercarse al fenómeno en profundidad hay que acercarse a quien lo conoce”, apuntó el responsable del departamento de Delincuencia Especializada y Drogas de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, Manuel Llamas.

El Encuentro Iberoamericano Anti-Secuestro “EIAS 2011” también busca fortalecer los vínculos entre las distintas policías para colaborar en la investigación de secuestros en sus respectivos países, de forma que se pueda crear una red de “punto a punto” para asesoramiento.