En enero de este año, Concertación Mexicana", encabezada por Manuel Espino, ex miembro del Partido Acción Nacional (PAN), inició el trámite para obtener el registro como partido político. Foto: Cuartoscuro

En enero de este año, Concertación Mexicana”, encabezada por Manuel Espino, ex miembro del Partido Acción Nacional (PAN), inició el trámite para obtener el registro como partido político. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 6 de agosto (SinEmbargo).– El reciclado de políticos tiene nuevas lares en las agrupaciones que buscan ser partido político. Una de ellas es el proyecto de Concertación Mexicana, liderado por el ex presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Manuel Espino, quien luego de ser expulsado en 2011 del partido que dirigió, fundó su propia agrupación, Volver a Empezar, y en el proceso electoral de 2012 mostró simpatías por el priista Enrique Peña Nieto, ahora Presidente de México.

En esta nueva aventura están embarcados otros ex panistas. Una de ellas es Patricia Durán Reveles, recientemente designada presidenta del Plan de Concertación Mexicana, que es como se llama el proyecto espinista con el objetivo de convertirse en partido político.

La ex Diputada federal panista dice que trabajan en la realización de 20 asambleas estatales a realizar a partir de este mes y hasta octubre. Cada una debe contar con la participación de al menos tres mil asistentes.

La labor es complicada, ve por su parte el experto en partidos políticos Jesús Navarro.

“Sí, no tienen la menor idea de lo que dicen, no es lo mismo tener la estructura territorial del PAN o de los partidos de la Revolución Democrática (PRD) o Revolucionario Institucional (PRI) que los comités que tienen. Si cumplen con los requisitos estamos hablando de una gran capacidad de movilización social, de recursos y de amarres políticos”.

Concertación Mexicana reúne entre sus filas lo mismo a ex panistas que ex perredistas. Además de Durán Reveles están los ex panistas Alfredo Vinalay, quien fue Diputado federal y Jeannette Moisés Ramírez, directora jurídica del PAN cuando Espino dirigió al partido.

Asimismo, están los ex militantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD), el ex senador René Arce y la ex delegada de la Cuauhtémoc, Virginia Jaramillo.

EX MILITANTES

Durán Reveles pertenece a una de las familias panistas más reconocidas del Estado de México y es hermana del ex Alcalde de Naucalpan, José Luis Durán Reveles. La arquitecta militó en las filas panistas durante dos décadas

Pero desencantada por el accionar de las dirigencias nacional y estatal de Acción Nacional, en especial la del Edomex que lleva años dando tumbos, decidió acompañar a Espino, quien fue su jefe cuando estuvo al frente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) panista, entre 2005 y 2008.

Durán Reveles estuvo a cargo de la Secretaría de Promoción Política de la Mujer. También fue Diputada federal y ahora encabeza el proyecto Concertación Mexicana.

Otra ex panista que acompaña a Espino y quien como Durán Reveles, trabajó con él es Jeannette Moisés Ramírez, quien estuvo a cargo de la Dirección Jurídica del partido y como Secretaria Ejecutiva en la Organización Demócrata Cristiana (ODCA), encabezada por Espino.

Alfredo Vinalay es otro ex panista que forma parte del nuevo proyecto. En 2011, defendió a Espino en el proceso que se le siguió en el PAN para expulsarlo. Precandidato a delegado por el PAN a la Benito Juárez en 2012, perdió contra el actual delegado Jorge Romero. En 2009, fue suplente por unos meses de Gabriela Cuevas como delegado en la Miguel Hidalgo.

En 2008, adquirió fama como Diputado de la ALDF por tapizar Avenida Periférico con anuncios espectaculares con su imagen.

En el proyecto también se encuentra René Arce Círigo, el ex guerrillero y ex militante del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Siendo senador por este partido renunció a su militancia en 2009, aunque no a su cargo, y permaneció en la bancada. Pero en 2011 apoyó al candidato priista a la gubernatura en el Estado de México, Eruviel Ávila, que causaron las críticas de sus compañeros, con lo que Arce se vio forzado a renunciar a la bancada perredista.

Como perredista fue delegado en Iztapalapa entre 2000 y 2003.

Su medio hermano Víctor Hugo Círigo también lo acompaña. Perredista por 20 años, entre 1989 y 2009, en ese partido fue Diputado federal y local y sucedió a Arce como Jefe delegacional en Iztapalapa. Luego de su renuncia al PRD regresó a San Lázaro pero bajo la bandera del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y en 2011 se integró a la campaña del priista Eruviel Ávila.

Virginia Jaramillo Flores también forma parte del nuevo proyecto. Fue delegada en Cuauhtémoc por el PRD entre 2003 y 2006 y en 2012 buscó contender con el PRI por la misma demarcación.

Jaramillo es recordada en la Cuauhtémoc porque como delegada enfrentó un proceso de destitución ordenado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), luego de que se negó a pagar 13.5 millones de pesos a vecinos de la delegación por concepto de parquímetros.

