En Países Bajos, España e Italia, científicos han iniciado el rastreo de COVID-19 en aguas residuales. Incluso ayer, científicos de Barcelona informaron que el coronavirus ya estaba en España un año antes de que estallara la pandemia.

Ciudad de México, 27 de junio (SinEmbargo).- Especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) solicitaron a las autoridades contar con un sistema de vigilancia, revisión y monitoreo de aguas residuales, a fin de contar con información temprana sobre la presencia de patógenos como el SARS-CoV-2 en el país.

Los expertos detallaron que esta red permitiría alertar de manera temprana al sistema de salud y a la población sobre virus como el que origina la COVID-19.

La vigilancia para detectar organismos patógenos en el agua residual puede ser una alerta temprana, pues permitiría saber qué desechamos al entorno, enfatizó la integrante del Laboratorio del Laboratorio Nacional de Ciencias de la Sostenibilidad (Lancis), Marisa Mazari.

A este llamado se sumó la también integrante del Lancis, Ana Cecilia Espinosa García, y el académico del Instituto de Ingeniería, Adalberto Loyola.

Mazare detalló que en México se ha comenzado a hacer un esfuerzo en este sentido, a través de un grupo del Instituto de Ingeniería en Juriquilla, Querétaro; en el Tecnológico de Monterrey y la Universidad Estatal de Arizona con el Sistema de Aguas de la Ciudad de México.

Aguas residuales. Imagen: Captura de pantalla.

A la par, añadió, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ha mostrado interés por aplicar este un estudio similar para detectar la presencia del virus en las aguas residuales.

Por otra parte, Espinosa García detalló que existen estudios que muestran la presencia de virus, como los causantes de la poliomielitis o la hepatitis A, en aguas residuales; estos, añadió, pueden transmitirse a los humanos, si dichas aguas no son tratadas.

“Los microorganismos están presentes en cualquier cuerpo de agua y somos responsables de monitorear los que nos hacen daño para evitar brotes epidemiológicos. Se debe insistir para que el monitoreo sea incluido en la norma oficial en la materia, y que ésta se cumpla”, remarcó.

Mientas Noyola destacó que el país cuenta con la infraestructura suficiente para monitorear la calidad del agua, aunque, dijo, falta capacitación para sustentar el muestreo y análisis de la aguas.

“Se deben destinar recursos y consolidar las campañas de monitoreo para tomar mejores decisiones en materia de salud pública. La inversión sería poca si se compara con lo que se invertiría en el caso de no hacerlo”, concluyó.

LOS RASTREOS EN EUROPA

En Países Bajos, España e Italia, científicos han iniciado el rastreo de COVID-19 en aguas residuales. Incluso ayer, científicos de Barcelona informaron que el coronavirus ya estaba en España un año antes de que estallara la pandemia.

Según un estudio de la Universidad de Barcelona (UB) que ha detectado el SARS-CoV-2 en muestras de aguas residuales recogidas en esa ciudad española el 12 de marzo de 2019.

El resultado de la investigación probaría que la infección circulaba en España mucho antes de que se tuviera constancia, según un comunicado difundido por la UB este viernes. El Gobierno español declaró el estado de alarma el 14 de marzo pasado y aprobó medidas severas para restringir el movimiento de la población y las actividades sociales y económicas para contener el contagio.

Los expertos de la UB estudiaron semanalmente muestras obtenidas de dos plantas de tratamiento de aguas residuales de la capital regional de Cataluña, bajo la premisa de que existen grandes cantidades de genoma de coronavirus en las heces.

“Los niveles del genoma SARS-CoV-2 coincidieron claramente con la evolución de los casos de COVID-19 en la población”, explicó el coordinador del trabajo, Albert Bosch.