De acuerdo a los primeros reportes, el accidente ocurrió alrededor de las seis de la tarde y la aeronave con matrícula XB-NLS pertenecía a una escuela de aviación del aeródromo “Doctor Jorge Jiménez Cantú”.

En la zona se encuentran varias escuelas de aviación, y según medios nacionales, en lo que va del año esta es la segunda aeronave que se desploma.

 

Ciudad de México, 3 de mayo (SinEmbargo).- Una avioneta tipo Cessna 182 se estrelló esta tarde y una persona habría muerto calcinada a pocos kilómetros del aeropuerto de Atizapán de Zaragoza, Estado de México.

De acuerdo a los primeros reportes, el accidente ocurrió alrededor de las 6 de la tarde y la aeronave con matrícula XB-NLS pertenecía a una escuela de aviación del aeródromo “Doctor Jorge Jiménez Cantú”.

Al lugar de los hechos legaron autoridades del Estado de México y elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para acordonar el área; elementos de Protección Civil y Bomberos de Atizapán llegaron para iniciar labores de rescate.

Hasta el momento no ha sido confirmado por parte de las autoridades la muerte de una persona ni su identidad, edad o sexo.

En la zona se encuentran varias escuela de aviación, y según medios nacionales, en lo que va del año esta es la segunda aeronave que se desploma.

En un accidente similar, el pasado 16 de abril, seis personas fallecieron luego de que la avioneta en la que viajaban, con el tanque lleno de combustible, cayó sobre una vivienda en un sector residencial de Puerto Montt en el sur chileno.

El Alcalde de la localidad ubicada a unos mil kilómetros al sur de Santiago, Harry Jürgensen, informó que a bordo del aparato que despegó cerca de las 15:00 GMT viajaban el piloto, dos mujeres y tres hombres.

Tras despegar del aeródromo La Paloma la avioneta cayó sobre una vivienda distante a unos 300 metros desatando un gran incendio que destruyó la casa, causó daños serios a una segunda vivienda y de menor cuantía a una tercera, dijo el bombero Boris Jhonson.

Agregó que los bomberos observaron a una persona salir de una de las casas afectadas y que no se veía herida.