La delegada accedió a pagar para evitar su destitución.

Otro ex integrante de otro partido político que busca fundar uno nuevo es Jorge Carlos Díaz Cuervo. Se trata del ex presidente del desaparecido Partido Social Demócrata (PSD), quien se confrontó con Patricia Mercado, fundadora del partido, y la relegó políticamente. Debido a que en 2009 no logró el 2% de la votación federal, el PSD desapareció ese año.

Tanto Moisés Ramírez, Vinalay y Jaramillo Flores pertenecen a la Comisión Política de Concertación Mexicana que preside Durán Reveles.

“NO SOMOS RECICLADOS”

Durán Reveles rechaza la idea de que los personajes que llegan de otros partidos a Concertación Mexicana sean políticos reciclados.

“No lo vería así, lo veo como opción para aquellas personas que no han participado en política y que en este momento crean en este proyecto plural e inicien una vida política para trabajar más adelante por lo que necesita el país, que son muchas cosas. Lo vería como un partido más enfocado a la participación social y de la gente, llamarlo que sea un partido que recicle no, al contrario es un partido fresco con ideas nuevas”.

Explica por qué participa en el proyecto de Concertación Mexicana.

“Yo fui militante durante prácticamente 20 años del PAN, decido renunciar y después de algunos meses me invitan a participar en este proyecto completamente diferente a lo que vivimos en la política, somos personas que venimos de diferentes partidos y que trabajan en organizaciones o que tienen contacto con el trabajo social y es momento para que este tipo de partidos permeen más en la ciudadanía, con personas que han trabajado tanto en política y que no han participado.

“De hecho renuncié al PAN previo a esto movimientos a principios del 2012 por incongruencia las dirigencias a nivel nacional o estatal con los cuales ya no coincidía. El PAN en el que milité ya no es el de antes”, lamenta.

Añade que una característica que distingue al proyecto es su pluralidad.

En cuanto a los acercamientos que tuvieron con Enrique Peña Nieto luego de las pasadas elecciones de 2012, explica que se debieron a la necesidad de darle seguimiento a los acuerdos de Concertación Mexicana en materia de educación, desarrollo económico y ambiental entre otros temas, firmados por el ahora presidente cuando aún era candidato.

Durán Reveles afirma que Concertación Mexicana ya cuenta con 226 mil afiliaciones, y que de estas, cuatro de cada cinco son personas que nunca habían militado en un partido. El resto, el 20 por ciento, provienen de ex militantes del PAN y del PRD.

“El objetivo es sumar a las personas que quieran seguir trabajando por México”, expresa.

RECICLAJES DEL PASADO

Entre los políticos que han fundado partidos diferentes al PRI, PAN o PRD se encuentra Marcelo Ebrard y Manuel Camacho Solís, quienes luego de ser priistas, intentaron hacer su propio proyecto.

En 1999, obtuvieron el registro para su Partido Centro Democrático, que postuló al ex regente Camacho Solís como candidato a la Presidencia de la República, y al ex Diputado federal priista, Ebrard, a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal (GDF), recuerda el autor del libro “Control y Vigilancia del Origen, Monto y Uso de los Recursos Partidarios”, Jesús Navarro.

El fracaso fue estrepitoso. Mientras Camacho Solís no alcanzó el 2% de los votos a nivel federal, Ebrard declinó a favor de Andrés Manuel López Obrador, candidato del Partido de la Revolución Democrática.

Otro ex priista que fundó su partido fue Dante Delgado, quien enlistado en las filas del PRI gobernó Veracruz. En 1999, registró Convergencia Democrática (ahora Movimiento Ciudadano).

Un caso más es el de la ex dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo, quien luego de ser destituida como coordinadora parlamentaria del PRI en 2004, fundó su partido Nueva Alianza (Panal) que obtuvo el registro en el 2005.

Otro ejemplo es el del ex perredista y ex subsecretario de Gobernación en el sexenio zedillista, Jorge Alcocer, quien en 2002 registró su proyecto Fuerza Ciudadana, y en 2003 no alcanzó el 2% de la votación, por lo que debió decir adiós a su registro, recuerda Navarro.

El especialista dice que con los años cada vez es más difícil registrar cumplir con los requisitos para alcanzar el registro como partido, ya que los candados se han vuelto más complicados, a raíz del precedente que sentó el Partido de la Sociedad Nacionalista (PSN), encabezado por Gustavo Riojas Santana, de designar a familiares suyos en los principales puestos de dirección del partido.

“Hacer 20 asambleas nacionales es caro, laborioso y complicado, o las 200 distritales y juntar a los afiliados también. Del año 1999 que fue el primer ejercicio a hoy se han duplicado los candados y se ha profesionalizado el Instituto Federal Electoral (IFE) en el área de registro con personal altamente calificado. En 1999 no se contaba con una infraestructura humana y tecnológica como ahora, por lo que la rendija era muy grande”.