Los agregados al T-MEC forman parte de una Ley de implementación del tratado que plantea designar a cinco inspectores estadounidenses para vigilar que México cumpla con los compromisos estipulados en el acuerdo. La Ley se discutirá en el Congreso de EU.

Ciudad de México, 15 de diciembre (SinEmbargo).– En las adendas negociadas entre los países integrantes del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) no hay “letras chiquitas” y es 100 por ciento público público, aseguró Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y el principal negociador.

“Lo firmado entre México, Estados Unidos y Canadá es un tratado trinacional. NO tiene “letras chiquitas”, es 100% público. Es un muy bueno acuerdo para México: se obtuvo mucho en trilateral. Por eso EU necesita ‘extras’ para venta interna que NO SON PARTE DEL PAQUETE”, escribió Seade en su cuenta de Twitter.

Pocos días después de que fuera acordado un histórico pacto comercial que reemplazará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, México se opuso el sábado a un proyecto de ley presentado en el Congreso de Estados Unidos como parte de una eventual ratificación del acuerdo.

Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la cancillería mexicana y el principal negociador para el nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), indicó ayer que la mayor parte del proyecto de ley está en consonancia con el proceso típico de ratificación, pero también “adiciona la designación de hasta cinco agregados laborales estadounidenses en México con la responsabilidad de monitorear la implementación de la reforma laboral que está en curso en nuestro país”.

Este domingo aseguró que el tratado contiene grandes mejoras para México, por ejemplo, arregla el mecanismo de solución de controversias que el país ha peleado por 25 años y le permitirá, como “rival más débil”, ver disputas comerciales en base a derecho y no “en la mesa del ministro” de EU.

Sobre los medicamentos, Seade explicó que libera a cada país a proteger biomedicinas el tiempo que considere, tema que en las negociaciones pasadas dejaba mal a México al imponer 10 años d protección contra los 5 que son ahora.

Indicó que el T-MEC establece que, en un periodo de 7 años contra 3 años que exigían, el acero para la industria automotriz provenga de la región desde su fundición. “Esta nueva regla crea oportunidades de inversión y empleo en la industria acerera”, dijo.

En el caso de aluminio, Seade señaló que Estados Unidos pedía que éste cumpliera la regla anterior, lo cual era mortal para la industria mexicana, así le diéramos 30 años para ajustarse porque no se tiene bauxita. “Esto quedó eliminado del recién acuerdo dando un plus a la inversión en México en esta industria”, detalló el funcionario.

Sobre las inspecciones laborales, que han generado mucha polémica, Seade aclaró que no los habrá: “NI INSPECTORES LABORALES NI BLOQUEO DE MERCANCIA (por panel) que EU quería. En vez; paneles binacionales: 1 panelista de EU elegido por México, 1 de México elegido por EU, y un tercero de fuera por mutuo acuerdo; 85 días postdenuncia y prepanel para que el asunto se resuelva según ley interna”.

Otras exigencias que México rechazó fueron los aranceles estacionales, la certificación laboral en la frontera, no se eliminan las palabras “sostenida y recurrente”, lo cual aplicaría castigos comerciales tras un problema aislado y no patrón de comportamiento.

Explicó que el anuncio de ayer se debe a que los tres países tienen procesos legales diferentes para la ratificación de un Tratado internacional, en México, cuando el Senado aprueba el paquete y entra en vigor, éste es ley. Se hacen después otros cambios legales para evitar contradicción o para aprovechar mejor el tratado.

En Estados Unido, dijo, el tratado se vierte en una “Ley de Implementación” que incluye los compromisos tomados y otras cosas internas, como necesidades presupuestales derivadas del tratado, el rediseño de sus instituciones y más.

En esto, como concesión a los duros del Congreso, su proyecto de ley incluye un mecanismo interno de monitoreo de la Reforma Laboral de México, redundante a lo que dispone el tratado, 90 por ciento interno e inofensivo (información) pero que debió haberse advertido y expresa desconfianza, señaló.

Como parte de este mecanismo de monitoreo, agregó Seade, “se contempla nombrar 5 agregados diplomáticos laborales en MX, cuya función no está clara pero que México JAMÁS aceptará si se trata en medida alguna de inspectores disfrazados, por una sencilla razón: la ley mexicana lo prohibe”.

PAN PIDE COMPARECENCIA DE SEADE

El Partido Acción Nacional (PAN) informó hoy que pedirá que Jesús Seade, jefe negociador del T-MEC, comparezca ante el Senado de la República para explicar “por qué mintió sobre inspecciones laborales a México”.

En un comunicado, el PAN señaló que después de las declaraciones de Seade sobre los agregados del T-MEC, pedirá que el funcionario explique tres puntos:

Primero: “¿Por qué el gobierno firmó una adenda al T-MEC sin conocer su contenido ni el alcance de sus implicaciones?”

Segundo: “Por qué lo sometió al Senado de la República, cuando abiertamente esta soberanía se había manifestado específicamente en contra de que hubiera inspectores laborales extranjeros en nuestro país?”

Tercero: “¿Por qué durante sus dos comparecencias ante las comisiones dictaminadoras, a pregunta expresa, dijo que el gobierno no había aceptado la propuesta de las inspecciones laborales, cuando estas ya estaban aceptadas y firmadas?”.

Finalmente, los senadores pertenecientes reiteraron su apoyo y compromiso con el T-MEC; no obstante, rechazaron cualquier medida que implique “la pérdida de soberanía ante gobiernos extranjeros”.

MONREAL RECHAZA MODIFICACIONES

Por su parte, el morenista Ricardo Monreal, Senador y presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara Alta, calificó como “inaceptable” el hecho de que Estados Unidos busque que agregados laborales supervisen la implementación de la Reforma Laboral en la República Mexicana.

Monreal puntualizó que la propuesta de la Ley de Implementación del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) rebasa completamente el acuerdo logrado entre los tres países que lo conforman.

A través de Twitter, el morenista expresó: “La discusión y aprobación de la Ley de Implementación del T-MEC en EUA es parte de su proceso legislativo para ratificar todo acuerdo comercial. Su propósito es ajustar la ley para la entrada en vigor del Tratado en ese país; no forma parte del texto suscrito por las tres naciones”.

“Que la Ley de Implementación incluya como parte de su articulado la designación de 5 agregados laborales para monitorear la puesta en marcha de la reforma laboral en México es totalmente inaceptable, ya que implica un mecanismo adicional al estipulado en el T-MEC”, expresó en su red social.

El presidente de la Jucopo indicó que el instrumento legal que busca aprobar as autoridades del Congreso de EU, es contraria a “la buena voluntad”.

Por lo que aseguró que el Senado rechaza cualquier posibilidad de añadir un mecanismo extra al convenio logrado.

“El Senado rechaza tajantemente toda posibilidad de establecer un mecanismo adicional al convenido, y considera que va en contra de la buena voluntad y del espíritu con el que se suscribió el Protocolo Modificatorio del #TMEC el pasado 12 de diciembre en Palacio Nacional”, expresó.