Roni no logró aguantar la condena en un mismo día, ya que colapsó a los 52 latigazos por lo que tuvo que ser valorado por los médicos.

Ciudad de México, 25 septiembre (SinEmbargo).- Roni “N” acusado de abuso sexual contra menores de edad en Banda Aceh, Indonesia, fue sentenciado a recibir 169 azotes con un bastón de mimbre.

Tras ser hallado culpable, las leyes de la Sharia (Ley islámica que incorpora castigos corporales) de la provincia determinaron el castigo, el acusado pasó 6 meses en prisión para reducir su condena inicial de 175 azotes.

Roni no logró aguantar la condena en un mismo día, ya que colapsó a los 52 latigazos por lo que tuvo que ser valorado por los médicos quienes localizaron grandes ampollas en la parte derecha de su espalda por lo que sugirieron aplazar el resto para cuando se recupere.

“De continuar con los azotes se corría el riesgo de que los vasos sanguíneos pudieran estallar y provocar un sangrado”, afirmó uno de los médicos.

Banda Aceh es la provincia más conservadora de Indonesia y la única que basa su sistema legal en la Ley Sharia con la que no solo se castigan delitos, sino actividades como beber, tener una aventura amorosa o el ser homosexual.