México, 24 Nov. (Notimex).- Jorge Benejam, académico del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana, consideró que la iniciativa del presidente Felipe Calderón Hinojosa para modificar el nombre del país a México es un último intento del Ejecutivo para detonar el debate y la discusión al respecto.

En entrevista el especialista destacó que el mandatario intenta decir que “dejemos de ser ingenuos y reconozcamos que nuestro país se llama México aquí y en China, literalmente”.

“Si nosotros como sociedad nos reconocemos con el nombre de México, si en el ámbito internacional nos conocen como México, qué necesidad tenemos de mantener una dualidad, un divorcio entre lo que dice la Constitución con lo que nos identifica en el mundo”, sentenció.

“Seamos congruentes, unifiquemos los conceptos y cambiemos el nombre para que sea el nombre con el que todo el mundo nos reconoce. Creo que es un poquito por dónde va la iniciativa del Presidente”, aseveró.

Sobre el hecho de que Calderón Hinojosa enviara la iniciativa unos días antes de terminar su sexenio, cuando un tema así debe discutirse de manera amplia, mencionó que “es en el último momento en el que piensa que no tiene nada más que dar, porque está entregando el gobierno, nada que perder políticamente y es algo en lo que cree”.

El presidente Felipe Calderón sabe que el hecho de que lo envíe no significa que se va a aprobar. De hecho, la historia ha señalado que no se han aprobado los intentos en ese sentido, “pero por lo menos sabe que se va a desatar el debate en las cámaras para que ellos decidan lo que ellos quieran”.

Pero él, indicó, no se quedó con las ganas de haber hecho lo que creía que era correcto.

Benejam Gallástegui dudó que sea aprobada pronto porque no es una reforma constitucional que tenga tanta importancia o sea de tanta urgencia como otro tipo de reformas constitucionales que han estado pendientes y que han tenido cualquier cantidad de iniciativas y que ahí siguen.

Mencionó entre ellas están la reelección inmediata de diputados y senadores, la revocación de mandato, quitar el fuero, ese otro tipo de reformas que tienen un poco más de aplicación práctica y sentido de urgencia.

La iniciativa del presidente, expuso, “la veo un poco más con un sentido de identidad nacional. Es un tema más de sentimiento nacional y de decir nosotros somos México tal cual, y no somos una copia de Estados Unidos”.

“Ello porque al final del día el nombre sigue emulando una copia que se originó hace muchísimos, cuando el Constituyente originario tuvo que voltear a ver el ejercicio constitucional que había hecho el vecino del norte para efectos de otorgar la Constitución mexicana”.

Por Jacqueline Ramos