GRANDES TEMAS

EXPERTOS EN PACTOS Y REGATEOS DOMINAN EL NUEVO CONGRESO

12/06/2015 - 12:00 am

Con secretarios particulares y operadores políticos de gobernadores tan cuestionados como Rafael Moreno Valle, en Puebla, y Guillermo Padrés Elías, en Sonora, hasta priistas de viejo cuño que ya habían sido casi olvidados por la vida política nacional, se conformará la próxima legislatura federal que iniciará funciones el 1 de septiembre próximo.

Nombres como el de la panista Cecilia Romero Castillo, los priistas Enrique Jackson Ramírez y José Carlos Ramírez Marín, o el ex vocero presidencial de Enrique Peña Nieto, David López Gutiérrez, integrarán durante los próximos tres años la Cámara de Diputados.

En esta nueva legislatura también coincidirán y encabezarán las bancadas de sus respectivos grupos quienes aún son hoy presidentes nacionales del Partido Revolucionario Institucional (PRI), César Camacho Quiroz, y del Partido Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero Muñoz, además del ex presidente del sol azteca Jesús Zambrano Grijalva. Los tres, además, firmaron en diciembre de 2012 el Pacto por México, mecanismo en el que el Presidente Enrique Peña Nieto basó los fundamentos de la primera parte de su sexenio.

En la Cámara Baja, también debutarán nuevas fuerzas políticas, como el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y el Partido Encuentro Social (PES), además de un Diputado independiente: Manuel Clouthier Carrillo.

Foto: Cuartoscuro
Los 500 nuevos legisladores abrirán su labor en la Cámara de Diputados el 1 de septiembre. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 12 de junio (SinEmnbargo).– Sólo con un poco de negociación avanzarán en la Cámara baja la segunda generación de reformas del Gobierno federal entre las que se encuentran al campo, agua y seguridad pública, gracias a que, de acuerdo con politólogos, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) –en alianza con el Verde Ecologista de México (PVEM)– obtuvo en las elecciones del 7 de junio pasado más de la mitad de los distritos electorales en disputa.

Aún así tendrá que recurrir a los partidos políticos “satélite” como Nueva Alianza (Panal) o el recién creado Encuentro Social (PES) para alcanzar la mayoría simple en la mayoría de las votaciones. También deberá negociar con el Partido Acción Nacional (PAN) para alcanzar mayoría calificada en reformas constitucionales, explicaron los especialistas consultados por SinEmbargo.

Para realizar acuerdos, los principales partidos políticos representados en San Lázaro contarán con la aportación de diversos personajes clave, “expertos en alianzas, pactos y regateos” que ocuparán una curul sin tener necesidad de haber sido votados, gracias a la benevolencia del sistema electoral, plantearon.

La LXIII Legislatura será un mosaico de ocho grupos parlamentarios y un candidato independiente que podría dificultar que se presenten votaciones unánimes o con amplios márgenes de triunfo. Por el contrario, la pluralidad y las votaciones cerradas podrían ser el común denominador en la legislatura que comenzará a funcionar a partir del primero de septiembre.

Sin embargo, los especialistas consultados coincidieron en que los tres últimos años del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto pasarán sin sobresaltos en la Cámara de Diputados, gracias a los buenos resultados electorales.

“Al lograr conformar una mayoría simple con la ayuda de sus aliados, el PRI puede empujar muchas de las iniciativas en el último tramo del sexenio”, explicó Miguel Ángel Valverde Loya, profesor e investigador de la Escuela de Gobierno y Política Pública del Tecnológico de Monterrey.

La victoria electoral de la alianza PRI-PVEM, con más de 35 por ciento de la votación nacional para la renovación de la Cámara de Diputados, les daría 243 curules totales. El PRI tendrá 198 diputados: 156 de mayoría y 42 de representación proporcional. Por su parte el Verde contará con 45 diputados, 27 legisladores de mayoría y 18 de representación proporcional.

