Hace un año y medio un grupo de 200 empleados del Nacional Monte de Piedad se unió para formar un gremio independiente como consecuencia de la falta de transparencia y democracia que se manejaba en el Sindicato Nacional de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad y de Empresas de Préstamo Prendario, dirigido desde hace 18 años por Mauro Arturo Zayún González.

En los 243 años que tiene el Nacional Monte de Piedad operando como una Institución de Asistencia Privada sin fines de lucro, nunca se había dado una apertura sindical sino hasta marzo de este año cuando oficialmente la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal les entregó la “Toma de Nota”.

Aunque este documento los reconoce como un nuevo sindicato con todos los derechos correspondientes, los trabajadores que lo integran accedieron a contar a este medio sus testimonios sobre la situación laboral que actualmente viven. Las afectaciones que sufren van desde limitarles el salario hasta no permitirles cubrir vacantes disponibles, sólo por el hecho de pertenecer a un gremio minoritario.

Ciudad de México, 29 de septiembre (SinEmbargo).– La semana pasada, el Senado de la República ratificó el Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) con la finalidad de consolidar la libertad y democracia sindical del país. Este avance en materia laboral, celebrado por analistas y activistas, no dejó contentos a algunos de los grandes sindicatos de México, como el del Nacional Monte de Piedad, cuyo líder es acusado por trabajadores de perpetuarse en el poder y frenar las actividades de un nuevo gremio dentro de esa institución de asistencia privada.

Hace un año y medio un grupo de 200 empleados del Nacional Monte de Piedad se unió para formar un gremio independiente como consecuencia de la falta de transparencia y democracia que se manejaba en el Sindicato Nacional de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad y de Empresas de Préstamo Prendario, dirigido desde hace 18 años por Mauro Arturo Zayún González.

Entre las irregularidades que los trabajadores denunciaron estaban que no había una democracia sindical auténtica, pues aunque podían votar y elegir a la directiva del sindicato, el control de los recursos económicos y humanos permanecía en manos del grupo encabezado por el líder Arturo Zayún, quien lleva 32 años ocupando diversos cargos en el gremio, explicaron a SinEmbargo los empleados que decidieron separarse y formar el Sindicato Independiente de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad.

En los 243 años que tiene el Nacional Monte de Piedad operando como una Institución de Asistencia Privada sin fines de lucro, nunca se había dado una apertura sindical sino hasta marzo de este año cuando oficialmente la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal les entrega la “Toma de Nota”.

Aunque este documento oficial los reconoce como un nuevo sindicato con todos los derechos correspondientes, los trabajadores que lo integran denunciaron que a partir de que decidieron separarse del gremio mayoritario han sufrido discriminación laboral por parte de los directivos del Nacional Monte de Piedad, a quienes acusan de negarles las cuotas (que por derecho les corresponden) y permisos correspondientes para que opere su directiva, además de privarlos de cubrir vacantes y no respetar sus prestaciones.

“Yo era una empleada sindicalizada más del gremio mayoritario, pero debido a tantas injusticias, actos de impunidad y muchas preferencias sólo para algunas personas decidí en el mes de abril cambiarme de sindicato ya que al que pertenecía no era la única opción. Me gusto el nuevo proyecto y por propia convicción decidí moverme, pero no contaba con qué el gremio mayoritario quisiera seguir afectándonos, ahora argumentando que son mayoría y nosotros no tenemos los mismos derechos ya que somos minoría”, dijo a SinEmbargo una empleada del Nacional Monte de Piedad de la sucursal 20, ubicada en Guadalajara, Jalisco.

Al líder del Sindicato Nacional de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad y de Empresas de Préstamo Prendario lo acusan de estar al servicio de la administración de la institución de asistencia privada, la cual entrega cada año a ese gremio mayoritario tres millones de pesos para gastos de representación y que queda en manos de Arturo Zayún.

“El sindicato mayoritario recibe de cuotas sindicales unos 3 millones de pesos anuales y aparte de eso le dan tres millones más para gastos de representación y con ese dinero se van en aviones de primera clase, se hospedan en hoteles caros, hacen campañas políticas, les dan dinero a los secretarios de cada estado, tienen un control corporativo”, explicó Víctor Ortega, abogado del Sindicato Independiente de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad.

Los trabajadores señalaron que desde hace años el gremio mayoritario del Nacional Monte de Piedad ha fungido como un sindicato blanco, es decir, los líderes realizan acuerdos con los directivos de la institución afectando los derechos laborales de los agremiados.

“Entre la administración del Monte de Piedad y el sindicato mayoritario hay un acuerdo porque que los gerentes están accediendo a las peticiones como quitarnos horas extras o impedirnos doblete. Eso es algo que no debería de hacer (la institución)”, consideró Jazmín Reynosa, de la sucursal 53 de Cancún, Quintana Roo.

