“Esto es un descaro total. Se utilizan recursos públicos para la fiesta de un sindicato”, dijo a SinEmbargo un vecino de la calle Zamora, en la Condesa. “Tienen cerca de 10 horas bebiendo, con la calle cerrada y con la música a todo volumen. Están utilizando las ambulancias para transportar borrachos y bebida”, agregó.

Ciudad de México, 13 de diciembre (SinEmbargo).– El Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS) tomó ambulancias del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y cerró la calle de Zamora en la colonia Condesa de esta capital mexicana para una fiesta que lleva al menos 10 horas.

Trabajadores del sindicato han bebido en las calles desde la mañana, con música a todo volumen, de acuerdo a testimonios de los vecinos. Ninguna autoridad, ni del IMSS ni de la Ciudad de México, se ha presentado en el lugar. Las ambulancias del IMSS son utilizadas esta noche para movilizar bebidas y hay trabajadores en las calles en estado de ebriedad. Las unidades tienen sellos oficiales y logotipos del Seguro Social. Los operadores de las unidades beben desde temprano.

“Esto es un descaro total. Se utilizan recursos públicos para la fiesta de un sindicato”, dijo a SinEmbargo un vecino de la calle Zamora, en la Condesa. “Tienen cerca de 10 horas bebiendo, con la calle cerrada y con la música a todo volumen. Están utilizando las ambulancias para transportar borrachos y bebida”, agregó.

Un recorrido de SinEmbargo lo constató. Se trata de cientos de trabajadores en plena calle, bebiendo y con música. Algunos, agresivos, no permitieron que se tomaran fotos. Varios vecinos de la zona las están haciendo circular. Las oficinas del SNTSS están formalmente ubicadas en Circuito Interior 107, en la Condesa. Pero el edificio da a la calle Zamora, en donde se realiza la fiesta.

Ambulancias para la borrachera. Foto: Especial

La calle tomada para la fiesta. Foto: Especial

Las ambulancias tienen cerca de 10 horas al servicio de… la fiesta. Foto: Especial

De acuerdo con los testimonios recabados, no es la primera vez que se realizan estas fiestas. Varias veces en el mes hay mariachis y bebida en los patios y en las banquetas. Apenas el pasado 1 de septiembre, al más puro estilo priista, con matracas, porras, bocinazos, bailables, Arturo Olivares Cerda acudió a esa misma dirección de la Condesa para registrarse oficialmente como candidato a dirigente nacional. Fue una fiesta de otras 12 horas.

En octubre del 2018, Olivares Cerda fue elegido como Secretario General del Sindicato Nacional. Antes de la elección, trabajadores acusaron a Manuel Vallejo Barragán, ex Secretario, de aliarse con el ex dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el sonorense Manlio Fabio Beltrones, para imponer a “su delfín”, Olivares Cerda, ex Secretario de la sección XIII en Sonora.

Además, denunciaron los disidentes a Olivares Cerda de conflicto de interés y de desvío de recursos. Su esposa Gloria Lim Paredes es la representante en Sonora de Seguros Argos, que otorga el Fondo de Ayuda Sindical por Defunción (FAS) y Seguro de Vida a más de 710 mil trabajadores del seguro social activos y jubilados a cambio de descontarles en conjunto 29 millones de pesos cada quincena del salario. En diciembre de 2012, cuando era Secretario de la sección XIII de Sonora, el ahora candidato de unidad depositó 2 millones de pesos a la cuenta personal de su suegra Julieta Paredes Álvarez que vive en Jalisco, acusaron con base en un documento bancario.

“Es un honor haber sido elegido por los trabajadores del IMSS a través del voto libre, personal y secreto, dimos una lección de democracia sindical. En nuestra organización gremial comprobamos que se respeta la voluntad de los agremiados; en todo momento hicimos público nuestro proceso de elección, el cual se llevó acabo en estricto apego a nuestro marco estatutario y a las leyes laborales vigentes’’, dijo Olivares después de ser elegido.

Los trabajadores del IMSS reiteraron que el proceso de selección había estado plagado de vicios.

Borrachos, en la calle. Foto: Especial