EL PRD YA NO LE SIRVE AL PRI

De acuerdo con los expertos, el número de legisladores cercano a 250 minimiza la necesidad del PRI de negociar con otras fuerzas políticas “grandes”, le bastaría sumar los votos de “la chiquillada” para alcanzar sus objetivos, supuestos en los que entrarían bancadas como Nueva Alianza o la debutante Encuentro Social.

No obstante, para obtener una mayoría calificada –es decir las dos terceras partes de los diputados presentes, requerida principalmente para reformas constitucionales o algunos nombramientos de servidores públicos– no bastaría con el apoyo del Panal o del PES, por lo que tendría que contar principalmente con el apoyo del PAN, ya que los números del PRD son muy bajos.

Foto: Cuartoscuro
A pesar de su alianza con el PVEM, el PRI necesitará del respaldo de otros partidos para que puedan ser aprobadas las iniciativas presidenciales. Foto: Cuartoscuro

“En el caso de reformas que requieren una mayoría calificada se favorecerían las alianzas con varias fuerzas políticas. En esta legislatura el PRI podía aliarse con el PAN o con el PRD, dependiendo del tema específico para lograr aprobar una reforma, ahora se le va a complicar un poquito más”, sostuvo Miguel Ángel Valverde.

En estos casos, el PRD ya no le sirve para alcanzar mayoría calificada, de la misma forma que le sirvió en el presente periodo para aprobar los presupuestos anuales y la reforma fiscal, principalmente.

Y es justamente en el tema de los presupuestos y nuevos impuestos en donde el PRI tendría que echar mano de varios grupos parlamentarios, debido a que el PAN lanzó el compromiso de campaña de combatir la Reforma Fiscal aprobada por priistas y panistas en 2013.

“Ahora [el PRI] tiene que negociar con el PAN, que tiene ideas muy distintas de cómo rehacer la política fiscal […] Esa es la arena donde vamos a ver más cambios. Y creo que van a ser benéficos”, dijo Vidal Romero, académico del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

La oposición más fuerte se vislumbra por parte del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) partido de reciente conformación que es heredero del movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador, por lo cual su posición será de “cero negociación” con el partido en el poder.

No obstante, entre los puntos en contra de Morena está el que todavía no define quién será su coordinador parlamentario y los diputados plurinominales en la Cámara carecen de experiencia legislativa, ya que dos terceras partes son resultado del sorteo realizado en tómbolas el pasado mes de febrero y el resto son académicos y activistas.

RECUADRO_NUEVO-CONGRESO
Fuente: INE

PLURINOMINALES FACTOR DECISIVO

Si bien es cierto que tienen una curul asegurada, los tres principales protagonistas del extinto Pacto por México: el priista César Camacho Quiroz, el panista Gustavo Madero Muñoz y el perredista Jesús Zambrano Grijalva, también lo es el hecho de que a esta arena legislativa llegarán otros “pactistas”.

Por parte del PRI, es un hecho de que estarán presentes personajes como Ivonne Ortega Pacheco, actual secretaria general del partido; Enrique Jackson Ramírez, un priista de la vieja guardia; Jorge Carlos Ramírez Marín y David López Gutiérrez, ex vocero de Peña Nieto.

Enrique Jackson fue coordinador del PRI en el Senado en la LVIII-LIX Legislatura (2000-2006), presidente del PRI en el Distrito Federal (1990-1991), coordinador de Sedesol (1993);,presidente de la Fundación Colosio (1995) y Diputado federal en la LVII Legislatura (1997-2000).

Jorge Carlos Ramírez Marín fue secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en el Gobierno de Peña Nieto, ha sido dos veces Diputado local y dos ocasiones Diputado federal (2000-2003, 2009-2012) y también fue presidente de la Cámara de Diputados (2010-2011).

También llegan personajes con experiencia en el Gobierno federal y gobiernos locales:

Foto: Cuartoscuro
Eduardo Sánchez, el actual vocero la Presidencia, con el Presidente Enrique Peña Nieto y el ex responsable de Comunicación Social de la Presidencia, David López. Foto: Cuartoscuro

• David López, coordinador de Comunicación Social de la Presidencia.
• Mariana Benítez Tiburcio, subprocuradora de la PGR.
• Bárbara Botello Santibáñez, Alcaldesa de León, Guanajuato.
• Álvaro Ibarra Hinojosa, secretario de Gobierno de Nuevo León.
• Maricela E. Etcheverry, ex presidenta del DIF en León, Guanajuato.
• Esthela Ponce Beltrán, Alcaldesa de La Paz, Baja California Sur.

