San José, 28 jun (dpa) – La zona atlántica de Costa Rica se mantenía hoy en alerta máxima a raíz de las fuertes lluvias caídas en los últimos dos días, lo que obligó a la evacuación de más de 400 personas en la caribeña provincia de Limón y comunidades aledañas.

Las precipitaciones, provocadas por un sistema de baja presión, castigan a decenas de comunidades de Limón, donde están las principales terminales portuarias del país, Sarapiquí y Turrialba.

El paso hacia la ciudad de Limón, por la carretera principal que comunica la capital con la provincia portuaria, se encuentra interrumpido desde hace varios días debido a derrumbes en la vía.

La estatal Comisión Nacional de Emegencias declaró alerta roja la víspera, al empeorar las condiciones climatológicas.