La ley que se tramita anularía los comicios del pasado 20 de octubre e incluiría una serie de excepciones a la normativa electoral para acelerar la convocatoria a las urnas, empezando por el nombramiento de forma más rápida de un nuevo órgano electoral.

La Paz, 23 nov (EFE).- El Parlamento de Bolivia tramita este sábado una ley de urgencia para agilizar la convocatoria de nuevas elecciones, para cuya aprobación se busca un consenso entre la mayoría del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales y la oposición de la que surgió la Presidenta interina Jeanine Áñez.

El texto fue aprobado este sábado en el Senado, para remitirlo a la Cámara de Diputados, que tiene convocada una sesión también este sábado.

TEXTO DE CONSENSO

La redacción surgió de un acuerdo entre el MAS y los partidos de oposición, Unidad Demócrata, del que era Senadora Áñez antes de asumir la presidencia provisional, y el Partido Demócrata Cristiano.

El MAS habría presentado una propuesta, que incluso proponía el 12 de enero de 2020 como fecha de las elecciones, y el Gobierno provisional otra, que insistía en que se respete el límite constitucional de dos mandatos seguidos para habilitar candidaturas.

La ley que se tramita anularía los comicios del pasado 20 de octubre e incluiría una serie de excepciones a la normativa electoral para acelerar la convocatoria a las urnas, empezando por el nombramiento de forma más rápida de un nuevo órgano electoral.

De acuerdo con el texto en debate, ese nuevo órgano convocaría elecciones en un máximo de dos días una vez que tome posesión, con un nuevo padrón electoral y con las candidaturas que deseen presentarse, sin pasar por primarias.

Uno de los artículos insiste en respetar el límite de dos mandatos, mientras que otro dejaría sin efecto provisionalmente normas sobre primarias y alianzas entre partidos.

A la sesión asisten representantes de organismos como Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos, la Unión Europea y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que están en Bolivia con la misión de facilitar el diálogo en el país.

SIGUE EL TRÁMITE

La Cámara de Senadores aprobó por unanimidad el proyecto de ley, que ahora tiene que tratarlo la de Diputados.

Bolivia lleva sumida en un grave conflicto desde el día después de las elecciones del 20 de octubre, cuando comenzaron las denuncias de un fraude a favor de Evo Morales, que fue proclamado después vencedor para un cuarto mandato consecutivo.

La oposición concurrió a esos comicios aunque consideraba ilegal la candidatura de Morales por incumplir el límite de dos periodos seguidos, pero estaba avalado por el órgano electoral de entonces, que luego terminó procesado por el supuesto fraude.

El pasado 10 de noviembre la Organización de Estados Americanos advirtió en un informe graves irregularidades en los comicios y Evo Morales anunció su renuncia, forzado por las Fuerzas Armadas, para al día siguiente salir a México, donde está asilado.

La renuncia es calificada de “golpe de Estado” por varios Gobiernos y políticos latinoamericanos.

Otros países han reconocido al Ejecutivo interino de Jeanine Áñez, que asumió el poder el pasado 12 de noviembre, y parte de la comunidad internacional ha instado al diálogo sin pronunciarse sobre la crisis política.