La bancada del PRD en el Senado presentó una iniciativa en la que propone conservar las policías municipales en los lugares donde hayan 20 mil habitantes o 100 elementos, así como la creación de una Comisión Nacional de Seguridad Pública.

El PRD propone lineamientos de  control interno y la supervisión externa de la Comisión Nacional de Seguridad. Foto: Cuartoscuro

El PRD propone lineamientos de control interno y la supervisión externa de la Comisión Nacional de Seguridad. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 2 de febrero (SinEmbargo).- El Partido de la Revolución Democrática (PRD) presentó este día ante el Senado de la República una iniciativa para modificar el actual modelo de seguridad pública, con la que permitiría subrogar las facultades de las corporaciones municipales, estatales y federales que resulten ineficientes o corruptas.

El proyecto de la bancada perredista será llevado a la Tribuna este martes con la propuesta de crear una Comisión Nacional de Seguridad Pública (CNSP) autónoma, de carácter técnico, para encabezar el Sistema de Seguridad Pública (SNSP), es decir, que los municipios mantengan la función fundamental en este ámbito.

Asimismo, se proponen la implementación de las policías municipales sólo en caso de poblaciones con más de 20 mil habitantes o 100 elementos policiales.

“Los municipios mantienen un rol fundamental en la seguridad pública. Persistirían las cooperaciones policiacas municipales sujeto a umbrales cuantitativos de población y estado de fuerza, cuya determinación corresponderá al legislador ordinario a razón, en principio, de 20 mil habitantes y 100 elementos policiales”.

El sol azteca propone lineamientos de  control interno y la supervisión externa de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), así como un nivel salarial ajustado al costo de vida, respectivamente, y garantizar el cumplimiento de los estándares de organización y funcionamiento policial.

La iniciativa plantea que la intervención, investigación o subrogación de otra corporación “podrá fundamentarse en la vulneración grave y reiterada de derechos humanos o patrón de corrupción sistemática identificada a partir de las investigaciones que conduzca”.

Se establecería estándares policiales nacionales, aplicables a las corporaciones de los tres órdenes de gobierno, en materia de reclutamiento, formación, profesionalización, ascensos, promociones y recompensas, y régimen disciplinario, así como de remuneraciones y derechos sociales de los policías.

En cuanto a los esquemas de subrogación, estos podrán ser parciales o totales; es decir, será posible trasladar una o varias funciones a un orden mayor, sin necesariamente llegar a la desaparición de una corporación policial