En la imagen, el Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad y de Empresas de Préstamo Prendario, Mauro Arturo Zayún (traje azul), a quien acusan de represión. Foto: Secretaría del Trabajo.

UN NUEVO SINDICATO INQUIETA AL GREMIO MAYORITARIO

Una serie de irregularidades con las que se manejaba la directiva del Sindicato Nacional de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad y de Empresas de Préstamo Prendario, encabezado por Mauro Arturo Zayún González, originó que 200 trabajadores decidieran separarse y formar una nueva representación gremial, una diferente que fuera honesta y que realmente representara sus intereses, narraron empleados de las sucursales de Cancún (Quintana Roo), Guadalajara (Jalisco), Cuernavaca (Morelos) y la Ciudad de México.

“El Sindicato Independiente se forma porque no había manera de que se diera una democracia sindical auténtica, aunque se podía votar y elegir a la directiva, había un control monopólico completo que pasaba por la asignación de recursos humanos y materiales”, detalló Victor Ortega, representante legal del nuevo gremio.

El Sindicato Independiente de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad se formó hace un año y medio, pero la “Toma de Nota” les fue otorgada hasta marzo de este año. Ahora, ya como un sindicato legalmente constituido, los 200 trabajadores agremiados enfrentan una triple lucha: con las autoridades de Gobierno, la administración de la institución y con el gremio que dirige desde hace 18 años Mauro Arturo Zayún González, a quien califican como un “líder charro”.

En México, la mayoría de los sindicatos sirven al Partido Revolucionario Institucional (PRI), que desde 1928 los utiliza, junto con otras herramientas, para mantener el control sobre los trabajadores. Tal es el caso del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, la Confederación de Trabajadores de México (CTM) o la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP).

El Senado de la República ratificó la semana pasada el Convenio 98 de la Organización internacional del Trabajo con el que se puso fin a la imposición de pertenecer a un gremio para laborar en una empresa y los patrones ya no podrán utilizar a los llamados sindicatos blancos para llegar a acuerdos provechosos en donde sólo se beneficiaban los líderes y ellos.

Los trabajadores afiliados al Sindicato Independiente de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad coincidieron en que el Convenio es un paso importante para consolidar la libertad y democracia sindical del país.

“Nosotros estamos luchando para que se nos respete la libertad sindical, ahorita está muy de moda el tema por el Convenio 98 que aprobó el Senado la semana pasada. Ese Convenio es sobre libertad sindical, que prohibe a los patrones bloquear a los sindicatos independientes, que es lo que está haciendo el Monte de Piedad”, puntualizó el abogado Víctor Ortega.

Sin embargo, reconoció que México no está listo para una democracia sindical. “Desde mayo de este año presentamos una demanda para que se otorgarán permisos con goce de sueldo a la directiva del nuevo sindicato, pero la Junta local de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de Mexico no le da entrada. Vamos y nos dicen ‘es que hay línea del jefe de Gobierno (José Ramón Amieva Gálvez) para que no les dé audiencia. Así nos lo dijo la presidenta de la Junta, Margarita Darlene Rojas”, denunció.

En los 243 años que tiene el Nacional Monte de Piedad operando como una Institución de Asistencia Privada sin fines de lucro, nunca se había dado una apertura sindical sino hasta este 2018. Foto: Especial para SinEmbargo.

La plantilla de trabajadores sindicalizados del Nacional Monte de Piedad es de 2 mil 700, de los cuales 170 trabajadores activos y unos 30 jubilados pertenecen al nuevo sindicato, es decir, 200 empleados.

Los trabajadores, que suman el 7 por ciento de la plantilla laboral del Nacional Monte de Piedad, refieren que cuando se formó el nuevo sindicato las autoridades de la institución prometieron que se iban a reconocer los derechos de los dos gremios, pero hasta la fecha no ha sido así.

Un ejemplo de esta diferencia que hace la administración del Monte de Piedad entre ambos sindicatos, dijo el abogado Víctor Ortega, es que “nosotros tuvimos que denunciar penalmente al Monte de Piedad porque no nos pagaba las cuotas sindicales en el mes de junio, las retenía y no nos las pagaba y fue hasta que los denunciamos penalmente cuando nos las pagaron. Ha sido golpe tras golpe. Nosotros tenemos pensando interponer denuncias penales por discriminación porque el decir solamente les doy beneficios a los de un sindicato y a los del otro no es una discriminación”.

Rosa Chávez, secretaria de Finanzas del Sindicato Independiente de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad, dijo a SinEmbargo que otro ejemplo de discriminación entre ambos sindicatos sucedió el pasado 12 de septiembre cuando, sin avisarles, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, (STPS), el Director General del Nacional Monte de Piedad I.A.P., Javier de la Calle, y el Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad y de Empresas de Préstamo Prendario, Mauro Arturo Zayún, firmaron el convenio de revisión integral del Contrato Colectivo de Trabajo.

