El cateo se realizó durante el pasado fin de semana luego de que varios vecinos de la colonia reportaran aglomeraciones y mucho ruido.

Ciudad de México, 26 de enero (SinEmbargo).– Un bar que operaba clandestinamente en Pachuca, Hidalgo, fue clausurado por policías municipales de la entidad, pues a pesar del Semáforo Rojo, se mantenía dando servicio durante todo el día.

De acuerdo con los reportes, las autoridades acudieron a realizar un operativo en una tienda de abarrotes y licores, pues varios vecinos ya habían reportado el lugar.

Cuando los agentes de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la capital hidalguense arribaron a la supuesta tienda, ubicada en la colonia Puerta de Hierro, catearon el lugar y se percataron de que había un refrigerador “sospechoso”.

Al momento de analizar abrir el electrodoméstico, se percataron que en realidad se trataba de una “puerta secreta” que conducía a otra habitación.

Por medio de ésta, los asistentes ingresaban a la parte trasera del bar clandestino, el cual se encontraba operando al momento del cateo.

La Policía de Pachuca desalojó a al menos 25 jóvenes que se encontraban en el lugar ingiriendo bebidas alcohólicas, consumiendo algunas botanas y bailando sin respetar la sana distancia o el uso del cubrebocas.

Las autoridades desalojaron el lugar y colocaron sellos de clausura tanto por la fachada frontal como por la parte trasera del lugar.

Se desconoce si implicará una sanción mayor para los dueños del lugar.

En Pachuca se prohibió la venta de bebidas alcohólicas y la apertura de antros, bares, cantinas y centros nocturnos, desde hace varias semanas, debido al incremento de casos COVID-19.