Los fallecidos en la pandemia de COVID-19 en todo el mundo subieron hoy a 2.1 millones, 15 mil 800 de ellos registrados en la última jornada, y el continente americano está a punto de superar la barrera del millón de muertos. 

-Con información de Laura Barros, de la agencia EFE. 

París/Nueva York, 24 de enero (EFE).- El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, aseguró este domingo que los laboratorios mantendrán el calendario inicial de entregas de vacunas en la Unión Europea a partir del 25 de enero, después de que Bruselas interviniera para que se respetaran los contratos.

“Vamos a hacer que se respeten los contratos que han sido validados por las farmacéuticas y nos comprometemos a que haya transparencia utilizando todos los medios jurídicos de los que disponemos”, dijo Michel en la emisora francesa Europe 1.

El presidente del Consejo Europeo insistió en que desde Bruselas han tenido que “pelear y dar un golpe sobre la mesa”, para pedir claridad sobre las razones por las que se han anunciado retrasos. Y han pedido también a las empresas que hablen con transparencia de las razones por las que a veces han podido tener dificultades en la cadena de producción.

“Cuando se han anunciado retrasos, por ejemplo en el caso de Pfizer, actuamos con firmeza, dimos un golpe sobre la mesa y finalmente los retrasos de varias semanas se han reducido a ralentizaciones en la entrega”, añadió.

Michel indicó que ha solicitado a la Agencia Europea del Medicamento que se pronuncie con claridad y con argumentos científicos sobre el número de dosis disponibles por frasco, que según el laboratorio Pfizer se limita a cinco aunque las autoridades sanitarias consideran que hay seis, lo que ha permitido equilibrar el retraso.

“Es necesario que en toda Europa tengamos la misma interpretación”, instó Michel.

Millones aguardan por las vacunas. Foto: EFE.

BIDEN Y LA PANDEMIA 

El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se ha estrenado al frente de la Casa Blanca con un interés especial en la lucha contra la pandemia, que ha impactado con fuerza a la primera potencia mundial, mientras diversos centros sanitarios en el país alertan sobre el escaso inventario de vacunas.

Biden, que el miércoles juró al cargo en una ceremonia marcada por la seguridad y un público reducido para evitar la propagación de la COVID-19, dedicó su primer día en el Despacho Oval a la enfermedad que desde enero del año pasado, cuando se conoció el primer caso en el país, se ha cobrado más de 400 mil vidas en Estados Unidos.

En lo que supone un quiebre con la política de su antecesor, Donald Trump, quien minimizó la amenaza del virus y dio prioridad a la economía, Biden ha dicho que enfrenta una “tarea de tiempos de guerra”, que ha dejado más muertes en el país que las de estadounidenses caídos durante la Segunda Guerra Mundial.

Según el conteo independiente de la Universidad John Hopkins, Estados Unidos contabilizaba este sábado unos 24,9 millones de contagiados y más de 416 mil fallecidos.

Miles de contagios se registran cada día. Foto: EFE.

DOSIS, UN BIEN ESCASO

Y aunque Biden ha prometido que Estados Unidos administrará 100 millones de dosis de la vacuna en sus 100 primeros días en el poder, el estado y la ciudad de Nueva York, que el año pasado llegó a ser el epicentro de la pandemia, debieron cerrar 15 centros de vacunación después de que se agotaran las dosis.

“En el momento en que lleguen las vacunas, nuestro objetivo es ponerlas en los brazos (de la gente) lo antes posible”, aseguró hoy el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, al anticipar que se ampliarán los puntos de vacunación para abarcar principalmente a las comunidades negras y latinas, las más afectadas por la COVID.

Cuomo admitió, sin embargo, que “250 mil 400 dosis por semana no es suficiente” para ese estado, donde hasta ahora más de un millón de personas han recibido su primera dosis de la vacuna.

El diario The New York Times reveló este sábado que centros sanitarios a lo largo del país han tenido que cancelar miles de citas para suministrar la vacuna ante la escasez de dosis.

La situación es especialmente grave en Texas, que tiene un promedio de alrededor de 20 mil nuevos casos al día, lo que genera preocupaciones sobre si los funcionarios de salud podrán frenar la propagación cuando no puedan conseguir las vacunas que necesitan desesperadamente para hacerlo, apuntó el rotativo.

Joe Biden. Foto: EFE.

Según la versión periodística, un hospital de la ciudad de Beaufort (Carolina del Sur) canceló 6 mil citas para vacunas después de recibir solo 450 de las dosis que esperaba.

La escena se repitió en Hawái, donde un hospital canceló 5 mil citas de primera dosis y decidió poner en espera 15.000 solicitudes de vacunas-

En San Francisco -cuyo estado, California, acumula la mayor cantidad de contagios en el país, con más de 3 millones de positivos- se ha reducido el ritmo de asignación de citas por temor a que no dispongan de suficientes dosis.

La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, ordenó a partir de este sábado a todas las entidades que están vacunando que publiquen diariamente los detalles del proceso y del escaso inventario de vacunas en el condado, el de mayor incidencia en el estado de Florida.

La funcionaria dijo que la idea es que todos los residentes mayores de 65 años tengan acceso “equitativo” a las vacunas frente a denuncias de privilegios en las zonas más adineradas de la ciudad.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, reiteró hoy que el estado “se aproxima” al millón de vacunados entre los mayores de 65 años, rectificando de nuevo una declaración suya de este viernes que daba por cumplida esta meta.

CENTROS EN NY 

El Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció el sábado la ampliación de centros de vacunación a través del estado que espera que impacten a comunidades negras y latinas, las más afectadas por la pandemia.

El anuncio llega luego de que el estado y la ciudad homónima agotaran todas sus vacunas y se cerraran 15 centros, y no será hasta principios de la próxima semana que se espera llegue el nuevo envío de 250.400 dosis.

“En el momento en que lleguen las vacunas, nuestro objetivo es ponerlas en los brazos (de la gente) lo antes posible”, dijo y aseguró que “250.400 dosis por semana no es suficiente”.

Hasta ahora, más de un millón de personas en el estado han recibido su primera dosis de la vacuna.

Otros estados están afrontando también la escasez de vacunas, lo que ha obligado a los centros sanitarios a cancelar miles de citas.

Los centros de vacunación. Foto: EFE.

Cuomo exhortó a los neoyorquinos a confiar en la vacuna, a no subestimar al virus al recordar que 144 personas murieron en este estado el viernes debido a la pandemia.

“Si bajamos la guardia, el virus crecerá y nos derrotará”, advirtió durante una conferencia de prensa en la que anunció que se expandirán sitios de vacunación a los 33 centros para ancianos bajo la Autoridad de Vivienda pública de la ciudad de Nueva York, a otros complejos de viviendas, más de 300 iglesias y centros culturales.

Indicó además que la tasa de positivo en el estado es de 5,26 % mientras que en la ciudad es de 5,71 %.

Un total de 8.802 pacientes permanecían hoy en hospitales debido a la pandemia, 44 menos que el viernes.

Recordó que la comunidad negra ha sido dos veces más afectada por la COVID que los blancos y la latina, 1,5 veces más.

De acuerdo con Cuomo, las tasas de muertes en estas comunidades son más altas porque por años ha persistido el racismo y la discriminación en el sistema de salud.

“Hemos visto grandes disparidades en el sistema de salud y es por eso que mueren. Es un hecho”, afirmó el demócrata para luego destacar que la vacuna salvará vidas.

“Cuando las comunidades negra y latina tenían altos porcentajes de muerte, tenían menos acceso a las pruebas” contrario a los ricos, comentó.

La pandemia “ha creado una dinámica diferente en este país: yo lo llamo marea baja en Estados Unidos” lo que ha permitido ver en el fondo “el racismo, la discriminación y la desigualdad”, aseguró el gobernador.

“La COVID sólo ha exacerbado ese problema. El hecho innegable es que ha matado a las comunidades negras y latinas a un ritmo más alto que la comunidad blanca”, sostuvo.

“Entiendo que existe un nivel de escepticismo sobre la vacuna dada la forma en que fue manejada por la Administración (federal) anterior, pero es por eso que Nueva York hizo su propia revisión”, indicó al insistir a los neoyorquinos que es segura y que deben vacunarse.

LOS CONTAGIOS 

Los fallecidos en la pandemia de COVID-19 en todo el mundo subieron hoy a 2.1 millones, 15 mil 800 de ellos registrados en la última jornada, y el continente americano está a punto de superar la barrera del millón de muertos (999 mil 894 a día de hoy), según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La gráfica mundial de muertes diarias sigue al alza y en los peores niveles en más de un año de pandemia, aunque la de casos por jornada parece descender significativamente, con 600 mil contagios globales en las últimas 24 horas y un acumulado de 97,2 millones.

También sigue el descenso de casos diarios en las regiones más afectadas: América, con 43 millones de positivos acumulados, y Europa, con 31 millones.

Europa ha rebasado la barrera de los 700.000 muertos y también muestra una tendencia ascendente en fallecimientos diarios, aunque con una curva menos pronunciada que la de América, donde la subida del indicador es continuada desde principios de noviembre.

En los datos nacionales, Estados Unidos está a punto de alcanzar los 25 millones de casos, más de la cuarta parte del total mundial, mientras que la India ha notificado 10,6 millones de contagios, Brasil 8,7 millones y Rusia 3,6 millones.

Se sitúan a continuación Reino Unido (3,5 millones de casos), Francia (2,9 millones), España (2,4 millones) e Italia (2,4 millones).

En los últimos días España fue el país que mostró una curva más ascendente de entre los más afectados por números absolutos, y aunque sus cifras han descendido ligeramente en los últimos días habrá que esperar para confirmar si se ha superado o no este tercer pico de contagios.

Los pacientes recuperados en el planeta superan los 71 millones, y de los casi 26 millones de pacientes activos un 0,4 por ciento (110.000) se encuentran en estado grave o crítico.