Foto: Cuartoscuro.

Tomás de Zerón de Lucio detalló que los militares han declarado sobre el caso. Foto: Cuartoscuro.

Ciudad de México, 13 de enero (SinEmbargo).– Tras la reunión con los padres de los 43 desaparecidos, el director de la Agencia de Investigación Criminal Tomás Zerón de Lucio informó en conferencia de prensa que se giró orden de aprehensión contra el ex Edil José Luis Abarca Velázquez por el secuestro de los normalistas de Ayotzinapa.

“Se obtuvo una orden de aprehensión en contra de 45 personas, entre las que destaca José Luis Abarca Velázquez, por el secuestro de los estudiantes normalistas”, dijo Zerón de Lucio.

Tanto María de los Ángeles Pineda Villa como el ex Alcalde han recibido auto de formal prisión, sin embargo, por delitos de crimen organizado y lavado de dinero. Hoy, informó que se logró acreditar la relación de Pineda Villa con Guerreros Unidos por lo que se obtuvo una nueva orden de aprehensión.

Además, cinco policías municipales recibieron orden por desaparición forzada.

Tomás de Zerón detalló que los militares han declarado sobre el caso y han detenido a 97 personas relacionadas con Ayotzinapa.

Sin embargo, el director de la Agencia de Investigación Criminal confirmó que ninguna declaración indica que elementos del Ejército o de algún cuerpo de seguridad federal participaron en la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa.

Adelantó que habrá una reunión el 17 de enero entre autoridades educativas federales y locales con estudiantes, maestros y directivos de la Normal.

MARIA DE LOS ÁNGELES PINEDA RECIBE FORMAL PRISIÓN

Ayer un Juez federal dictó auto de formal prisión contra María de los Ángeles Pineda Villa, esposa del ex Alcalde de Iguala, por su probable responsabilidad en la comisión de delito de delincuencia organizada, delitos contra la salud y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

El Juzgado Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de México resolvió que las pruebas presentadas por la Procuraduría General de la República (PGR) señalan que Pineda Villa perteneció al grupo delincuencial Guerreros Unidos por lo menos desde 2005 hasta su detención el 4 de noviembre en la delegación Iztapalapa, en la ciudad de México.

La esposa del ex Edil de Iguala, Guerrero, presuntamente apoyaba económicamente a Guerreros Unidos, mediante la compra de bienes muebles e inmuebles, así como distribuyendo droga, principalmente en el estado de Guerrero y en otras entidades donde el cártel tiene presencia.

“Su participación era dar protección y apoyo económico para lograr los fines de ese grupo delincuencial, a través de la compra de bienes muebles e inmuebles o bien, trasladando e invirtiendo numerario producto de la venta y distribución de droga”, afirma un comunicado del Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

La autoridad jurisdiccional también tomó en cuenta para dictar formal prisión contra Pineda Villa que sus declaraciones de ingresos ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) de 2009 a 2012 presentan una diferencia de ingresos no comprobables de 3 millones 286 mil 641.94 pesos y que en el periodo de 2009 a 2014, a través de cuatro cuentas bancarias, recibió por concepto de depósitos la cantidad de 13 millones 722 mil 849.23 pesos, recursos que, con probabilidad, procedían ilícitamente del grupo delictivo.

María de los Ángeles Pineda Villa se encuentra en un centro de reclusión federal femenil de alta seguridad, ubicado en Tepic, Nayarit.

Pineda Villa y su esposo fueron detenidos por policías federales en una casona abandonada de la delegación Iztapalapa del Distrito Federal, el pasado 4 de noviembre. Al día siguiente, un Juez federal le otorgó a la PGR un arraigo por 40 días contra la mujer, el cual venció su término y fue ampliado 20 días más a petición del Ministerio Público, quien solicitó la extensión de la medida cautelar para continuar con la investigación.

Las declaraciones ministeriales de Sidronio Casarrubias, líder del grupo delictivo Guerreros Unidos, señalaron a María de los Ángeles Pineda Villa como la principal operadora de la organización criminal, bajo la complicidad de su esposo, José Luis Abarca y el jefe de la policía municipal, Felipe Flores Velázquez.