Olga Sánchez Cordero también destacó que su nombramiento como Secretaria de Gobernación, sentará un precedente para que más mujeres puedan ocupar altos cargos en el país.

Ciudad de México, 20 de octubre (SinEmbargo).- Olga Sánchez Cordero, Secretaria de Gobernación (Segob), acusó que al interior del actual gabinete de Gobierno federal existen ”temas de misoginia muy considerables”.

“Dentro del gabinete, inclusive hoy día, hay temas de misoginia muy considerables; desde luego, este sistema patriarcal, esta construcción patriarcal de la diferencia entre la masculinidad y la feminidad, en esta diferencia política, es como lo dice la teórica, política y feminista británica, Carole Pateman, es precisamente la diferencia entre la libertad y el sometimiento”, dijo Sánchez Cordero durante la quinta sesión del ciclo de conferencia “Del derecho al voto al ejercicio del poder”.

La actual titular de Segob criticó que incluso en las reuniones de seguridad su opinión era desdeñada por los demás integrantes del gabinete de seguridad.

Sin embargo aclaró que estas actitudes no correspondían al Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sánchez Cordero participó en un ciclo de conferencias. Foto: Segob.

“Había veces, inclusive en estos gabinetes de seguridad, exclusivamente de varones, en donde en ocasiones mi opinión, y digo no por el Presidente, al contrario, el Presidente siempre me ha dado un lugar, pero entre los miembros, una participación mía podría inclusive no ser tomada en consideración en ese momento, aunque yo tuviera la razón y aunque estuviera aportando algo importante”, declaró.

La Ministra en retiro añadió que en su trayectoria ha sufrido exclusión y misogía por parte de muchos de sus compañeros varones.

“Muchos de estos retos fue demostrar la capacidad de una mujer tanto o más, peor el reto fue doble, no sólo para llegar, sino para demostrar”, puntualizó.

Sánchez Cordero también destacó que su nombramiento como Secretaria de Gobernación, sentará un precedente para que más mujeres puedan ocupar altos cargos en el país.

“Estoy convencida de que, eventualmente, en la medida que ocupemos más espacios, México entrará de verdad a una nueva etapa en la que no sea motivo de asombro que una mujer ocupe cualquier cargo público“, aseveró.

Por otro lado, dijo que en México no se puede hablar de democracia a totalidad “hasta que las mujeres tengan una representatividad igual a la que tienen los varones”.

“En efecto, tenemos derecho a votar y ser votadas, pero nuestra representación en los ámbitos de decisión sigue siendo escasa. Tenemos acceso a la justicia, pero nuestro acceso real a los tribunales es precario si somos mujeres, sobre todo, y si se trata de mujeres pobres o indígenas. Las posibilidades de obtener una respuesta favorable de las autoridades de procuración e impartición de justicia si padecemos violencia, es todavía amenazada por concepciones estereotípicas de quiénes somos y cómo debemos comportarnos”, destacó.

Finalmente, criticó que empleadores consideren una carga a las mujeres o que incluso enfrenten una doble jornada laboral por se mujeres.