La sombra de una supuesta investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda por fraude fiscal pesa sobre el imparable flujo de ingresos del Centro Fox y la fundación “Vamos México” del ex Presidente Vicente Fox Quesada y su esposa, Martha Sahagún Jiménez. Entre 2007 y 2018, percibieron 583 millones 876 mil 822, a un ritmo de 37 millones 671 mil 965 pesos por año.

Ciudad de México, 16 de diciembre (SinEmbargo).- A Vicente Fox Quesada, el hombre que gobernó México de 2000 a 2006, le gusta decir que es “pobre”. Apenas en marzo pasado, expresó: “Yo no tengo dinero. Soy pobre. Ya no tengo pensión” cuando le preguntaron si aún estaba interesado en invertir en la industria de la cannabis medicinal.

En 2017, también negó ser un hombre acaudalado. Ante cientos de jóvenes, en el Centro Fox -una edificación en 300 hectáreas en San Cristóbal, Guanajuato, con salones réplicas de la ONU y la ex residencia oficial de Los Pinos-, sostuvo: “No somos ricos, ni se vaya a pensar que esto que ven ustedes aquí, todo este edificio, es producto de la Presidencia de la República. No nos clavamos un solo centavo”.

Pero los números del Centro de Estudios, Biblioteca y Museo Vicente Fox Quesada (Centro Fox), la asociación civil que fundó en 2007, apenas retomó la vida civil, contrastan con sus palabras. De 2007 a 2018, recibió en donativos 452 millones 63 mil 582 pesos. En el mismo periodo, la fundación “Vamos México”, de su esposa, Martha Sahagún Jiménez, cuyas operaciones se iniciaron en 2001, tuvo 131 millones 813 mil 240 pesos.

Es decir, el matrimonio que alguna vez fue llamado “la pareja presidencial” -a petición de Fox– recibió en poco más de una década 583 millones 876 mil 822, a un ritmo de 37 millones 671 mil 965 pesos por año en el Centro Fox y 10 millones 984 mil 436 pesos en “Vamos México”.

La cantidad alcanza para formar un programa como la Cruzada Nacional contra el Hambre, del ex Presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), para abatir la pobreza. También es el equivalente al monto descontado a los partidos políticos en 2019 por multas, juicios laborales o por no reintegrar recursos de campaña que quedaron como remanentes.

SinEmbargo revisó los reportes de donatarias autorizadas que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) debe entregar al Congreso de la Unión cada año, de acuerdo con el artículo 28 de la Ley de Ingresos de la Federación para conocer los ingresos de las fundaciones del matrimonio Fox-Sahagún.

Sobre esos flujos, en estos días, pesan dos sombras. La Unidad de Investigación Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en cuya Dirección se encuentra Santiago Nieto Castillo, tendría bajo investigación los ingresos de las fundaciones de Fox Quesada, además de otras 13 empresas, por presunto fraude fiscal, según la publicación en una columna en un diario nacional.

Pero además, Genaro García Luna -quien fuera pilar de su Gabinete- fue detenido en Dallas, Texas, bajo tres cargos de conspiración de tráfico de drogas -entre ellos, sobornos del llamado cártel de Sinaloa, que comandaba Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo” Guzmán-; y falsedad de declaración ante una autoridad. Los delitos los habría cometido cuando era Jefe de la Agencia Federal de Investigación en el Gobierno de Vicente Fox Quesada y Secretario de Seguridad Pública en el siguiente Gobierno, el de Felipe Calderón Hinojosa.

***

Cuando dejó de ser Presidente, Vicente Fox cambió la tradición de los Gobernantes priistas que al finalizar su mandato, se quedaban callados frente a la vida política y de vez en cuando salían a la luz pública para emitir un juicio o una recomendación. Fox ha logrado permanecer en la escena política como presidente del Centro Fox.

Resguardado en la estructura legal de las organizaciones sociales civiles, que sólo pide los montos de donativos recibidos, la especificación de si fueron en efectivo o en especie, así como si su procedencia es nacional o extranjera, el ex Presidente Vicente Fox jamás ha revelado la identidad de sus donantes, que al brindar su dinero obtienen deducibilidad de impuestos. El Centro Fox y “Vamos México” tampoco dan cuenta en sus portales de quiénes son sus benefactores.

Lo que informan son sus causas. El Centro Fox indica que apuesta por “la formación de líderes compasivos para la creación de un nuevo mundo mejor” y “Vamos México” señala que su misión es apoyar a los sectores de la población más necesitados para “integrar una sociedad más humana, responsable y participativa”.

