Trump llegó hace un año a la Casa Blanca con la promesa de lograr un crecimiento anual superior al 3 por ciento anual y, en diciembre, consiguió que el Congreso aprobara su ambiciosa reforma fiscal, la mayor en tres décadas en EU y que ha está considerada como el gran triunfo legislativo de su primer año de mandato.

Washington, 30 ene (EFE).- El Presidente de EU, Donald Trump, insistió hoy en que el muro previsto en la frontera sur con México “cierra las lagunas explotadas por criminales y terroristas para ingresar” a su país.

En su primer discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso, Trump dijo que uno de los “pilares” de su plan migratorio es “asegurar del todo” la frontera con México con la construcción del muro y la contratación de más agentes fronterizos y migratorios, que calificó de “héroes”.

Trump llegó a la Casa Blanca con la controvertida promesa de levantar un muro fronterizo con México.

También aseguró que el país vecino pagaría la factura de su construcción, cuyo coste se estimaba entre 8 mil y 12 mil millones de dólares, si bien México ha rechazado de plano cualquier pago.

Un año después, el Gobierno de Trump ha construido en la zona de San Diego (California) ocho prototipos de muro, entre los que el Presidente elegirá ahora los definitivos para los cerca de 3 mil 200 kilómetros de frontera que separan Estados Unidos y México.

Lejos de los cálculos iniciales, el Presidente ha exigido ahora a los demócratas en el Congreso que le aprueben 25 mil millones de dólares en los presupuestos para la construcción del muro a cambio de regularizar a cerca de dos millones de jóvenes sin papeles.

Trump cargó en su discurso sobre el Estado de la Unión contra “las fronteras abiertas que han permitido la llegada de drogas y pandillas” a Estados Unidos y lamentó que algunos inmigrantes hayan “causado la pérdida de muchas vidas inocentes”.

“Durante décadas, las fronteras abiertas han permitido que las drogas y las pandillas lleguen a nuestras comunidades más vulnerables. Han permitido que millones de trabajadores con bajos salarios compitan por empleos y salarios contra los estadounidenses más pobres. Lo más trágico es que han causado la pérdida de muchas vidas inocentes”, dijo Trump.

TRUMP PIDE UN SISTEMA MIGRATORIO SEGURO 

Trump pidió a demócratas y republicanos que trabajen juntos en el Congreso para aprobar una reforma migratoria y crear un “sistema migratorio seguro, moderno y legal”.

“Unámonos, dejemos a un lado las políticas, para finalmente conseguir hacer el trabajo”, dijo Trump en un llamado a legisladores demócratas y republicanos a trabajar juntos, durante su primer discurso sobre el Estado de la Unión.

Frente a las dos cámaras del Congreso, Trump defendió los “cuatro pilares” de la propuesta migratoria que envió este mes al Congreso y que incluye el acceso a la ciudadanía de 1.8 millones de indocumentados que llegaron a EU de niños a cambio de 25 mil millones de dólares para construir el muro con México.

Esa cifra de 1.8 millones de inmigrantes es superior a los 690 mil jóvenes, conocidos como “soñadores”, que actualmente pueden trabajar y están protegidos de la deportación por el programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), cuya vigencia expira en marzo por orden de Trump.

“Bajo nuestro plan, aquellos que cumplan con unos requisitos de educación y trabajo y muestren un buen carácter moral serán capaces de llegar a ser ciudadanos de Estados Unidos”, señaló Trump, quien destacó que la cifra de 1,8 millones es “casi tres veces más” de lo que ofreció con DACA su antecesor, Barack Obama (2009-2017).

En este punto, Trump insistió en la necesidad de levantar un muro con México y pidió al Congreso que permita deportar de forma exprés a todos los inmigrantes que crucen la frontera de manera irregular sin importar su país de origen.

Actualmente, solo pueden ser expulsados de manera exprés los inmigrantes de México y Canadá.

Además, Trump pidió al Congreso que acabe con la llamada “lotería de visados para la diversidad”, que asigna aleatoriamente hasta 50.000 visados a extranjeros, e instaure un sistema de méritos que sustituya al actual método de reagrupación familiar, conocido por sus detractores como “migración en cadena”.

“Es hora de comenzar a avanzar hacia un sistema de inmigración basado en el mérito, que admita a personas que estén capacitadas, quieran trabajar, contribuyan a la sociedad y amen y respeten nuestro país”, insistió el Presidente.

