El Juzgado Séptimo de Distrito con sede en Quintana Roo concedió la suspensión definitiva que la firma española Grupo Riu, luego de que se interpusieran recursos debido a los daños que causarían a las áreas protegidas Nizuc y Parque Acuático de Isla Mujeres.

La obras del hotel causarían daños a las áreas protegidas Nizuc y Parque Acuático de Isla Mujeres. Foto: Facebook.

La obras del hotel causarían daños a las áreas protegidas Nizuc y Parque Acuático de Isla Mujeres. Foto: Facebook.

Ciudad de México.–  La obras de construcción del hotel Riviera Cancún, en Quintana Roo, fueron suspendidas de manera definitiva, por lo que en la plataforma Change.org se celebró la determinación luego de haber reunido más de 50 mil firmas en contra de la obra.

El Juzgado Séptimo de Distrito con sede en Quintana Roo concedió la suspensión definitiva que la firma española Grupo Riu, luego de que se interpusieran recursos debido a los daños que causarían a las áreas protegidas Nizuc y Parque Acuático de Isla Mujeres.

“El proyecto hotelero incumple claramente con condicionantes establecidas por la normatividad ambiental, por lo cual se debe suspender definitivamente”, se lee en el fallo.

Este fallo podría sentar precedente en el caso del manglar Tajamar en el que actualmente ambientalistas y una empresa inmobiliaria mantiene un litigio en contra de las obras que implicarían la devastación del ecosistema.

Grupo Riu obtuvo desde diciembre pasado el permiso para construir, con 95.6 millones de dólares, un complejo que incluye un edificio de 16 niveles, un miniclub, dos bares acuáticos, cuatro albercas, un estacionamiento para una plaza y un asoleadero.

Sin embargo, de acuerdo con activistas, no se consideraron los efectos que tendrá el hecho de que el terreno está ubicado entre dos áreas naturales protegidas: el Parque Marino Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc, así como el área manglares de Nichupté, ubicada en el municipio de Benito Juárez.

El Grupo Ecologista del Mayab (Gema) encontró anomalías en el Documento Técnico Unificado (DTU) de la cadena internacional que fue avalada por las autoridades federales del medio ambiente para la construcción del hotel.

La asociación denunció que alimentar con agua el complejo hotelero de RIUY II SA, filial RIU en México, afectará los niveles de los mantos subacuáticos, devolverá agua contaminada a un arrecife donde viven cientos de especies y dañará otras zonas ocupadas por manglares.

De acuerdo con el Gema, la planta desalinizadora, que estará ubicada en el edificio principal del hotel, expulsaría a un pozo de desecho la salmuera –el agua con mayores contenidos de sal, ph y alcalinidad– lo que acabará con especies asentadas en el fondo marino.

PROMO-Borge-ecocida