NdeR:

[Frente a la resistencia de las entidades públicas y los muros legales, el navegante de los portales de acceso a la información se parece a Moisés, el hombre bíblico que en cuarenta años de búsqueda jamás pisó la tierra prometida. El marco jurídico de la Transparencia nacional permite que la información sea negada con uno de estos argumentos: los datos solicitados están bajo reserva, son inexistentes o confidenciales. Así, la Administración de Enrique Peña Nieto mantiene más de 12 millones de expedientes bajo llave. Se ha negado a mostrar el acta de nacimiento del Presidente, el decreto que avala la pensión vitalicia a exPresidentes y sus viudas, los resultados de sus encuestas, los fundamentos para crear la Gendarmería o los gastos de las fiestas dentro de Los Pinos. #DatosCerrados es un ejercicio de la Unidad de Datos de SinEmbargo que identifica lo que el Gobierno y otras instituciones no quieren revelar.]

#DatosCerrados | Carlos Romero Deschamps está obligado desde 2007 a publicar los contratos colectivos de trabajo que revelan las cantidades con seis ceros que caen a raudales en su cuenta del sindicato. Y así lo hace, pero con escondrijos. Su vida de lujo no es un secreto. Lo que sí está escondido desde 2011 son las cláusulas y acuerdos en las que Pemex se obliga a pagarle por conceptos como las festividades del 1 de mayo o el 18 de marzo, la revisión del contrato colectivo, o los viajes de él y la cúpula sindical.

Aun así, el dirigente petrolero dejó cabos sueltos. Y con ellos puede obtenerse una radiografía difusa, pero reveladora, de quién es este hombre que de ayudante de Joaquín Hernández Galicia, “La Quina”, pasó a ser el imperturbable hombre de relojes Rolex, trajes Hermenegildo Zegna y viajes en yates propios. Desde 2006 a la fecha ha obtenido de manera directa unos mil 400 millones de pesos. No es dinero para los trabajadores, es para él y sus allegados en el Comité Ejecutivo del sindicato.

“Va a haber democracia sindical, se acabó el cacicazgo en el manejo del sindicato petrolero. Llegó a su fin. Si me entienden, ¿verdad? No voy a hablar más”, fueron las palabras de Andrés Manuel López Obrador cuando aún era candidato. ¿Qué pasará con Romero Deschamps? Porque en diciembre pasado fue reelegido para el periodo que concluirá en 2024, el año en que AMLO habrá terminado su Gobierno.

Ciudad de México, 15 de julio (SinEmbargo).- La cascada de dinero público hacia sus manos y su férrea batida legal para opacarla pintan de alguna manera a Carlos Romero Deschamps, dirigente nacional del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM).

Sólo por cuatro conceptos y según los pocos datos que él mismo ha deseado compartir, el Senador de la República por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha recibido en su cuenta del sindicato unos mil 400 millones de pesos sin que nadie, absolutamente nadie, lo cuestione o le pida la más mínima factura de gasto.

Nacido en Tamaulipas y ayudante en el sindicato de Joaquín Hernández Galicia, “La Quina” (Q.E.P.D), en 1997 se convirtió en dirigente. Su vida de lujo -relojes Rolex o su vestimenta de Hermenegildo Zegna- no la ocultó, pero sí logró que Pemex pusiera bajo reserva los contratos colectivos del sindicato porque su contenido era “peligroso” para el país. En 2007, el Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI, en esa época IFAI), resolvió que debían convertirse en información pública.

Así ha ocurrido desde entonces. Esos documentos pueden encontrarse hoy en la página pública de Pemex. Pero están a medias. Con argucias legales, el dirigente logró a partir de 2011, esconder el contenido de las cláusulas y los acuerdos en los que están especificadas las cantidades que por varios conceptos, recibe de manera directa, en un afluente hacia su cuenta en el sindicato.

