Visitar la zona arqueológica de Malinalco, caminar por sus calles, comer su característico pan, son sólo algunas de las actividades que harán disfrutar de tu visita a este mágico lugar.

Ciudad de México, 23 de julio (SinEmbargo).- Malinalco, nombre náhuatl que significa lugar de la hierba torcida, es uno de los llamados “pueblos mágicos” ubicado en el Estado de México a más de una hora de la Ciudad de México que cautiva a sus visitantes con su belleza y riqueza cultural.

Aquí te compartimos una lista de los lugares que debes visitar mientras permanezcas en este mágico lugar.

ZONA ARQUEOLÓGICA

En Malinalco se encuentra el cerro de los ídolos y el centro ceremonial la Casa de las Águilas y Jaguares, que está labrado en la piedra de la montaña, en donde se nombraba a las órdenes guerreras águila y jaguar, considerados los más feroces mexicas. Para llegar a la cima debes subir casi 400 escalones y cruzar una entrada en forma de boca de serpiente que extiende su lengua; sin duda, una experiencia inolvidable.

De acuerdo con Félix Sánchez Benítez, cronista y miembro del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), construir este centro llevo más de 14 años durante los cuales se esculpieron recintos e imágenes de la cosmología del imperio azteca.

Zona Arqueológica de Malinalco. Foto: visitmexico.com

EX CONVENTO AGUSTINO

El convento de estilo plateresco y renacentista, cuya construcción data de 1540, tiene dos niveles en los que se pueden apreciar frescos originales que representan la flora y fauna de la región realizados por los Tlacuilos (pintores de la época prehispánica); los que se encuentran en la primera planta son conocidos como como una representación del Jardín del Edén o un Tlalocan. En este lugar fue donde comenzó la evangelización de la zona.

Vale la pena recorrer sus pasillos, cocina, despensa y observar las primeras muestras artísticas del mestizaje cultural.

Los frescos representan la flora y la fauna de la región. Fotos: Instagram manolo.mestre

CAMINA POR SUS CALLES

Relájate caminando por sus calles empedradas y disfruta de sus paisajes y casas de tejas rojas con puertas de madera vieja; si pones atención encontraras cafés y pequeñas galerías de arte además del trabajo de los artesanos del lugar.

No te olvides de caminar al mercado y dejarte llevar por los colores de las flores, las guayabas y la fragancia de los licores que venden en el lugar.

Fotos: Instagram limonpartido_, pasionxedomex

PRUEBA SU GASTRONOMÍA

Algo obligado es visitar alguna sus panaderías, conocer el proceso de elaboración que lo caracteriza como su famoso amasado y su cocción en hornos de barro con madera de ocote para después degustar una de estas piezas de pan; hay talleres en los que puedes participar.

También puedes ir al jardín central por un elote o unos tacos de tortilla azul con nopales, papas y salsa molcajeteada; la nieve de zapote negro es un postre particular para los visitantes de la región.

El pan de Malinalco es característico. Foto: turistagastronomico.blogspot.com

REBOZOS ARTESANALES

Los rebozos, una de las prendas más tradicionales de México, se elaboran en telar de cintura también llamado indígena, de pedales o español y en telares mecánicos que han ido desplazando el trabajo artesanal. En Malinalco se elaboran los rebozos de manera tradicional, es decir, se seleccionan los hilos, el teñido y el diseño que llevarán.

El Xoxopastli es un taller donde elaboran rebozos, en él podrás ser testigo de cómo se produce esta típica y práctica prenda de vestir desde hace siglos.

Fotos: Instagram jvillafranco17, zahuiym