La CNDH recomendó al titular del IMSS, Germán Martínez, que, en coordinación con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), se repare el daño a la madre y padre de la menor, mediante una compensación y su inscripción en el Registro Nacional de Víctimas (CEAV), para que se les brinde atención psicológica y tanatológica.

El IMSS también deberá colaborar con la comisión para presentar las quejas correspondientes contra el personal involucrado ante el Órgano Interno de Control del IMSS. Y la adopción de medidas que garanticen la integración de expedientes clínicos acorde con la legislación nacional e internacional.

Ciudad de México, 22 de febrero, (SinEmbargo).- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por inadecuada atención médica y violencia obstétrica, que derivó en el fallecimiento de una recién nacida, en un hospital de Cabo San Lucas, Baja California Sur.

A través de un comunicado, la dependencia a cargo de Luis Raúl González informó sobre el hallazgo de violaciones a derechos humanos a la prestación de la salud, por una falta de vigilancia durante el trabajo de parto de una mujer de 33 años y que derivó en la muerte de una recién nacida.

Personal médico de la CNDH acudió a la zona y determinó que la falta de vigilancia durante el proceso de parto, “ocasionó que a escasas horas de que ingresó a tococirugía, se le realizara una cesárea de urgencia debido a que presentó sufrimiento fetal agudo”.

El hecho, señaló la comisión, condicionó las complicaciones con que nació la niña. La recién nacida requirió intubación y “su estado físico avanzó al deterioro hasta que desafortunadamente falleció”.

La comisión añadió que durante el análisis del expediente clínico, notó datos incompletos en las notas médicas, anotaciones ilegibles con abreviaturas y falta de notas médicas, “con lo que se vulneró el derecho que tienen las víctimas y sus familiares a que se conozca la verdad respecto a la atención médica proporcionada”.

Por ello, la CNDH recomendó al titular del IMSS, Germán Martínez, que, en coordinación con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), se repare el daño a la madre y padre de la menor, mediante una compensación y su inscripción en el Registro Nacional de Víctimas (CEAV), para que se les brinde atención psicológica y tanatológica.

El IMSS también deberá colaborar con la comisión para presentar las quejas correspondientes contra el personal involucrado ante el Órgano Interno de Control del IMSS. Y la adopción de medidas que garanticen la integración de expedientes clínicos acorde con la legislación nacional e internacional.

El hecho ocurrió en el Hospital General de Subzona con Medicina Familiar 26 del IMSS, localizado en Cabo San Lucas, Baja California Sur.

En Sonora, Noemí Ávila Álvarez denunció un posible caso de presunta negligencia médica en el Hospital General de Cananea, Sonora.

Ávila Álvarez denunció que durante 47 semanas, su hija llevó dentro de sí gasas que le habrían provocado una infección. El material quirúrgico fue colocado durante el parto, en el que sufrió un desgarro, pero los médicos olvidaron retirarlo.

El dolor obligó a Estefanía a asistir al hospital, donde le extrajeron las dos bolas de gasas.

La tarde del martes 19 de febrero, Félix Higuera Romero, subsecretario de Salud y otros funcionarios de la dependencia, visitaron a Estefanía en el hospital y a Noemí en su trabajo, para ofrecerles una disculpa.