Por ejemplo, el lector o investigador que recurra a esa información que se supone abierta a los ciudadanos, no podrá ver la cláusula 251 BIS en la que Pemex se compromete a darle dinero al dirigente para los gastos de las festividades del 1 de mayo y el 18 de marzo. Y se trata de cantidades con seis ceros.

Estipulado y acordado en los contratos colectivos del trabajo, este dinero no es para todos los trabajadores petroleros afiliados al sindicato. Lo recibe él en su calidad de “primer obrero petrolero”.

Aun con toda su opacidad, el dirigente ha dejado algunos datos abiertos que constituyen una radiografía muy difusa, pero reveladora de quién es.

Digamos que se elabora un cálculo del dinero recibido desde 2005 a la fecha sólo con los números que él mismo ha querido hacer transparentes. Digamos que se le hace un acercamiento de lupa sólo con lo que él dejó asentado en los contratos colectivos.

Digamos que se le cree a Romero Deschamps.

Carlos Romero Deschamps, el líder sindical transexenal. Foto: Germán Hernández, Cuartoscuro

***

Sólo por cuatro conceptos, Pemex le ha transferido de 2005 a la fecha, casi mil 400 millones de pesos, 36.8 veces más de lo que donó para la reconstrucción de infraestructura en Oaxaca después de los sismos de septiembre.

Es una cifra que supera el dinero público federal que tuvo en el mismo lapso por subsidio la Escuela Rural Normal Superior Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa que después de la desaparición forzada de 43 de sus estudiantes se convirtió en el centro de los debates durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto que está por expirar.

La normal, enclavada en el municipio de Tixtla, Guerrero, no alcanzó en una década ni diez millones de pesos del Programa Profesional Docente, antes Programa de Mejoramiento Institucional de las Escuelas Normales Públicas (Promin), según la misma institución y del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Una de las partidas por las que cobró Romero Deschamps fue para las festividades por la nacionalización del petróleo, el 18 de marzo. Sólo disponibles los datos de los contratos colectivos 2005-2007, 2007-2009 y 2009-2011, el erario le habría entregado 88 millones 626 mil 938 pesos.

Lo mismo ocurre con el desfile del 1 de mayo. La suma es de 69 millones 178 mil 96 pesos; pero sólo hay datos de 2005 a 2011.

Eso, en cuanto a las festividades. Sólo por revisar el contrato, Romero Deschamps recibe otra cantidad sobre la cual, sólo se sabe hasta 2011. Después, el concepto quedó oculto en las negociaciones con Pemex. Hasta ese momento era de 567 millones 212 mil 400 pesos.

En el dinero que ha recibido para viajes de la cúpula sindical sí ha sido transparente. En 13 años, ha tenido para ello 388 millones 112 mil 737 pesos.

***

Su reinado es tan grande que en la última década, jamás prosperaron las denuncias ante la Procuraduría General de la República de instituciones como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Alianza Nacional Democrática de Trabajadores Petroleros, la Gran Alianza Nacional Petrolera, la Unión Nacional para el Desarrollo Social de Trabajadores de la Industria Petrolera y el movimiento Petroleros Activos en Evolución por un México Nuevo, entre otros.

Y es tan fuerte que seguirá hasta 2024, según aprobaron las 36 secciones del sindicato en diciembre pasado. Ese año habrá cumplido 31 años en la silla principal de una organización que garantizó votos y hasta trianguló dinero para campañas a favor del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el escándalo conocido como “Pemexgate”. Ese año, AMLO habrá concluido su mandato.

Con tales características, Romero Deschamps se convirtió en uno de los pilares del sistema sostenido en el pasado por gobiernos emanados del PRI y Acción Nacional. Pero si el virtual Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, cumple con las palabras dichas el 27 de mayo en Veracruz, este reinado está por caer.

“Otro mensaje muy claro … Va a haber democracia sindical, se acabó el cacicazgo en el manejo del sindicato petrolero. Llegó a su fin. Si me entienden, ¿verdad? No voy a hablar más”.