El Alcalde de Iztacalco expresó su preocupación ante el arribo de más integrantes de otras caravanas, pues dijo, el albergue será insuficiente para atender a una cantidad tan grande de personas.

“No depende de nosotros y apoyaremos hasta el límite de nuestras posibilidades de todo tipo. Nuestras posibilidades económicas y de estructura”.

Ciudad de México, 6 de noviembre (SinEmbargo).– Raúl Armando Quintero Martínez, Alcalde de Iztacalco, aseguró esta mañana que el albergue instalado en la ciudad deportiva de la Magdalena Mixhuca, para atender a los miles de centroamericanos integrantes de la Caravana Migrante se encuentra al límite de su capacidad.

“Estamos con la preocupación de que momento a momento sigue creciendo. Nosotros tenemos el dato de 7 mil 20 personas aquí en la ciudad deportiva Magdalena Mixhuca”, dijo en entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula.

El Alcalde de Iztacalco expresó su preocupación ante el arribo de más integrantes de otras caravanas, pues dijo, el albergue será insuficiente para atender a una cantidad tan grande de personas.

“Las personas aquí están la ciudad deportiva Magdalena Mixhuca casi está a su capacidad, llena. Ya se han instalado carpas. Nosotros acabamos de instalar mega carpas y están llenas, vamos a tener que instalar más porque sigue habiendo mucha gente a la intemperie. Nos preocupa que vienen contingentes de mujeres y niños en la parte última de la caravana, eso es lo que más nos preocupa, los niños”.

Quintero Martínez indicó que cada día una Alcaldía de la Ciudad de México proporcionará los desayunos para los integrantes de la Caravana y el Gobierno capitalino se encargará de las comidas y las cenas. Este día, la Alcaldía de Iztapalapa repartió los alimentos matutinos.

Raúl Armando Quintero indicó que por el momento la Alcaldía de Iztacalco y el Gobierno de la Ciudad de México “no tienen de otra˝ que apoyar a los migrantes.

“Por el momento no hay de otra, tenemos que respetar esta situación que sigue creciendo, siguen llegando personas y no tenemos claridad de cuál sea la ruta o el rumbo que vaya a tomar la caravana y por el momento es una cosa humanitaria, es una cosa de responsabilidad”.

El funcionario aseguró que el albergue debe ser temporal, pues ante la cantidad de personas que se encuentran en el lugar y ante el arribo de más migrantes las autoridades capitalinas no podrán sostenerlo.

“No depende de nosotros y apoyaremos hasta el límite de nuestras posibilidades de todo tipo. Nuestras posibilidades económicas y de estructura”.

El Alcalde se dijo preocupado por la cuestión de sanidad en el lugar e indicó que las autoridades trabajan para evitar una epidemia de cualquier naturaleza.

“Obviamente la preocupación médica, la cuestión de sanidad empieza a ser preocupante porque es un número muy grande. Vienen muchas personas con gripa y se está haciendo un esfuerzo grande para controlar esta situación y evitar que vaya a haber una epidemia de cualquier naturaleza. Se están tomando las medidas pertinentes para esto”.

Después de recorrer mil 200 kilómetros por territorio mexicano, miles de migrantes descansaron en la Ciudad de México, considerado un punto clave en su trayecto. En la capital del país decidirán su ruta a seguir rumbo a Estados Unidos y si tendrán algún tipo de negociación con las autoridades, como lo habían planteado algunos coordinadores del grupo.

Agotados y arropados con cobijas, tras llegar a la altura de la capital luego de semanas de caminar en un clima asfixiante, miles durmieron en alguna de las cuatro carpas que las autoridades instalaron en el estadio Jesús Martínez y el área que lo rodea. Otros se acomodaron en las gradas o en pequeñas tiendas de campaña instaladas en el césped del estacionamiento.