Author image

Ernesto Hernández Norzagaray

20/08/2022 - 12:02 am

Manuel Ojeda

Julia continuó hablando maravillas de su amigo que había dejado atrás el mar bermejo para instalarse en el DF y estudiar actuación en Bellas Artes y muy pronto estaba en la pantalla grande gracias a su personalidad y dotes de primer actor.  

Manuel Ojeda, primer actor mexicano.
“Manuel Ojeda fue parte de esa estirpe de directores, actores y actrices que en los tiempos duros del autoritarismo priista dieron la batalla dejando su impronta en una filmografía de gran valor y, paradójicamente, en este Gobierno de la 4T, que diariamente dicta doctrina no está promoviendo de ese tipo de cine que se auspició en el periodo tanto nacionalista”. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro

Julia Marichal, la actriz afroantillana, asesinada brutalmente en 2011, presumiblemente producto de un crimen de odio racial, una mañana del verano de 1975, tocó la puerta de mi habitación con cierta desesperación y me pidió que le ayudara con un amigo suyo que tenía un problema de salud y había que ir de inmediato a buscarlo a su departamento ubicado en la colonia Reforma de la Ciudad de México.

Julia y yo en ese tiempo compartíamos un departamento en la colonia del Valle y tomamos su vocho por Insurgentes hasta llegar a la Glorieta del mismo nombre y nos enfilamos hacia el este hasta la calle Burdeos y paramos justo en el cruce de esa calle con Hamburgo. 

Subimos a prisa uno o dos pisos. Y Julia abrió una puerta para acceder a un departamento donde en una habitación a oscuras estaba postrado un hombre con rostro cansado, abatido por el dolor y ese bigote abundante que le vi a un amigo enfermo de cáncer en su fase terminal. Todavía recuerdo el aroma sofocante, pesado, que despedía esa habitación sin ventilación y al fondo en un muro sucio había un cártel desteñido que rememoraba el movimiento libertario del 68.

Aquel hombre se le veía francamente mal. No podía ponerse en pie y se veía que no había probado alimentos sólidos en días. Julia me lo presentó rápidamente como Manuel Ojeda, cuyo nombre no me decía nada. Lo saludé con un buen día y él hizo una reverencia con una sonrisa fugaz tatuada por el dolor. Y es que no había tiempo para formalidades había que sacarlo de esa habitación y llevarlo de inmediato a un hospital para que recibiera atención médica. Y como pudimos lo bajamos cargando en vilo hasta la calle para abordar el carro y nos ayudó mucho que Manuel fuera flaco como un popote. 

Ya a bordo del vehículo nos dijo que tenía unas piedras en los riñones. Eso era lo que le estaba matando de dolor. Y nos pidió que lo lleváramos a un hospital porque no soportaba. Lo llevamos a uno de la Roma Sur donde trabajaba, recuerdo, una amiga médica que rápidamente lo recibió en el área de urgencias y le realizaron los procedimientos correspondientes. Nosotros nos quedamos esperando en la antesala. Julia aprovechó para ponerme al tanto del personaje que había nacido en La Paz, Baja California.

Manuel para ese entonces ya tenía en su haber dos películas en el cine alternativo al del género de las ficheras con sus bolas y poca ropa muy en boga en aquel momento: se trataba de Calzontzin Inspector, el personaje de Rius que estuvo dirigida por Alfonso Arau, y La Pasión según Berenice de Jaime Hermosillo. Estaba, además, en curso la producción Las Poquianchis de Felipe Cazals sobre aquellas mujeres guanajuatenses marcadas por el horror y que hacían de Manuel un personaje conocido en los círculos de cine. 

Luego de un rato de espera salió un médico a refrendar lo que Manuel nos había dicho en el trayecto, las malditas piedras, y que se quedaría en el hospital para estabilizarlo y que la mantendría informada. Salimos de ahí y paramos en un Sanborns a desayunar. Julia continuó hablando maravillas de su amigo que había dejado atrás el mar bermejo para instalarse en el DF y estudiar actuación en Bellas Artes y muy pronto estaba en la pantalla grande gracias a su personalidad y dotes de primer actor.  

Me sentí satisfecho de haber ayudado a su traslado al hospital. A la semana supimos que la intervención había sido un éxito y que estaba convaleciendo de nuevo en su departamento. No lo volví a ver más personalmente. En el 2000 Oscar Blancarte estaba filmando en Mazatlán la película Entre la tarde y la noche, una de sus mejores películas y en el reparto estaba Manuel Ojeda como primer actor junto a Angélica Aragón. En ese entonces no tenía la amistad de hoy con Blancarte y no me acerqué a saludarle y quizá, comentarle, aquel pasaje del verano de 1975 donde Julia y yo le “salvamos la vida”.

No obstante, había seguido su trayectoria fílmica especialmente aquellas películas dirigidas por Felipe Cazals que tatuaron nuestra generación: El Apando (1976) que lleva al cine la novela de José Revueltas sobre el “hoyo” de asilamiento del penal de Lecumberri y la otra, Canoa (1976) basada en un hecho real, el linchamiento de cinco estudiantes de la BUAP que habían ido a escalar el volcán de la Malinche y de regreso a la capital poblana se le hizo noche y decidieron pernoctar en el pueblo de San Miguel Canoa. 

Mala idea. El cura del pueblo vio en ellos la encarnación del mal y llama a su séquito a linchar a los “comunistas”.  En su delirio religioso tenían como intención meter a Lucifer en el pueblo. Y el pueblo bueno actúo en consecuencia hasta la muerte de los muchachos. Igual, o más importante, fue la personificación de Manuel de dos figuras históricas equidistantes: Porfirio Díaz y Emiliano Zapata en las series Senda de Gloria y el Vuelo del Águila.

Manuel Ojeda fue parte de esa estirpe de directores, actores y actrices que en los tiempos duros del autoritarismo priista dieron la batalla dejando su impronta en una filmografía de gran valor y, paradójicamente, en este Gobierno de la 4T, que diariamente dicta doctrina no está promoviendo de ese tipo de cine que se auspició en el periodo tanto nacionalista.

Vuelve a mi memoria la imagen de angustia de Julia Marichal frente a la puerta de mi habitación, esa mujer de ébano, recia, guapa, solidaria que me apuraba para ir a apoyar al amigo que se encontraba abatido por el dolor y hoy me permiten escribir estas notas sobre ella y, sobre todo, de Manuel Ojeda, uno de los grandes actores del cine mexicano. Si existe un más allá, ese paraíso donde los amigos se reencuentren abrazan, conversan, ríen, ahí estarán ellos, hablando de ese cine y teatro que tanto cambió nuestras vidas.

QEPD. 

Ernesto Hernández Norzagaray
Doctor en Ciencia Política y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. Profesor-Investigador de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores, Nivel I. Ex Presidente del Consejo Directivo de la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales A. C., ex miembro del Consejo Directivo de la Asociación Latinoamericana de Ciencia Política y del Consejo Directivo de la Asociación Mexicana de Ciencia Política A.C. Colaborador del diario Noroeste, Riodoce, 15Diario, Datamex. Ha recibido premios de periodismo y autor de múltiples artículos y varios libros sobre temas político electorales.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas