43 personas murieron en el enfrentamiento de Ecuandureo, Michoacán. Foto: Cuartoscuro.

43 personas murieron en el enfrentamiento de Ecuandureo, Michoacán. Foto: Cuartoscuro.

Ciudad de México, 30 de mayo (SinEmbargo).– Familiares y vecinos de 11 de los 43 muertos el pasado 22 de mayo en un enfrentamiento entre fuerzas federales y presuntos integrantes del crimen organizado en el Rancho del Sol, ocurrido entre los municipios de Tanhuato y Ecuandurero, en el estado de Michoacán, denunciaron al diario The Washington Post que los cuerpos de sus parientes tenían señales de tortura.

De acuerdo con el reportaje publicado por el periodista Joshua Partlow, Graciela Pineda, madre de Martín Felipe García Pineda, uno de los asesinados, aseguró que ella junto con amigos han estudiado las fotografías que han circulado en Internet sobre los enfrentamientos, dijo que descubrieron quemaduras visibles y extremidades rotas en los cuerpos de los fallecidos.

“Otros vecinos les dijeron que los cuerpos de sus hijos regresaron castrados o con picaduras en los dedos y les faltaban dientes y ojos. Ellos toman estas señales en el sentido de sus hijos fueron torturados y ejecutados, en lugar de morir en un tiroteo como dice la policía”, detalla el texto.

“Se hacen llamar el Gobierno”, indicó en entrevista para el diario estadounidense Luis Gerardo García, hermano de Martín. “Para mí, son asesinos con una licencia”.

De acuerdo con la publicación, Martin Felipe García Pineda se crió en Ocotlán, Jalisco, y comenzó a trabajar a los 15 años, tenía trabajos con baja remuneración como cuando laboró de guardia de seguridad y en una gasolinera.

“Su pasión era la lucha libre, su nombre en el ring fue El Drako. El deporte lo llevó a las ciudades regionales, pero se ganó poco practicándolo. A principios de esta primavera le dijo a su familia que había tomado un trabajo junto con varios amigos del barrio en el Rancho del Sol, ubicado en el kilómetro 370 de la autopista México Guadalajara, en Tanhuato Michoacán”, describe el reportaje.

The Washington Post señala que 11 de los 42 presuntos delincuentes asesinados en el enfrentamiento provenían de un barrio pobre ubicado del estado de Jalisco.

“Los hombres asesinados por la policía a principios de este mes en uno de los más mortíferos enfrentamientos de la guerra del narcotráfico en México provino de los bloques de Infonavit 5, un barrio pobre de Ocotlán, en el estado de Jalisco. Los familiares y vecinos no discuten que al menos algunos de ellos pueden haber trabajado para el Cártel de Jalisco Nueva Generación, pero eso no importaba para los habitantes de la comunidad”, expone el reportaje.

La publicación revela que los vecinos no los veían como pandilleros, sino como amigos de la infancia que vigilaban las casas, los coches estacionados que no pertenecían al lugar y mantenían alejados a los borrachos que les faltaban al respeto a las mujeres.

La policía, dijeron al diario, era quien tomaba las cosas de las tiendas de la esquina sin pagar y le faltaba al respeto a las mujeres de la zona.

“La gente no sale a la calle porque tienen miedo del gobierno”, dijo Graciela Pineda, quien reveló al periódico que Martín es el segundo de sus hijos que es asesinado por las autoridades en los últimos tres años. “Estos chicos no le faltaban el respeto a nadie. Se ocupaban de nosotros”, dijo.

Más de la mitad de los que murieron provenían de Ocotlán, una ciudad de cerca de 100 mil personas que figuran en medio de campos de fresas y alfalfa.

En el funeral de otro de los asesinados que era originario de Infonavit 5, la multitud coreaba maldiciones contra el Gobierno, narra el diario.

“El Gobierno captura y asesinado a todos”, dijo un hombre cuando salía del servicio funerario, “fue una masacre”.

“Antes de la batalla en el Rancho del Sol, las tensiones entre los residentes y la policía en Ocotlán se habían levantado. En marzo, hombres armados emboscaron a una patrulla de la Policía Federal en la ciudad, matando a cinco policías y al menos otras seis personas. Fue uno de varios ataques recientes atribuidos al Cártel Jalisco Nueva Generación, que ha crecido hasta convertirse en una de las más poderosas bandas de narcotraficantes del país”, refiere el reportaje.

De acuerdo con The Washington Post, después de la emboscada Ocotlán, los residentes en Infonavit 5 dijeron que la policía comenzó a patrullar el barrio, acusó a los vecinos de robar relojes y teléfonos celulares. Muchos consideran a los jóvenes que murieron y al cártel de Nueva Generación como defensores de las agresiones de los federales.

Fue el cártel, dijo Luis Gerardo al diario, quien entregó colchones y mantas cuando las viviendas se inundaron y enviaron camiones cargados de juguetes y bicicletas para niños en Navidad.

Las preguntas de quiénes eran estos hombres y cómo murieron están en el centro de una creciente controversia sobre lo que ocurrió el 22 de mayo en el Rancho del Sol, en el estado de Michoacán.

La versión del Gobierno dice que la policía se enfrentó a presuntos pistoleros del Cártel Jalisco Nueva Generación. De acuerdo con el Comisionado de Seguridad Nacional Monte Alejandro Rubido García, el saldo fue de 43 muertos, entre ellos un policía y tres detenidos.

“Las autoridades elogiaron la operación como una victoria. Negaron que ninguno de los hombres fueron ejecutados y dijeron que todos dieron positivo a residuos de balas. Pero los funcionarios de derechos humanos han comenzado a investigar el caso después de preguntas que surgieron sobre el número de muertos y si los cuerpos presentaban señales de tortura”, indica el texto.

Finalmente, el diario recuerda las declaraciones de ayer hechas por el director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, donde aseguró que “la cifra de muertos en el enfrentamiento plantea serias preocupaciones acerca de la proporcionalidad del uso de la fuerza”.

“Este resultado es especialmente preocupante en un país donde las fuerzas de seguridad en varias ocasiones han participado en ejecuciones extrajudiciales, desapariciones y casos de tortura; y donde la impunidad de estos crímenes graves de los derechos humanos es la norma”, dijo Vivanco.