La designación de Luis Enrique Miranda Nava al frente de la Sedesol, el tercer titular de ese ramo en la administración de Enrique Peña Nieto, despertó una oleada de críticas sobre la capacidad que tendría para frenar el aumento de la pobreza que se ha hecho notorio en los últimos años. Su nombramiento tampoco pasa de largo frente a lo que se viene: las elecciones de 2017 en el Estado de México y las presidenciales de 2018. Llegó el 7 de septiembre a la Sedesol y desde entonces su actuar ha sido visto como el de un operador político de EPN, a quien acompaña desde sus inicios políticos en el Estado de México. La semana pasada tuvo su primera comparecencia frente a Diputados. Miranda se mostró nervioso al responder a los cuestionamientos; no dejó de frotarse las manos mientras hablaba. Tuvo errores de conceptos y de cifras y a la Diputada de Morena, Araceli Damián, le contestó: “Me faltó estudiar psiquiatría para entenderla a usted”.

Ciudad de México, 29 de noviembre (SinEmbargo).– Quizá las palabras que el titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Luis Enrique Miranda Nava, dijo a la Diputada del Movimiento de Regeneración Nación (Morena), Araceli Damián González, el pasado 23 de noviembre, tuvieron más eco al ser pronunciadas en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer. El funcionario público le respondió a sus cuestionamientos y al final agregó: “Me faltó estudiar psiquiatría para entenderla a usted”.

En entrevista con SinEmbargo, la Diputada federal consideró que la actitud de Miranda Nava, sus errores y sus juicios, evidenciaron la importancia que el Ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto, le otorga al combate y erradicación de la pobreza en México.

Luego de tres meses al frente de la Sedesol, considera a Miranda como la cara del nuevo y el viejo PRI: “déspota, grosero, fuera de toda ubicación en torno de los papeles que a cada persona le tocan”.

A Miranda Nava, las críticas le dieron la bienvenida. Los partidos de oposición lo señalaron como un operador político que vería en los programas sociales una herramienta para los procesos electorales venideros. Por el origen de su carrera política, su llegada a la Sedesol puso en la mira el proceso electoral de 2017 del Estado de México, entidad en la que trabajo para Arturo Montiel Rojas y luego para Enrique Peña Nieto, como Coordinador de Asuntos Jurídicos. Ya este como Presidente, Miranda ocupó el puesto de Subsecretario de Gobierno; estuvo a cargo de las negociaciones con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), hasta llegar a la Sedesol, lugar que pone en sus manos a más de 25 millones de personas beneficiarias de los programas sociales, las de más bajos recursos del país.

Luis Enrique Miranda actualmente trabaja sobre la nada, ya que justo este año, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), modificó las variables de medición de la pobreza en la Encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH), de tal manera que ya no es comparable con los años anteriores. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), afirmó que no podía hacer la medición de la pobreza con esos cambios.

Frente a los diputados, Miranda negó ser un operador electoral, pero se autodefinió como un operador político: “No soy un operador electoral. Soy un operador político, no vengo a favorecer a un partido determinado de ninguna elección, soy orgullosamente mexiquense, también soy priista, pero antes que nada soy mexicano y también respeto la ley y quiero decirles con toda puntualidad: los programas que están señalados en el marco de desarrollo social están perfectamente auditados, son visibles y es imposible que se les dé un trato de manera electoral”.

Frente a las elecciones de 2017, al secretario se le ve muy seguido en tres entidades clave: Estado de México, Coahuila y Nayarit y con sus respectivos goebernadores, Eruviel Ávila, Rubén Moreira, y Roberto Sandoval.

Información recabada por SinEmbargo, señala que de esas 18 entidades, 14 están gobernadas por el PRI. Todo en dos meses. Entrega despensas, cheques, apoyos para pisos, techos y lleva noticias sobre los programas sociales que no han reducido la pobreza en años, como Prospera y la Cruzada contra el hambre.

LAS ELECCIONES EN LA MIRA

–¿Cómo definiría a Luis Enrique Miranda Nava con base en los meses que lleva enfrente de Sedesol y luego de la comparecencia ante diputados?

–Miranda se define a sí mismo como un operador político de Peña Nieto. Y no sólo eso: es también un operador electoral y el riesgo de que una persona así ocupe la titularidad de la Secretaría de Desarrollo Social es que los programas sociales, aún con todo y que tienen reglas de operación y que hay una normatividad para no hacer uso electoral de éstos, Miranda se anda paseando por toda la República y promoviendo estos actos como logros de su partido con fines electorales. Ha mostrado claros indicios de que así pretende hacerlo. Además de ser una persona muy poco preparada, soberbia y sin ningún interés por el tema que le atañe.

–Durante la comparecencia, ¿nerviosismo o desconocimiento del tema?

