Ciudad de México, 5 de nov (sinembargo.mx) – La estrategia de Felipe Calderón para combatir al narcotráfico incluye también la prevención y atención a las adicciones. Sin embargo, concluyen especialistas, ésta última tarea no se atacó con el mismo énfasis en que se desplegaron recursos materiales y humanos para enfrentar al narco. El consumo del alcohol es el principal problema de adicción en México, revela la Encuesta Nacional de Adicciones (ENA) 2011. Pero no solamente eso, actualmente existe una epidemia de tabaquismo focalizada en adolescentes, adultos jóvenes y mujeres. Aunque el gobierno federal asegura que el porcentaje es estable, el consumo de drogas ilegales sigue creciendo. Las adicciones en los jóvenes mexicanos comienzan a ser un foco rojo. La violencia, las drogas, el alcohol y el tabaco son ya las nuevas amenazas que enfrenta la juventud del país. 

La Encuesta Nacional de Adicciones 2011 revela que la población de 12 a 65 años consumió más alcohol en el 2011 (51.4%) en comparación con el 2008 (44.1%). Además destacó que la bebida de preferencia es la cerveza, seguida de los destilados como el brandy, tequila, ron, whisky, coñac, vodka.

Por otra parte, el gobierno federal declaró que el consumo de drogas ilegales se mantiene estable. En el año 2002, 0.8% de la población total dijo haber consumido algún tipo de droga ilegal; para 2008 la cifra creció a 1.4% y en 2011 se ubicó en 1.5%. El aumento del 0.1% de la población, de acuerdo a datos de la encuesta, significa pasar de 450,000 a 550,000 adictos de 2008 a 2011, de los cuales el 1.2% consume mariguana y el 0.5% cocaína, con un promedio de edad inicial en el uso de 18.8 años.

En el campo de la demanda se han hecho grandes esfuerzos y acorde con el programa sectorial de salud (2007-2012), Calderón invirtió más de 6 mil 600 millones de pesos en la prevención y tratamiento de las adicciones; con estos recursos se han construido 335 centros de atención primaria llamados “Centros Nueva Vida”, que operan en toda la República; sin embargo, la estrategia no ha parado el problema.

Entre los adolescentes de 12 a 17 años de las ciudades, se reportó que la mariguana es la droga de mayor consumo y que este grupo poblacional reportó, en la Ciudad de México, niveles de frecuencia de su uso de 20 días o más en el último mes.

José Manuel Castrejón Vacio, director general de Programas en Adicciones del Consejo Nacional contra las Adicciones (Conadic), alertó del incremento del consumo de inhalantes en niños y jóvenes del país. “Al ser inhalado provoca un estado de intoxicación y daños permanentes en el sistema nervioso central, mata las neuronas y afecta áreas del cerebro que tienen que ver con el pensamiento y raciocinio”, explicó.

La ENA 2011 se llevó a cabo en 17 mil 500 viviendas a lo largo y ancho del país, y se realizó con el objetivo de medir la incidencia en el consumo de drogas, tanto lícitas como ilícitas, en distintos sectores poblacionales de nuestra sociedad. Como cualquier otra, esta encuesta no refleja la totalidad de la realidad, ni cuantitativa ni cualitativamente, del problema de las adicciones y el consumo de drogas en México. Sin embargo, es un producto de gran valor en tanto que da una radiografía sobre uno de los principales problemas que aquejan a la sociedad y que no se reduce a ser una cuestión de salud pública, sino que tiene que ver con aspectos sociales, económicos, culturales e incluso de educación y de seguridad nacional.

El consumo de tabaco y la exposición a su humo se mantienen como la primera causa de muerte prevenible a nivel mundial. Un poco más de mil millones de personas fuman tabaco en todo el mundo y su consumo mata prematuramente a cerca de 6 millones de personas, causando pérdidas económicas de cientos de miles de millones de dólares. De continuar la tendencia actual, en 2030 el tabaco matará a más de 8 millones de personas al año; el 80% de esas muertes prematuras se registrarán en los países de ingresos bajos y medios. De no adoptar medidas urgentes, el tabaco podría matar a lo largo del siglo XXI a más de mil millones de personas.

