El Relator Especial de la ONU contra la Tortura en México lamentó que a dos años de su visita al país “la situación no ha cambiado”. A los casos de tortura, dijo, se le suma un contexto de impunidad grave, en el que la falta de investigación de estos hechos es la regla.

Ciudad de México, 24 de febrero (SinEmbargo).- En México persiste la tortura y los malos tratos como métodos para castigar o lograr confesiones, concluyó el informe del Relator Especial contra la Tortura, Juan Méndez, sobre su misión a México.

“El Relator lamenta concluir una vez más que la tortura y los malos tratos siguen siendo generalizados en México. La tortura, la cual incluye en alarmantes ocasiones el uso de la violencia sexual, se utiliza para castigar o extraer información o confesiones”, dice el informe publicado este día en la web del relator.

Juan Méndez lamentó que a dos años de su visita a México tenga que informar “que la situación [en el país] no ha cambiado. Varias organizaciones manifiestan que la tortura sigue siendo perpetrada de forma generalizada por parte de las fuerzas de seguridad y agentes de investigación”.

“A esto se le suma un contexto de impunidad grave, donde la falta de investigación de estos hechos es la regla”, se lee en el informe del Relator.

“A pesar de los pronunciamientos de autoridades públicas, no se observan investigaciones imparciales e independientes y todo ello tiene vínculos con la impunidad que prevalece en México.

“El Relator desea resaltar con preocupación que según información del IGI, México ocupa el lugar 58 de 59 países con mayor nivel de impunidad. El 98 por ciento de los delitos en México permanecen en impunidad. Más preocupante es la carencia de cifras oficiales sobre los cargos y condenas por actos de tortura”, destaca el documento.

El experto no pudo realizar la visita de seguimiento que solicitó al Gobierno mexicano, sin embargo, Méndez envió un cuestionario sobre las recomendaciones más relevantes realizadas en su primer informe e hizo una consulta al Estado, a 54 organizaciones de la sociedad civil, y a las 33 comisiones de Derechos Humanos.

El informe también será presentado por el suizo Nils Melzer, el nuevo Relator de ONU contra la Tortura en la sesión del Consejo de Derechos Humanos, que inicia en Ginebra la próxima semana.

“Entendemos que la eliminación de la tortura es un desafío fundamental para México y es por ello que reiteramos nuestra recomendación sobre la importancia de promulgar la Ley General sobre la Tortura, con disposiciones apegadas a los más altos estándares internacionales”, urge el documento.

Esta semana, la organización Amnistía Internacional señaló que “estamos en una de las peores crisis de derechos humanos y justicia en México, enfrentándonos a amenazas como la violencia generalizada, los constantes ataques contra personas defensoras de derechos humanos y la violencia endémica contra las mujeres, mientras peleamos también por asegurar la protección de las personas en movimiento en el país cuyas vidas están en riesgo por la retórica de odio que tiene grandes consecuencias para las personas mexicanas.”

La ONG exigió al Estado buscar soluciones estructurales “para poner fin a la impunidad y garantizar el acceso a la justicia en casos de violaciones graves a los derechos humanos”.