Los expertos dicen que la COVID-19 ha afectado de forma notable a algunos de los principales objetivos económicos de la hermética nación, que tuvo que imponer una cuarentena que redujo significativamente el comercio con China, su principal aliado y salvavidas económico.

Por Kim Tong-Hyung

SEÚL, Corea del Sur (AP).— Con una franqueza inusual, el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, admitió que las sanciones lideradas por Estados Unidos, la pandemia del coronavirus y las devastadoras inundaciones habían dañado la economía del país. El partido gobernante programó un inusual congreso en enero para fijar los objetivos de desarrollo para los próximos cinco años.

Kim anunció su primer plan de desarrollo quinquenal con el objetivo de mejorar el suministro de energía del país y la producción agrícola y manufacturera durante el último congreso del Partido de los Trabajadores, celebrado en 2016 y que fue el primero en 36 años.

Pero en la reunión del miércoles del Comité Central, el órgano de toma de decisiones del partido, Kim reconoció los problemas económicos causados por “desafíos inesperados e inevitables en varios aspectos y la situación en la región que rodea a la Península de Corea”, reportó el jueves la agencia noticiosa oficial de Pyongyang, la Agencia Central de Noticias de Corea.

Los expertos dicen que la COVID-19 ha afectado de forma notable a algunos de los principales objetivos económicos de la hermética nación, que tuvo que imponer una cuarentena que redujo significativamente el comercio con China — su principal aliado y salvavidas económico — y que posiblemente debilitó su capacidad para movilizar a su fuerza laboral.

La semana pasada, Kim cesó a su Primer Ministro luego de una evaluación del desempeño del Gobierno en políticas económicas. Además, dijo que el país enfrentaba el doble desafío de frenar la pandemia y reparar el daño causado por las lluvias torrenciales que azotaron el país en las últimas semanas, destruyendo miles de viviendas y más de 40 mil hectáreas (100 mil acres) de campos de cultivo.

Kim insistió en que Corea del Norte mantendrá las fronteras cerradas y rechazará cualquier ayuda externa.