La Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México había informado desde ayer que el conductor Villuendas Adame pagó  377 mil 450 pesos, por concepto de indemnización de muerte a las víctimas indirectas, además de 36 mil 480 pesos por reparación del daño en su aspecto moral y 20 mil 205 pesos por gastos funerarios, pagó que le otorgó hoy su libertad condicional.

Ciudad de México, 23 de julio (SinEmbargo).– El conductor de un BMW que causó la muerte de cuatro personas en 2017 luego de chocar en Paseo de la Reforma, en la Ciudad de México, obtuvo hoy su libertad condicional.

Carlos Salomón Villuendas Adame pagó cada una de las indemnizaciones correspondientes a los daños, por lo que hoy, luego de una audiencia que duró varias horas, un juez de control le otorgó la libertad condicional.

Medios nacionales reportaron que Salomón Villuendas no tendrá derecho de salir de su casa y portará un brazalete de localización. Por su parte, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México tendrá tres días para apelar la sentencia.

Ayer, a través de un comunicado, la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) informó que el sentenciado cubrió por cada uno de los agravios, la suma de 377 mil 450 pesos, por concepto de indemnización de muerte a las víctimas indirectas, además de 36 mil 480 pesos por reparación del daño en su aspecto moral y 20 mil 205 pesos por gastos funerarios.

El 6 de abril de 2017 el conductor del BMW que se estrelló en Paseo de la Reforma compareció en el juzgado de Doctor Lavista. Foto: Armando Monroy, Cuartoscuro.

Asimismo, la dependencia capitalina señaló que Villuendas Adame, durante una audiencia, había solicitado a un juez la libertad condicional; empero, se difirió para que la defensa justifique la petición.

El 31 de marzo de 2017 Carlos Salomón Villuendas Adame ocasionó la muerte de Karla, Ivonne, Luis Fernando y Carlos Roberto al chocar su BMW sobre Paseo de la Reforma. Por dichas muertes el 23 de enero de 2018 el conductor fue declarado legalmente culpable de homicidio culposo.

Durante la audiencia de vinculación a proceso, el Ministerio Público enumeró más de 35 datos en contra del acusado, entre fotografías, dictámenes forenses y entrevistas.

Semanas después de los hechos, Miguel Guzmán Negrete, director de Seguridad Vial de Cesvi México, explicó que en el choque del BMW incidieron distintos factores: humanos, del vehículo y del entorno vial: “el BMW circulaba a 180 kilómetros por hora y chocó a 176 kilómetros por hora contra un poste, generándose altas desaceleraciones en el vehículo y en el cuerpo de los tripulantes de la unidad”.

Chocar a 176 kilómetros contra un objeto rígido es igual que haber caído desde la parte más alta del World Trade Center de la Ciudad de México”, dijo. Además refirió que no se requieren altas velocidades para lesionarse gravemente.

Carlos Salomón fue sentenciado a nueve años y seis meses. Fue acusado de conducir en exceso de velocidad y en estado etílico. Aquella ocasión, el automóvil quedó partido a la mitad y los cuerpos de las personas fallecidas, esparcidos en el asfalto.

Villuendas pagó la reparación del daño moral a los familiares de tres de las cuatro víctimas, debido a que los parientes del cuarto acaecido otorgó el perdón.