“Se supone que este aumento se tenía que acordar en el mes de octubre, pero nosotros nos enteramos por los medios que ya habían acordado un incremento salarial del 5.9 por ciento, y de esa reunión que tuvieron con las autoridades no nos avisaron. Violaron nuestro derecho”, explicó Chávez.

En el convenio firmado el 12 de septiembre se acordó un aumento de 5.9 al salario y 0.88 a prestaciones a más de 4 mil trabajadores, de los cuales 2 mil 733 son sindicalizados y mil 653 de confianza.

En esa ocasión, Mauro Arturo Zayún González, líder del gremio mayoritario, agradeció el apoyo y la colaboración de la STPS para llegar a un acuerdo al que calificó “maduro y responsable”, además reconoció que el Nacional Monte de Piedad es una institución sólida que requiere el apoyo de sus trabajadores.

Por su parte, Javier De la Calle Pardo, se congratuló de haber alcanzado un acuerdo en buenos términos, y con cinco semanas de anticipación, aseguró que la relación entre institución y sindicato busca la armonía en beneficio de los trabajadores y del país.

Sin embargo, a los trabajadores del Sindicato Independiente de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad no se les consultó.

En la imagen, el director General del Monte de Piedad, Javier de la Calle (izq), y el Secretario del Sindicato Nacional de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad y de Empresas de Préstamo Prendario, Mauro Arturo Zayún (der), firmaron el convenio de revisión integral del Contrato Colectivo de Trabajo sin avisar al gremio minoritario. Foto: Secretaría del Trabajo.

LA REPRESIÓN

Empleados pertenecientes del Sindicato Independiente de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad accedieron a contar a este medio sus testimonios sobre la situación laboral que actualmente viven. Las afectaciones que sufren van desde limitarles el salario hasta no permitirles cubrir vacantes disponibles, sólo por el hecho de pertenecer a un gremio minoritario.

Gerardo Ríos Macías, secretario General del Sindicato Independiente de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad, dijo que al aparecer este nuevo gremio en la escena, el líder del sindicato mayoritario, Mauro Arturo Zayún, se ha dado a la tarea de convencer a los gerentes para afectar los derechos laborales de los empleados de su sindicato.

Por ejemplo, detalló, “en el Monte de Piedad hay muchas vacantes en donde los compañeros dobleteaban para ganar más dinero, pero el sindicato se dio a la tarea de que congelaran a nuestros agremiados no dándoles los dobletes”.

Los dobletes son vacantes disponibles que no han sido ocupadas por el Nacional Monte de Piedad y que los trabajadores tienen derecho a cubrirlas para recibir un poco más de salario, en ocasiones esas plazas tienen sueldos del que reciben.

Ríos Macías también explicó que el líder del Sindicato Nacional de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad y de Empresas de Préstamo Prendario junto la administración de la institución están presionando a los trabajadores para que vendan su seguro medico a cambio de un bono.

“Ese señor ( Mauro Arturo Zayún) lleva más de cuatro años tratando de negociar un bono donde se está negociando la venta del servicio médico”, denunció. “No hay una autoridad que someta a este líder sindical”.

Rosa Chávez, trabajadora del Nacional Monte de Piedad afiliada al sindicato independiente, también denunció que se les están violando sus derechos laborales. “Tenemos un líder sindical que tiene 34 años en el poder y metimos papeles para establecer un sindicato independiente y después de tres amparo obtuvimos ya la ‘Toma de Nota’ y el registro. Por el simple hecho de que la gente nos escuche hay represalias contra los agremiados”, indicó.

Las represalias en contra de los agremiados al Sindicato Independiente de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad no sólo son a nivel local (Ciudad de México), empleados de otras sucursales del país que se han afiliado al nuevo gremio también denuncian una serie de discriminaciones.

Los trabajadores del sindicato minoritario refieren que cuando se formó el nuevogremio las autoridades de la institución prometieron que se iban a reconocer los derechos de los dos gremios, pero hasta la fecha no ha sido así. Foto: Enrique Ordoñez, Cuartoscuro.

Maricruz Ramos San Pablo, de la sucursal 196, en Cuernavaca, Morelos, contó que en agosto pasado, Miguel Barrera López, secretario de la sección 31 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad y de Empresas de Préstamo Prendario, amenazó a los gerentes de su sucursal con cerrar por las tardes sólo por el hecho de que ella se había afiliado al sindicato independiente.

El Nacional Monte de Piedad tiene un horario de 8:30 a 14:30, pero en algunas sucursales se llegó a un acuerdo de cerrar hasta las 17:45 horas, esa diferencia en horas se les paga extra a los trabajadores.