–Por un lado creo que el señor no tiene el oficio político. Por el otro, hay un desdén por el Legislativo, un desprecio por el trabajo republicano. Nosotros lo hicimos en el marco de una obligación Constitucional; los Legisladores tenemos la atribución de poder señalar problemas al Ejecutivo y llamarlo a rendir cuentas. El señor no está acostumbrado a que le exijan que haga bien su trabajo, además que no se considera ni él mismo como parte de un Gabinete del Ejecutivo federal. Como poderes distintos tenemos que trabajar con respeto mutuo y con claridad de cuáles son nuestras funciones.

–Justo en el año en que se eliminó la medición de la pobreza llegó Miranda Nava a la Sedesol. ¿Cuál es el mensaje que envía esta situación en la que no hay números de pobreza y Miranda tiene en sus manos un padrón de más de 25 millones de beneficiarios?

–En el PRI tienen mucha preocupación porque saben que van a perder en 2018. El punto es que quieren asegurar estados clave como el Estado de México y Coahuila, en los que vienen elecciones en 2017. Los gobernadores de Coahuila tienen mucha cola que les pisen. Mucho ha salido sobre desvío de recursos, acusaciones a nivel internacional y aquí la Auditoría Superior de la Federación ha hecho señalamientos. El Estado de México es bastión de este grupo en el poder y quieren conservarlo porque al final se trata de una cantidad de recursos que ellos pueden utilizar de forma discrecional y a veces, poco transparente del mismo. No me parece correcto que hayan puesto a Miranda en la Sedesol porque sí tiene en sus manos una cantidad de dinero enorme con el Prospera. Son 25 millones de personas que lo reciben, 6 millones de hogares. Es realmente preocupante porque además va a las plazas y ofrece la afiliación al programa cuando éste tiene reglas de operación y no puede andas cualquier funcionario ofreciendo lo que no le corresponde.

EL MODELO ESTÁ AGOTADO

Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

Los legisladores de Morena, dijo Araceli Damián, insistirán en pedir la renuncia de Miranda Nava, por el mal uso de los programas sociales y la falta de preparación del titular de la Sedesol. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

–Pero parece que este modelo no se agota, el de ir a los pueblos y entregar tarjetas y despensas. ¿Qué debe pasar para que la política de desarrollo social comience a dar un giro?

–Los gobiernos, no sólo los priistas, también los panistas, no lograron sentar las bases para un desarrollo económico y social aceptable. Necesitamos no una política de desarrollo social de dádivas, sino una política económica en donde se generen más empleos, mejore el nivel salarial y se den los servicios públicos. Pero no. Están destruyendo el IMSS, el ISSSTE, todos los servicios. Por otro lado, mantienen a la población en un estado de pobreza, de necesidad y eso hace muy susceptible a la gente. Yo quiero pedirle a la población que reflexione un poco, porque una despensa o un programa nos va costar muy caro; porque eso representa seguir recibiendo bajos salarios, falta de empleo y de oportunidades para los jóvenes.

–Miranda negó que durante la administración de Enrique Peña Nieto se habían generado nuevos pobres. Pero según la última cifra, se añadieron 2 millones más de 2012 a 2014. Por el factor ingreso, la tendencia indica que la pobreza sigue aumentando. ¿Con estas condiciones de vida la gente permitirá que este modelo continúe?

–Pues se necesita una transformación de conciencias para que ese modelo siga funcionando. La pobreza sí ha aumentado y la última Encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH), fue modificada de tal manera que ya no es comparable con los años anteriores. No se tienen datos de 2015 y llama la atención que en un momento en el que se tiene que evaluar cómo ha funcionado la administración de Peña Nieto, el Inegi haya producido una encuesta con la que Coneval no pudo estimar las nuevas cifras de pobreza. Es necesario que haya políticos distintos. La gente vota por el mismo partido porque cree que perderá el Prospera o algún otro tipo de apoyo, pero no saben que los programas no son de los partidos, sino de los gobiernos. Eso debería darle cierta certeza a la gente de que no porque el partido en el poder cambie se acaban los apoyos.

–Regresando al tema de Miranda Nava, ¿cuál es la exigencia de parte del Grupo Parlamentario de Morena?

–La Coordinadora del Grupo Parlamentario de Morena ya solicitó a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, que turne a la junta de Coordinación Política, una carta solicitando a Peña Nieto, evalúe la pertinencia de que Miranda Nava siga en funciones, dado que mostró una ineptitud y un desdén por los problemas de la pobreza en nuestro país. Sería muy importante que saliera esa carta. Sería inédito que la Cámara de Diputados enviara un extrañamiento por lo que hizo Miranda. Espero que los partidos políticos, incluyendo el PRI, que ya se manifestó en contra de las expresiones de Miranda, suscriban esa carta. La renuncia la seguiremos pidiendo desde Morena y por todos los que estemos preocupados por el mal uso y la falta de los programas sociales y la falta de experiencia y de preparación de Miranda hacia el cargo que tiene que desempeñar.

–¿Miranda es la cara del nuevo PRI?