La Unidad de Investigación Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, que dirige Santiago Nieto Castillo, tendría bajo investigación los ingresos de las fundaciones de Fox Quesada y de su esposa Martha Sahagún, además de otras 13 empresas, por presunto fraude fiscal. Foto: Cuartoscuro

Las dos son fundaciones con un flujo constante del extranjero. El Centro de Estudios, Biblioteca y Museo Vicente Fox Quesada ha tenido en efectivo de donantes fuera de México, 137 millones 931 mil 522 pesos de 2007 a 2018, lo que representa 30 por ciento del total recibido de esa manera. En 2018, en sus arcas cayó la mayor cantidad del exterior en toda su historia y fue de 20 millones 186 mil 117 pesos.

Por su parte, “Vamos México” percibió 26 millones 876 mil 116 pesos de donantes extranjeros, 20 por ciento de toda su captación de este tipo. Entre 2007 y 2009, la organización de Sahagún no captó ningún donativo en efectivo de otros países.

En cuanto a los donativos en especie, el Centro Fox se llevó 55 millones 736 mil 859 pesos Y “Vamos México”, obtuvo 18 millones 597 mil 81 pesos. 2010 ha sido el mejor año para el Centro Fox en este tipo de donativos con 74 millones 700 mil 722 pesos, mientras que “Vamos México” registró su mayor cantidad -35 millones 957 mil 593 pesos- en 2009.

LOS TIEMPOS DORADOS: “VAMOS MÉXICO”, LA AFI, EL PRIMER AÑO DE FOX …

La fundación “Vamos México” fue presentada en 2001, apenas había iniciado el Gobierno de Vicente Fox, en el Polyforum Cultural Siqueiros. A partir de entonces, Martha Sahagún asumió un papel muy relevante en la asistencia social. Aun como asociación civil, su organización sustituyó al Sistema Nacional de Desarrollo Integral de la Familia (DIF), la estructura gubernamental que hasta entonces había servido para que las esposas de los Presidentes desarrollaran causas altruistas. En la residencia oficial de Los Pinos, en unas cabañas construidas para la familia Fox-Sahagún, la esposa de Vicente Fox Quesada empezó a recibir a amigos, entre ellos, al ingeniero Genaro García Luna.

Un año antes, en el Gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León, había sido nombrado Director de la Policía Judicial Federal. Su historial lo integraba su experiencia en el desaparecido Centro de Inteligencia de Seguridad Nacional (CISEN). Fueron años en los que se le conoció por invitar a reporteros a sus oficinas para presentarles lo que sería la Agencia Federal de Investigación (AFI). Decía que su proyecto sería una especie de FBI y se erradicaría a la anquilosada Policía Judicial Federal.

Ese mismo 2001, el plan de García Luna se cristalizó. Vicente Fox Quesada lo nombró como Jefe de la AFI mientras rendía su I Informe de Gobierno. Dos años después, el ex funcionario habría comenzado a recibir sobornos de Ismael “el Mayo” Zambada, líder del cártel de Sinaloa, según la declaración de Jesús Reynaldo Zambada -su hermano- ante la Corte en Brooklyn en el juicio a “El Chapo” Guzmán, en 2018.

Vicente Fox nombró titular de la Agencia Federal de Investigación a Genaro García Luna, quien después fue Secretario de Seguridad Pública en el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa y hoy está detenido en EU, acusado de recibir sobornos millonarios de miembros del Cártel de Sinaloa. Foto: Cuartoscuro.

El primer pago habría sido en 2003 por tres millones de dólares para que nombrara a un allegado del Mayo como delegado de la AFI en Sinaloa. Se trataba de Norberto Vigueras Beltrán, quien estuvo en la capital sinaloense al frente de la corporación entre 2003 y 2006. En 2007, a García Luna le habrían dado otros cinco millones de dólares para que dejara actuar al cártel. Pero ese mismo año, otro grupo enemigo, el de los Beltrán Leyva, también le habría dado un soborno, de 50 millones de dólares.

El ex Presidente Fox Quesada no ha dicho nada de la detención de Genaro García Luna en Estados Unidos. Tampoco de la supuesta investigación a los ingresos de sus fundaciones.

Tras un silencio de seis días, el Mandatario volvió a publicar un tweet el 12 de diciembre pasado. Sus palabras fueron para felicitar al Presidente López Obrador por la ratificación en el Senado del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Escribió: “Cuando se trata del bien del país como el TLC, felicito a AMLO por el logro”.

–NdeR: los montos fueron actualizados a valores de 2019 con base en una tasa de inflación promedio.