Y como parte de la “Telebancada”:

• Tristán Canales, titular del área de Relaciones Públicas de Grupo Salinas y ex líder de la Cámara de la industria de la Radio y la Televisión (CIRT).

Foto: Cuartoscuro
Tristán Canales, actual publirrelacionista de Grupo Salinas, formará parte de la nueva telebancada.  Foto: Cuartoscuro

Por parte del Partido Acción Nacional (PAN) sobresalen en la lista de diputados plurinominales con posibilidades de llegar a la Cámara Baja panistas cercanos a Gustavo Madero, gente que lo ha acompañado fielmente en su cargo como presidente nacional del blanquiazul.

En la lista aparece Eloísa Talavera, consejera nacional del PAN y ex Diputada federal en la LIX Legislatura (2003-2006). En Baja California se le critica por haber hecho su carrera política en el Distrito Federal y se haya alejado de las bases en el estado.

Cecilia Romero Castillo, quien fue secretaria general del PAN en el primer periodo de Madero y presidenta nacional cuando Madero Muñoz solicitó licencia para buscar la reelección. Fue titular del Instituto Nacional de Migración en el sexenio del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa. Ha sido Diputada federal y Senadora.

Foto: Cuartoscuro
Cecilia Romero, del PAN acumula varios años como legisladora. Foto: Cuartoscuro

Otro personaje que intervendrá en la bancada panista es Miguel Ángel Yunes, ex candidato a la gubernatura de Veracruz.

Marko Cortés Mendoza, fue coordinador de campaña de Madero. Fue Diputado federal en la LIX Legislatura (2003-2006) y Senador en la LX Legislatura (2006-2012). En 2011 fue candidato a la presidencia municipal de Morelia, pero fue derrotado. En 2015 declinó a la candidatura a la gubernatura de Michoacán, que obtuvo Luisa María Calderón.

También llegan personajes ligados con gobiernos estatales:

Eukid Castañón Herrera, Diputado de Puebla, y secretario particular del Gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle. Ha sido operador político y electoral del mandatario poblano.

Agustín Rodríguez Torres, secretario particular del Gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías.

Por parte del PRD, sobresale el nombre de Guadalupe Acosta Naranjo, ex presidente nacional perredista y uno de los principales operadores del Pacto por México.

ALIANZA PAN-PRD

Los analistas consultados expresaron su preocupación porque no existen motivos para pensar que la próxima Legislatura de la Cámara de Diputado se alejará de la tónica de negociación de las reformas entre PRI, PAN y PRD.

Si bien la estrategia del PRD de negociar con el Presidente Peña Nieto las reformas estructurales a través del Pacto por México tuvo un costo político muy alto en las pasadas elecciones intermedias, también es cierto que los perredistas necesitan diferenciarse de Morena, que se anticipa será una oposición total a las propuestas peñistas.

“Parte de la crítica que le hizo Morena fue precisamente que el PRD hizo negociaciones demasiado cercanas con el gobierno, que fue parte del Pacto por México por ejemplo, de entrada su posición es que no lo van a hacer”, explicó Miguel Ángel Valverde, profesor investigador de la Escuela de Gobierno y Política Pública del Tecnológico de Monterrey.

En esta legislatura se pudo observar un poco de esta tónica, cuando el grupo de diputados perredistas asociados con Nueva Izquierda, los llamados “Chuchos” se autodenominaron una izquierda moderada y responsable, y aprobaron partes de las reformas estructurales de Peña Nieto, mientras que el ala cercana a López Obrador rechazó todas las propuestas.

Por el lado panista, Gustavo Madero Muñoz, futuro coordinador de la bancada albiazul, podría alejarse de su etapa promotora del Pacto por México, porque ahora pretende obtener la candidatura presidencial del PAN en el 2018, para lo cual deberá colocar al partido como una opción viable de oposición al Gobierno de Enrique peña Nieto.