Hasta ahora, la reforma migratoria de Trump ha recibido una respuesta fría entre los demócratas, y no está claro si los legisladores de ambos partidos podrán llegar a un acuerdo antes del 8 de febrero, cuando expira una ley presupuestaria que la oposición demócrata no parece dispuesta a renovar sin una solución para los “soñadores”.

El Presidente estadounidense Donald Trump pronuncia el discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso, en Washington. Foto: EFE

“MUCHO TRABAJO POR HACER” CONTRA EL EI

El Presidente admitió que queda “mucho trabajo por hacer” en la lucha contra el Estado Islámico (EI), y pidió al Congreso que asegure que su Gobierno tiene “todo el poder necesario” para detener a esos terroristas y a los de Al Qaeda.

“El año pasado prometí que trabajaríamos con nuestros aliados para extinguir al EI de la faz de la tierra. Un año después, estoy orgulloso de informar de que la coalición para derrotar al EI ha liberado casi el 100 % del territorio que una vez controlaron estos asesinos en Irak y Siria”, dijo Trump en su discurso sobre el Estado de la Unión.

“Pero queda mucho más trabajo por hacer. Seguiremos luchando hasta que el EI sea derrotado”, agregó.

También pidió al Congreso que “asegure que, en la lucha contra el EI y Al Qaeda”, Estados Unidos sigue “teniendo todo el poder necesario para detener a los terroristas, donde sea que se encuentren”.

Trump ha mantenido en pie la coalición internacional contra el EI creada por su predecesor, Barack Obama, y, durante su primer año en el poder, el grupo yihadista ha perdido territorio en Siria e Irak.

El Gobierno de Trump planea mantener su presencia militar en Siria hasta asegurar la completa derrota del EI, que domina un 3,7 por ciento del territorio del país y en los últimos meses ha vuelto a lograr avances en el noroeste, según la organización independiente Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

En Irak, el último reducto del EI es el valle del Éufrates, donde las fuerzas iraquíes lanzaron en octubre pasado una ofensiva y han conseguido hacerse con el control de varios pueblos y campos petroleros

PRESUME LOGROS EN LA ECONOMÍA

Trump presumió hoy de la buena marcha de la economía y de su reforma fiscal para asegurar que su país está viviendo “un nuevo momento americano” y juntos, todos los ciudadanos, pueden “lograr cualquier cosa”.

“Este es nuestro nuevo momento estadounidense. Nunca ha habido un mejor momento para comenzar a vivir el sueño estadounidense”, dijo el Presidente ante ambas cámaras del Congreso durante su primer discurso sobre el Estado de la Unión.

“Para cada ciudadano que esté viendo esto desde casa. Esta noche, sin importar dónde has estado o de dónde vienes, este es tu momento. Si trabajas duro, si crees en ti mismo, si crees en Estados Unidos, entonces puedes lograr cualquier cosa, puedes ser cualquier cosa y, juntos, podemos lograr cualquier cosa”, añadió.

Trump aprovechó para presumir de la buena salud de EU con un crecimiento acelerado cerca del 3 por ciento anual y un desempleo que ha continuado su progresivo descenso y que cerró diciembre en el 4.1 por ciento, la cifra más baja en 18 años y por debajo del 4.8 por ciento en el que estaba cuando el magnate asumió el poder.

Trump, además, llegó hace un año a la Casa Blanca con la promesa de lograr un crecimiento anual superior al 3 por ciento anual y, en diciembre, consiguió que el Congreso aprobara su ambiciosa reforma fiscal, la mayor en tres décadas en EU y que ha está considerada como el gran triunfo legislativo de su primer año de mandato.

La reforma incluye, entre otros aspectos, una notable rebaja del impuesto de sociedades que pagan las empresas del 35 por ciento al 21 por ciento y otras reducciones en menor medida para los trabajadores.

“Hemos recortado la tasas del impuesto a las empresas del 35 por ciento hasta el 21 por ciento, por lo que las empresas estadounidenses podrán ahora competir y ganar contra cualquier persona en el mundo. Se estima que todos esos cambios aumentarán sus ingresos en más de 4 mil dólares”, destacó Trump.

El mandatario aprovechó su discurso para pedir un aplauso para el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, quien jugó un papel fundamental en la aprobación de la reforma fiscal.