A partir de hoy, 1 de enero de 2020, en la Ciudad de México no se deben comercializar, distribuir o entregar bolsas de plástico desechables. Quien no acate esta medida, las multas podrían llegar hasta a los 168 mil 980 pesos.

Pero la capital de México no es la única que inicia el año con la implementación de estas medidas, también el estado de Coahuila, así como cerca de una decena de países del Caribe que comenzaron a prohibir los plásticos de un solo uso y los productos de espuma de poliestireno como medida para evitar la degradación de su medio ambiente.

Ciudad de México, 01 de enero (SinEmbargo).– Las bolsas de plástico de un solo uso ya no podrán ser distribuidas en la Ciudad de México a partir de este 1 de enero. Todos aquellos comercios que no acaten lo dictado por la Ley podrán ser acreedores a una multa que va de los dos mil 245 pesos a los 168 mil 980 pesos.

Lo anterior es dictado por la Reforma a la Ley de Residuos Sólidos capitalina, la cual especifica que queda prohibida “la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico al consumidor, en los puntos de venta de bienes o productos”, a menos que sean compostables a partir del 2020.

Además, el documento oficial también especifica que las bolsas de plástico necesarias por razones de higiene o que prevengan el desperdicio de alimentos quedan exentas de está medida, siempre y cuando no existan alternativas de plástico compostable.

Dichas medidas para el cuidado del medio ambiente no paran ahí. La Reforma a la Ley también contempla la prohibición de “tenedores, cuchillos, cucharas, palitos mezcladores, platos, popotes, bastoncillos para hisopos de algodón, globos y varillas para globos, vasos y sus tapas, charolas para transportar alimentos, aplicadores de tampones” y capsulas de café que sean fabricados total o parcialmente de plásticos, o bien, diseñados para su desecho después de un solo uso.

Cabe destacar que esta medida entrará en vigor el 1 de enero del 2020.

A partir de hoy no se deben comercializar, distribuir o entregar bolsas de plástico desechables. Foto: Rogelio Morales, Cuartoscuro

Entre otros puntos que refiere el decreto, se encuentra el de promover e implementar programas de cultura ambiental y concientización dirigidos a la ciudadanía sobre el impacto negativo del abuso en el consumo de los plásticos de un solo uso, y las alternativas que se pueden tener al alcance para evitarlos, como la reutilización y reciclaje.

Finalmente, la Ley de Residuos local encomendó a la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México el instrumentar un programa de asesoramiento a los productores de plástico de un solo uso. Con ello, se pretende llevar a cabo una “reconversión tecnológica” para desarrollar plásticos compostables.

Por otro parte, ante tales medias, la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México reiteró que al violar el decreto se pueden alcanzar multas de hasta 168 mil pesos. Sin embargo, aseguró que más que tratarse de un castigo se busca que con esta medida se genere un cambio en la sociedad sobre el uso de este material y el cuidado de la capital.

Además, la dependencia señaló que los ciudadanos que acepten bolsas en establecimientos estarían incurriendo en un hecho ilícito, aunque no serían multados.

Se ha recomendado hacer uso de canastas, bolsa de tela y carritos de mercado.

COAHUILA TAMBIÉN LES DICE ADIÓS

A partir del 16 de enero, es estado de Coahuila también prohibirá el uso de  bolsas de plástico. Se prevén multas hasta millonarias para quien no acate la medida.

El el 17 de diciembre de 2018, el Congreso del Estado aprobó una reforma de la Ley de Ley de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente del Estado para restringir la venta, facilitación y obsequio de bolsas y popotes plásticos en supermercados, tiendas de autoservicio, farmacias, tiendas de conveniencia, mercados, restaurantes y similares.

A partir del 16 de enero se prohibirá este material; biodegradables, permitidas por otros ocho meses. Foto: Rogelio Morales, Cuartoscuro

El ordenamiento fue publicado el 15 de enero de 2019 en el Periódico Oficial del Estado, por lo que, de acuerdo al primero transitorio, entrará en vigor el próximo 16 de enero de 2020, aunque no definitivamente, pues aún se permitirán tales objetos hechos de materiales biodegradables durante ocho meses más.

No obstante, en esta reglamentación se consideran multas que van desde los mil 689 pesos hasta los 4.2 millones de pesos, clausura temporal o definitiva, total o parcial; arresto administrativo o suspensión, revocación o cancelación de las concesiones, licencias, permisos o autorizaciones correspondientes, son las sanciones para quien viole las disposiciones sobre las bolsas de plástico y popotes.

EL CARIBE APUESTA POR VIVIR SIN PLÁSTICOS

Asimismo, cerca de una decena de países del Caribe, coincidiendo con la entrada del nuevo años, comenzaron a prohibir los plásticos de un solo uso y los productos de espuma de poliestireno como medida para evitar la degradación de su medioambiente.

La prohibición entró en vigor hoy en algunos de los principales países de la región, lo que incluye a territorios como Jamaica, Belice, Trinidad y Tobago o Bahamas, que durante los últimos días hicieron los ajustes finales para unirse a los estados más avanzados del mundo en la defensa del medioambiente.

La lista de los países que hoy se suman a la iniciativa incluye también a Barbados, Dominica y Granada, todos interesados en detener la degradación de sus territorios y en especial de sus costas, fundamentales para la atracción de turistas, la primera fuente de divisas para la mayoría de territorios de la región.

El Caribe eliminó el uso de popotes, vasos y recipientes de espuma de poliestireno. Foto: EFE

El mundo consume 5 billones de bolsas de plástico anualmente hechas con derivados del petróleo que pueden tardar hasta cientos de años en degradarse, y los países del Caribe son los que más uso hacen de estos materiales per cápita tan dañinos para el medioambiente.

De los treinta principales contaminadores mundiales per capita de este tipo de plásticos diez son de la región del Caribe.

Más de 300 mil toneladas de residuos de plástico en el Caribe no son recogidas cada año resultado de que buena parte de los hogares de la región arrojan desechos plásticos a vías fluviales o tierra, según datos del Banco Mundial

Además, más de cuatro millones de desechos de plástico fueron recogidos en áreas costeras entre los años 2006 y 2012 en el Caribe, según información del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

La creciente acumulación de residuos de plástico ha provocado que se pongan en riesgo 200 mil empleos directos que dependen de labores ligadas al área costera, entre otras el millonario negocio del buceo en la región.

– Con información de EFE y Vanguardia