En conferencia de prensa, el líder panista confió hace unos días en que el blanquiazul se convertirá en “la principal fuerza política aglutinadora” de una mayoría opositora al PRI, que lo desbanque en el 2018.

Madero Muñoz se autodenominó como un “aliancista”, que siempre está buscando sumar las mejores propuestas, por lo cual su partido impulsó la figura de los gobiernos de coalición.

Sin embargo, es poco probable que el PAN se aleje mucho de la etiqueta de “oposición responsable” que ha construido a lo largo de los años, que significa aprobar las reformas que considere prudentes para el país y que no se alejen de sus plataformas partidistas.

Para la directora de Visión Legislativa, María del Carmen Nava, no hay motivos para pensar que la próxima legislatura se aleje de la misma dinámica presentada en esta Legislatura: una oposición que solo lo es en sus declaraciones pero que termina aprobando las reformas con sus votos, y un Senado que en mayor o menor medida logra modificar algunos dictámenes.

“La realidad es que yo considero que continuará la misma dinámica”, dijo.

Prueba de lo anterior es que en sus plataformas electorales ni PRI, PAN o PRD hicieron propuestas para impulsar temas como el Parlamento Abierto, a pesar de que estos mismos partidos firmaron la Alianza por el Parlamento Abierto el año pasado.

“¿Qué significa Parlamento Abierto?  Transparencia en el manejo de recursos públicos legislativos, tener una mejor comunicación con la ciudadanía, poder informar de todas sus actividades en sus sistemas de gobierno, etcétera”, aseveró María del Carmen Nava. En sus plataformas electorales ni PRI, PAN o PRD hicieron propuestas para impulsar temas como el Parlamento Abierto

Por lo que los analistas esperan que la tendencia de la próxima legislatura será más de negociación que de confrontación entre las principales fuerzas políticas.

PANAL Y PES, A NEGOCIAR CON EL MEJOR POSTOR

El Partido Encuentro Social (PES), una de las dos nuevas fuerzas políticas que conservará el registro, informó que todavía no define si su bancada en la Cámara de Diputados apoyará al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y sus aliados o si se sumará a la oposición.

Su líder nacional, Hugo Eric Flores Cervantes, adelantó que con una bancada probable de ocho a diez integrantes en San Lázaro, tendrá capacidad de negociación con los partidos “grandes” que tendrán que ceder para sacar adelante las iniciativas del Presidente Enrique Peña Nieto.

“No lo hemos decidido, pero sí estamos a favor a favor de hacer coaliciones legislativas de cara al electorado. Para nosotros lo importante es nuestra agenda, porque nuestra agenda va a beneficiar a los ciudadanos”, dijo el líder nacional de Encuentro Social”, dijo su líder nacional.

En caso de que la oposición pretenda contar sus votos, el PES también podría aliarse para frenar las futuras reformas del Ejecutivo federal.

Este estilo no es novedoso, de hecho es el que ha impulsado el Partido Nueva Alianza (Panal) en la presente Legislatura, en donde se ha mostrado como aliado incondicional del PRI en la Cámara de Diputados.

Gracias al pequeño pero significativo apoyo 10 diputados federales aliancistas, el partido en el gobierno logró sacar adelante las reformas más importantes durante el primer año legislativo.

Cuando los legisladores del partido del magisterio no compartían las reformas presentadas, nunca votaron en contra, sino que el sentido de su voto fue en abstención, con lo cual expresó su rechazo, pero no sumó votos al bloque opositor.

Esta situación quedó demostrada en la aprobación de la Reforma Laboral, en donde Nueva Alianza cuestionó todo lo relativo a la transparencia sindical.

Otro ejemplo fue la votación de la Reforma Educativa, cuando los nueve legisladores aliancistas  votaron en abstención luego de que el Senado adicionara en la minuta normas para fortalecer la autonomía de gestión de las escuelas, con el objetivo de mejorar su infraestructura, comprar materiales educativos y resolver problemas de operación básicos.