“Él (Miguel Barrera) únicamente se concreta a decirle al gerente que son instrucciones y que yo no tengo derecho a nada por haberme cambiado de sindicato porque ellos son mayoría y prácticamente son dueños del contrato”, explicó Maricruz Ramos, única trabajadora de su sucursal afiliada al nuevo gremio.

“Yo quiero que se le haga ver al sindicato mayoritario que existe la libertad sindical, que seguimos siendo compañeros de trabajo y que dejen de estar usando estas mañas de amenazar a los gerentes con cerrar por las tardes”, agregó.

Jazmin Reynosa, de la sucursal 53, ubicada en Cancún, Quintana Roo, habló acerca de las amenazas que recibió antes de cambiarse de sindicato.

“Antes de cambiarme de representación sindical ya nos habían amenazado con que si nos pasábamos al otro sindicato nos sacaban de la lista de los dobletes. Hasta donde yo tenía entendido eso no se podía porque al fin y al cabo el que paga el salario es la empresa, no el sindicato. Pero desde el momento en que yo dejo el sindicato mayoritario, ellos me sacan de los dobletes y hasta la fecha no me han dejado cubrir”, denunció.

Ahorita hay una serie de cosas que están pasando como que hay puestos donde la gente sale de vacaciones y no hay quien las cubra más que yo, pero no me las dan a mi por ser independiente.

Jazmin Reynosa dijo que decidió salirme del anterior sindicato porque había muchas cosas en las que no estaba de acuerdo y que tenían que ver con la forma en cómo se manejaba el dinero que aportaban.

“Yo sé que llevar una representación sindical no es fácil, pero no entiendo por qué se defienden a personas que están robando”, refirió.

Ls misma situación ocurre en la sucursal 20 de Guadalajara, Jalisco, así lo contó una empleada quien pidió el anonimato. “Me he visto afectada de la siguiente manera: De un día para otro me informan que no tengo derecho a dobletes y tampoco a horas extras ya que mi puesto no cuenta con horas extras como tal, siendo que hay personas en mi sucursal que hasta triple puesto tienen”.

El Nacional Monte de Piedad tiene un horario de 8:30 a 14:30, pero en algunas sucursales se llegó a un acuerdo de cerrar hasta las 17:45 horas, esa diferencia en horas se les paga extra a los trabajadores. Foto: Rodolfo Angulo, Cuartoscuro.

Otro empleado de la sucursal 38 de Chetumal, Quintana Roo, también se encuentra en la misma situación: “Desde que me volví al sindicato independiente han cambiado muchas cosas y no podemos hacer nada más. Con referencia a esto del doblete que le he solicitado al gerente, me dijo que lo iba a checar unos días, que iba a hablar con su jefe, después fui a preguntarle y me dijo que no se iba a poder porque tengo cinco faltas, pero esas faltas fueron por motivos personales y yo avisé con anticipación”.

En los 243 años de historia del Nacional Monte de Piedad sólo un sindicato, el Nacional de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad y de Empresas de Préstamo Prendario, había mantenido el control de los trabajadores. Pero este 2018 un nuevo gremio surgió, situación que a puesto en jaque los intereses del líder sindical Mauro Arturo Zayún y de la propia institución de asistencia privada.

Los trabajadores afiliados al nuevo gremio, Sindicato Independiente de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad, sólo demandan una cosa: que se respete sus derechos a la libre sindicalización. Así como lo dice el Convenio 98 ratificado por el Senado la semana pasada.

“Todos somos compañeros de trabajo, la única diferencia es que cuando tienes algún problema lo único que cambia es quién te representa”, dijo Jazmín Reynosa.

El Nacional Monte de Piedad es una Institución de Asistencia Privada sin fines de lucro, con 243 años operando ininterrumpidamente en sus 320 sucursales del país. La ayuda que brindan comienza con el préstamo prendario y servicios financieros, beneficiando a 3 millones de familias cada año con la tasa de interés más baja del mercado, de acuerdo con información de su propia página oficial.

“El Nacional Monte de Piedad no paga impuestos, tiene un marco fiscal privilegiado porque se entiende que los recursos que tiene los tiene que destinar al apoyo social, pero en vez de eso está manteniendo al Sindicato. Le está dando 3 millones anuales, ¿cómo justifican estar manteniendo a una camarilla sindical?”, cuestionó Victor Ortega, abogado del Sindicato Independiente.

SinEmbargo contactó vía telefónica y por correo electrónico al Nacional Monte de Piedad para saber su postura acerca de la denuncia de los trabajadores del sindicato independiente, pero hasta el cierre de esta edición no obtuvo respuesta.

El Nacional Monte de Piedad es una Institución de Asistencia Privada sin fines de lucro, con 243 años operando ininterrumpidamente en sus 320 sucursales del país. Foto: Rodolfo Angulo, Cuartoscuro.