AVISO: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS

Carlos Montero y Darío Madrona, creadores de Élite, ya demostraron con las dos temporadas anteriores que sus giros narrativos podían dar al traste con cualquier teoría que expusiesen los fans.

Madrid, 1 abril (EuropaPress).- Han pasado ya más de 10 días del estreno de la tercera temporada de Élite, una de las series más populares Netflix. Así que ya son muchos los espectadores que han podido descubrir quién está detrás de la muerte de Polo (Álvaro Rico). De ahí que surja la pregunta, ¿quién es el culpable? Además de que salga también otra: ¿influirá esto en la futura cuarta temporada?

Carlos Montero y Darío Madrona, creadores de Élite, ya demostraron con las dos temporadas anteriores que sus giros narrativos podían dar al traste con cualquier teoría que expusiesen los fans. Esta tercera tanda no iba a ser una excepción y el culpable de la muerte de Polo es nada más y nada menos que Lucrecia. El personaje de Danna Paola, el más errático hasta el momento, sorprendía siendo la asesina de Polo.

Lu mata al culpable de la muerte de Marina (María Pedraza) de una forma relativamente similar: de manera involuntaria. La joven le clava sin querer los cristales de una botella de champán rota. Aunque, siendo benévolos, no es tanto la hemorragia en el pecho lo que le mata, sino su caída desde el palco VIP a la pista de baile de la planta baja, eso acabo siendo su “tiro de gracia”.

Y, como puede verse a lo largo de los ochos episodios que conforman la tercera temporada, de esta forma Lu termina de convertirse en el personaje que más crece, al pasar de una diva villana cuyas tramas dependían de personajes más centrales como Guzmán (Miguel Bernardeau) o Nadia (Mina El Hammani) a ser una protagonista de pleno derecho.

Es más, tal es su humanización en esta temporada, en la que llega a hacer un pacto de fraternidad con su otrora rival, Nadia, que al final todos sus compañeros de Las Encinas deciden encubrirle en el crimen. Esta vez, a diferencia de lo que pasó con Polo, la verdad la conocen todos, además de mostrar a Lu dispuesta a asumir su culpa. Por eso, con este crimen se crea un pacto colectivo, cerrando así definitivamente la trama relacionada con Marina.

Y ahí está la otra cuestión: ¿cómo influirá esto en la próxima temporada? El cierre de ciclo tiene como consecuencia que varios personajes terminen sus estudios. La beca de las madres de Polo, que permite a Lu y Nadia irse juntas a Nueva York, provoca que ambas, junto con Malick (Leïti Sène), partan a la Gran Manzana, cerrando así sus tramas.

Nadia, Lu y Rebeka. Foto: Netflix

No obstante, ambas dejan en Madrid a dos amores. Lu a su hermano Valerio (Jorge López), que acaba siendo el encargado de los viñedos de la familia de Carla (Ester Expósito) y Nadia a Guzmán, con el que promete verse en un futuro, declarándose mutuamente su amor.

Por otro lado, Carla también se marcha a estudiar al extranjero, lo que provoca que Carmuel acaben separados. Con Carla, Nadia, Lu y Malick fuera, en Las Encinas quedan solamente Guzmán, Samuel, Rebeca (Claudia Salas) y Ander (Arón Piper), a los que se une Omar (Omar Ayuso), que terminará el bachillerato en el instituto, y Cayetana (Georgina Amorós), que acaba convirtiéndose en la chica de la limpieza del recinto escolar.

Sin duda, que solamente queden seis de los personajes principales influirá mucho en cómo los showrunners de Élite gestionen las tramas en la cuarta temporada, como también en la quinta. El inicio escolar con los repetidores ofrece dos posibilidades: que la trama continúe en Las Encinas y que haya más misterios y crímenes por resolver o, por el contrario, que se intercalen con tramas de Lu, Nadia y Carla gozando de su vida universitaria. Un enigma que tendrá que revelarse próximamente.