El Instituto Nacional de Salud Pública además reconoció que en la ENA 2008, en la que invirtieron 60 millones de pesos, cometieron un error estadístico importante en materia de registro de tabaquismo y alcohol. Con las precisiones se sabe que de los 14 millones de fumadores activos que supuestamente había en 2008 en realidad eran 17.3 millones, y en la actualidad oscila en los 19 millones.

En el caso del alcohol la corrección a la ENA 2008 se realizó en el porcentaje de bebedores crónicos, es decir, cambió de 35 a 40 por ciento.

Sin embargo, la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) manifestó su preocupación por el hecho de que las poblaciones callejeras no fueron contempladas en la ENA 2011, a pesar de que el consumo de sustancias es un problema común entre ese sector.

Se calcula que 80% de las personas que viven en la calle consumen sustancias como un elemento de identidad, afirmó Juan Martín Pérez, director general de la Redim.

Excluir a dicho sector poblacional de ese tipo de estudios “significa que esas personas no son reconocidas como ciudadanos ni sujetos de derecho y en consecuencia les es negado el acceso a programas de tratamiento”, sostuvo en entrevista.

Pese a que los números y los adictos, de drogas legales e ilegales, aumentan el Consejo Nacional contra las Adicciones ha asegurado que la estrategia del gobierno federal es efectiva.

Para Carlos Tena, director del Consejo Nacional contra las Adicciones, el hecho de que no se haya cumplido el Plan Nacional de Salud que planteaba disminuir en 10% las adicciones entre jóvenes, resulta irrelevante debido a que “el consumo de droga es tan mínimo, que se quedaría en el mismo rango. No podemos guiarnos por ese indicador de que si fracasó o no fracasó”.

Felipe Calderón asegura que de acuerdo al sondeo nacional el consumo de drogas ilícitas se mantuvo estable respecto de 2008, hecho que atribuyó a la política de prevención que se implementó en su administración. Calderón Hinojosa recordó que hace seis años, su gobierno tomó la “decisión de Estado” de combatir frontalmente a la delincuencia, pues ésta representa “una de las más grandes amenazas para la integridad y seguridad de los mexicanos, y para la vida misma de México”.

Por otra parte, el director del Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones en la Ciudad de México (IAPA), Rafael Camacho Solís, señaló que los inhalantes o monas se han convertido en la droga “favorita” entre los jóvenes menores de 14 años, en donde las mujeres son las principales consumidoras de las llamadas monas.

Durante el segundo Foro de Reflexiones sobre Políticas Públicas y Reformas Legislativas en Materia de Adicciones organizado por el IAPA, Camacho Solís mencionó también que, según la Encuesta de Alcohol, Tabaco y Drogas en Estudiantes del DF realizada cada año por el Instituto Nacional de Psiquiatría, en el último mes el 23 por ciento de los alumnos de secundaria han tomado alcohol en exceso, mientras que el 16 por ciento fumó cigarro.

En cuestión de materias ilegales, el 8 por ciento de los alumnos de secundaria inhaló alguna sustancia y el 9 por ciento consumió otras drogas como la marihuana y cocaína; estas cifras, explicó el presidente del IAPA conforme a un estudio realizado en Gran Bretaña, mencionan que el alcohol es la primera causa por daños a los propios consumidores pero además a las personas que conforman el círculo de la persona.

A los efectos del alcohol les siguen la heroína, el crack, las metanfetaminas, la cocaína y después el consumo del cigarro, por lo que Camacho Solís llamó a “reflexionar sobre los problemas que provocan las drogas legales, que son la puerta de inicio para el consumo de drogas ilegales”.