“La palabra correcta para referirse a esta categoría es la de ‘bebidas vegetales’, ya que la denominación de leche sólo se emplea para nombrar al producto obtenido de las células secretoras de las glándulas mamarias”, explicó a Mundano Paulina Magaña Carbajal, Coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor. Así que este es el primer punto a entender, el termino “leche” parece ser usado más por una cuestión comercial ya que estas realmente son una bebidas vegetales.

Ciudad de México, 4 de octubre (SinEmbargo).- Actualmente muchas personas han tomado consciencia acerca de cuidar el planeta y con ellos ha aparecido un abanico de opciones para hacerle frente al cambio climático, reducir residuos etc. Una de las opciones que podríamos decir está de moda o de eco-tendencia son las llamadas “leches vegetales” pero qué son, cuáles son sus beneficios y ¿en realidad son mejores para el planeta?.

Para conocer más acerca de estas llamadas “leches vegetales” consultamos a Paulina Magaña Carbajal, Coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, quien explicó que “la palabra correcta para referirse a esta categoría es la de ‘bebidas vegetales’, ya que la denominación de leche sólo se emplea para nombrar al producto obtenido de las células secretoras de las glándulas mamarias”. Este es el primer punto a entender, el termino “leche” parece ser usado más por una cuestión comercial porque realmente es una bebida vegetal.

“Las bebidas vegetales, son productos extraídos de semillas, cereales o frutos que adoptan una apariencia parecida a la leche y los cuales han sido utilizadas como alternativa para personas que desarrollan intolerancia a la lactosa, o por quienes llevan dietas vegetarianas. Sin embargo, recientemente se han consumido por muchas personas considerándolas una oferta ‘más saludable'”, señaló Paulina en entrevista para Mundano.

Estas bebidas vegetales suelen ser de soya, arroz, almendras, nueces, avellana y hasta del coco. Es importante señalar que aunque estas bebidas suelen sustituir en algunas personas el consumo de leche, en aporte nutrimental son distintas.

¿MEJORES PARA EL MEDIO AMBIENTE?

Para convertirse en un consumidor de productos sostenibles se debe leer más allá de la publicidad y realmente preguntarse si realmente se tiene un consumo ético. Con las llamadas “leches vegetales” ocurre que no todas son iguales y no todas son la mejor opción para cuidar el planeta.

Los expertos de la ONU han realizado un llamado para comer menos carne ya que esto ayudaría a frenar la crisis climática. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) reveló en un informe del 2006 que el sector ganadero genera más gases de efecto invernadero que el transporte. A lo que se suma que el sector ganadero es el mayor consumidor mundial de tierras agrícolas, a través del pastoreo y el uso de cultivos forrajeros.

La denominación de leche sólo se emplea para nombrar al producto obtenido de las células secretoras de las glándulas mamarias. Foto: Pixabay

De acuerdo con ElDiario.es, “el carbón liberado a la atmósfera en forma de gases de efecto invernadero (huella de carbón) por un litro de leche de vaca semidesnatada (1,67 kilos) resulta muy superior al creado por un litro de leche almendra (360 gramos), recuerda el Instituto de Medio y Sostenibilidad (IoES, por sus siglas en inglés)”.

Un estudio publicado en la revista Science realizado por investigadores de la Universidad de Oxford demostró que producir un vaso de leche de origen animal de 200 mililitros genera casi tres veces más emisiones de gases de efecto invernadero que la producción de la bebida vegetal.

Sin embargo, Paulina Magaña Carbajal expresó que “si son bebidas industrializadas (que son las de mayor consumo y comercialización) no las consideraría como eco amigables, simplemente por los recursos que se necesitan para su elaboración y su impacto al medio ambiente”. Y es que de acuerdo con el diario The Guardian, se necesitan entre 4 y 5 litros de agua para producir sólo una semilla de almendra, así que para producir una caja de “leche de almendra” de 350 mililitros que tiene al menos 20 semillas son necesarios 115 litros de agua.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

Las bebidas vegetales pueden ser una gran opción para las personas intolerantes a la lactosa. “Si la elaboración de bebidas vegetales (ej: almendras) es casera y sin la adición de azúcar, esta puede ser una buena opción de consumo para aquellas personas con intolerancia a la lactosa, destacando su menor contenido de grasas saturadas”, explicó la especialista.

“Son más las desventajas de consumir bebidas de origen vegetal si estas son industrializadas. Un estudio realizado por la PROFECO destacó que además del agua y el vegetal (a veces en cantidades bajas), suelen incluirse otros ingredientes como azúcares, aceites vegetales, sal, emulsificantes, espesantes, entre otros, que vienen descritos en la lista en la parte posterior del empaque y los cuales reducen el valor nutricional del producto. Dichos ingredientes añadidos no se encuentran en una leche natural (no saborizada)”.

“Existe una diferencia importante en la cantidad de calcio que aporta una leche, a una bebida de origen vegetal por la naturaleza de sus ingredientes”.

Las bebidas vegetales pueden ser una gran opción para las personas intolerantes a la lactosa. Foto: Pixabay

La “leche de almendras”, por ejemplo, aporta cerca de 40 caloría en una taza, sin embargo más del 70 por ciento es grasa debido a los aceites saludables de la almendra, a lo que se suma que es baja en proteína y aporta una mínima cantidad de calcio. Nutricionalmente las bebidas vegetales y la leche son muy diferentes ya que la leche sí aporta proteína y calcio en mejores cantidades, aunque la grasa que aporta es generalmente saturada.

PROFECO ANALIZÓ LAS BEBIDAS VEGETALES

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) realizó un estudio del 31 de enero al 11 de marzo de este año a 22 bebidas vegetales denominadas “alimentos líquidos o bebidas” de coco, arroz, soya, almendra, avena y coco con almendra. En análisis se realizó a través del Laboratorio Nacional de Protección al Consumidor, en el cual del 31 de enero al 11 de marzo de este año se les realizaron más de 3 mil pruebas a dichos productos.

Los aspectos que se evaluaron fueron: calidad sanitaria, al revisar que no tuvieran microrganismos que dañan la salud; que las etiquetas cumplan con la norma de “Especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados-Información comercial y sanitaria”; que el contenido coincidiera con lo declarado y con su etiqueta y uno de los más importantes fue analizar el tipo de grasa para corroborar su origen vegetal, además valoraron el contenido de azucares, sodio, calcio, grasa y proteína.

De acuerdo con los resultados, Profeco reportó que los productos analizados presentaron una adecuada calidad sanitaria, sin embargo, las bebidas de arroz, coco, avena y almendra aportan un mínimo aporte de proteína; la bebida de soya reportó un mejor contenido de proteína.

“En las bebidas evaluadas, el principal componente es agua, seguido de azúcares, grasas y proteínas, provenientes del vegetal con que fueron preparadas. Los productos también contienen sodio, proveniente de los emulsificantes y estabilizantes que se usan en su fabricación, aunque algunos adicionan sal. Al no ser lácteos, ninguno contiene lactosa, no son leche”, se lee en el reporte.

Algunas marcas evaluadas fueron Calahua Coconut Milk y A de Coco Coconut Milk cuyos nombres desde le inicio pueden hacer pesar que se trata de leche y no es así; Santiveri Organic Bio, bebida de avena no tenía información del responsable del producto como razón social. Destaca que todos los productos evaluados fueron veraces en cuanto al vegetal que declaran.