–Es la cara del nuevo y el viejo PRI. Considero que hubo un tiempo en el que el priismo al menos tenía tecnócratas educados en los temas que atañen a la vida nacional, pero ahora es solo el compadrazgo. Es lamentable cómo se ha deteriorado hasta el mismo partido en el poder y esto se conjuga con la violencia. La actitud del Secretario hacia mí como persona, como Legisladora, muestra este nuevo PRI déspota, grosero, fuera de toda ubicación en torno de los papeles que a cada persona le tocan y no me quiero imaginar cómo se comportará Miranda con alguien que le reclame, con una mujer que le reclame que la situación en la que vive no es buena.

¿Cómo tratará a sus trabajadores, a ese mundo que lo rodea si así trata al Legislativo?

–Además un funcionario poco transparente. En su declaración patrimonial se limita a dar información sobre su trayectoria académica y profesional, pero no informa sobre sus propiedades, cuentas bancarias ni posibles conflictos de interés.

–No lo ha hecho y ha habido algunas denuncias de que tiene un terreno a nombre de su esposa en la misma donde está la “casa blanca”. Muchos otros priistas tienen posesiones y propiedades a nombre de otras personas. El Secretario debería afrontar las consecuencias de hacer adquisiciones de esa naturaleza.

–¿Los meses que lleva Miranda Nava al frente de la Sedesol proyectan la importancia que el Ejecutivo le da a la atención y erradicación de la pobreza en el país?

–Sí. Lo ve como un medio de ganar elecciones, un medio de manipular a la población y de hacer un uso faccioso de los recursos públicos. Porque a final de cuentas, utilizarlos o aparentar que es el PRI en el poder quien da esos programas y no el Estado mexicano, es verdaderamente un acto de corrupción, ilegítimo.

–En 2012, la fórmula fueron las tarjetas Monex y Soriana, ¿cree que busquen repetir la misma fórmula para las elecciones que vienen?

–Es posible, pero en 2012 el PRI era partido de oposición y lo hicieron con recursos que tenían que conseguir no sé de dónde. Pero hoy son gobierno y va a ser lamentable que utilicen el dinero del pueblo para después ganar elecciones y mantener en la pobreza a la gente como lo hacen El PRI ya no tendrá su candidato de Televisa, porque esta empresa ya no creo que vaya a tener éxito en volver a sacar otro fenómeno Peña Nieto; espero que la ciudadanía se haya dado cuenta de que no sirve para nada votar por el joven guapo y de telenovela, porque mantiene a la gente en la pobreza, con los mismos niveles de violencia y con la economía hecha un desastre. Se ha vendido el territorio nacional a empresa privadas, sus Reformas Estructurales lo único que han logrado es la pérdida de la soberanía de nuestros recursos naturales a favor de los privados, de unos cuantos; de un 1 por ciento que mantiene a las mayorías en la pobreza; para ese 1 por ciento es para el que trabaja Peña Nieto, no para el resto.

–Pero si renuncia Miranda, pondrán a alguien más, el cuarto Secretario en esta administración.

–La ciudadanía tiene que estar muy al pendiente de lo que está sucediendo. Se debe dar cuenta que, por ejemplo, en el Estado de México, la entidad que más le preocupa al PRI, ha habido visitas de nueve secretarios de estado que parece que están en plena campaña electoral, abriendo empresas, inaugurando puentes, aunque estos actos sean sólo un escenario. El teleférico que inauguraron al siguiente día ya estaba descompuesto. La gente ya no debe caer. Los jóvenes viven mucha angustia, no tienen perspectiva. Yo le digo a todos esos hombres y mujeres que tienen hijos y son jóvenes, que ya no permitan que gobierno como el priista, les siga haciendo daño. Votando por la misma persona, por los mismos partidos no vamos a llegar a ningún lado y eso seguirá peor más ahora con Donald Trump en Estados Unidos. Van a regresar muchos mexicanos y no hay empleo, las puertas a la exportación se van a cerrar. Un gobierno como éste no solucionará los problemas de este país.

–Frente al escenario mundial, aquí están concentrados en seguir gobernando estados claves y en ganar las elecciones de 2018.

–Es que quienes nos gobiernan son gente acostumbrada al dinero fácil, a vivir del presupuesto y de la corrupción. Ellos, pase lo que pase, van a seguir viviendo bien , porque tienen dinero, la “casa blanca”, departamentos en Miami, yates. Ellos van a seguir viviendo igual.

–Entonces, el llamado ahora es a la gente.

–Sí, para 2017 en tres estados y 2018 a nivel federal. En el Estado de México, entidad gobernada siempre por el PRI, están los índices más altos de feminicidios, en materia de pobreza están muy mal para el tamaño de su economía, las condiciones de transporte, de vivienda, de los servicios, es pésima. Es importante que la gente piense que sí hay salida. Que se puede abrir la puerta a un cambio.