Campesinos de 27 comunidades denuncian que la fumigación daña sus cultivos de tomate y aguacate, contaminan el río “y nos dejan sin nada para sobrevivir”. Que destruyan plantíos ilegales por tierra, señalan y reprochan que se rompió un acuerdo con el Gobierno federal.

Por Lenin Campos

Chilpancingo, 23 de enero (ElSur).- Vecinos de la sierra de Heliodoro Castillo (Tlacotepec) lanzaron piedras y cohetes a dos helicópteros del Ejército en protesta contra la fumigación de sus plantas de amapola, y exigieron a las autoridades federales que las destruyan por tierra.

El lunes campesinos de 27 comunidades de ese municipio acudieron a la población de Chilpancinguito, a donde llegaron los helicópteros, su intención era hablar con los militares y pedirles que ya no fumigaran sus parcelas.

Vía telefónica informaron que desde hace una semana, “llegó mucho gobierno (militares) y helicópteros a destrozar las plantas” y la población está enojada “porque ese no era el acuerdo”.

El representante de 27 pueblos de la sierra de Tlacotepec expuso que “intentaron hablar con los militares para explicarles que no quieren tener roces o discusiones ya más grandes con ellos, pero que nos respeten. Les dijimos que nosotros como campesinos también tenemos necesidades, tenemos familia que mantener, a ellos bien que les están pagando sus quincenas, les dan aguinaldo y a nosotros ¿qué nos dan?”.

#ElSurInstante Lanzan piedras pobladores de la sierra a helicópteros del Ejército contra la fumigación de amapolaMás información: https://bit.ly/36fLtpVEl lunes campesinos de 27 comunidades de ese municipio acudieron a la población de Chilpancinguito, porque ahí llegaron los helicópteros, para hablar con los militares y pedirles que ya no fumigaran sus parcelas.

Posted by El Sur periódico de Guerrero on Wednesday, January 22, 2020

Los pobladores compartieron como prueba un video grabado el día lunes cerca de la comunidad de Chilpancinguito y Los Sauces, donde se observa a un hombre cruzar el río e intentar hablar con los militares que aterrizaron dos helicópteros.

“Queremos dialogar, no se vayan” se escucha que grita uno, la persona que graba el video se agacha como para tomar una piedra y se oyen gritos de otros pobladores, los helicópteros vuelan y se van del lugar.

Los pobladores denunciaron que “aparte de la amapola fumigan sus cosechas de tomate y aguacate, contaminan el río y nos dejan sin nada para sobrevivir, queremos que vengan y lo hagan por tierra, porque hay parcelas donde la gente siembra lo que se va comer”.

Además, revelaron que desde hace una semana muchos campesinos acuden a sus parcelas para aventarles cohetes a los helicópteros y evitar que bajen a rociar el líquido con el que fumigan.

Los amapoleros pidieron al presidente Andrés Manuel López Obrador su intervención y que el delegado estatal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros suba a las comunidades como prometió.

“Dijo que vendría, desde el mes de noviembre prometió una reunión y es hora que no sabemos nada, nosotros estamos por cambiar la siembra de enervantes pero necesitamos proyectos del campo, becas y apoyos para salir de esta crisis” pidió el representante.

Las comunidades afectadas son Chicahuales, Los Hoyos, Filo del Águila, El Derrumbe, Buena Vista, Los Lavaderos, El Amate, Margaritas, Parrales, Los Capulines, Primaverita, La Primavera, El Frío, Santa Elena, Otatlán, Pandoloma, El Durazno, Pueblo Viejo, Tejamil, Las Juntas, Campo Morado, Chilpancinguito, La Cueva de Guerrero, Renacimiento, La Aurora, Agua Zarca y Puerto del Gallo.

Desde hace varios meses los campesinos han pedido a las autoridades que no fumiguen sus parcelas de amapola y que les envíen proyectos para el campo, para dejar la siembra de enervantes.

En esta zona de la sierra el precio del kilo de la goma alcanza un valor de 3 mil pesos, que es muy bajo, lo que ha provocado una crisis económica en la zona y la migración de cientos de personas a otras partes del país y a los Estados Unidos.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE EL SUR. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.