La actriz de Solteras (2019) ha sabido adaptarse y con ello ha dedicado su tiempo para distintos proyectos. Uno de ellos es la realización de “Desde el escenario”, una serie de clases en línea en las que contará su experiencia como actriz de una forma muy personal pero también profesional.

Por Mónica Rubalcava

México, 31 de julio (EFE).– Para la actriz mexicana Gabriela de la Garza el confinamiento ha sido un espacio de creación y nuevas oportunidades, y así lo ha demostrado con los diversos proyectos que ha llevado a cabo, entre ellos, unas clases de teatro muy personales y una participación en una producción que nació desde el encierro.

“Definitivamente hay una larga vida para el teatro porque siempre encuentra el caminito, como el agua. Faltan largos caminos para crear y si no existen los inventamos”, aseguró de la Garza en una entrevista con Efe.

Debido a la pandemia, los planes de Gabriela cambiaron: antes de que los escenarios se cerrarán en su totalidad, la actriz era parte de la obra Entre Pancho Villa y una mujer desnuda y, aunque será retomada cuando sea seguro, el cierre de los teatros no ha sido suficiente para detenerla.

La actriz de Solteras (2019) ha sabido adaptarse y con ello ha dedicado su tiempo para distintos proyectos. Uno de ellos es la realización de “Desde el escenario“, una serie de clases en línea en las que contará su experiencia como actriz de una forma muy personal pero también profesional.

“Está dirigido no solamente a la gente que está haciendo una carrera en el teatro sino también a gente que lo disfruta y que lo extraña tanto como nosotros, que le interesa este mundo fantástico que es el mundo sobre las tablas”, aseguró sobre el proyecto que comienza emisiones por Instagram el próximo primero de agosto.

¿Que es el teatro?, ¿cómo luchar por un papel?, ¿cómo acercarse al personaje por primera vez?, lo que sucede antes, durante y después de una función y muchos otros temas son los que Gabriela explorará a lo largo de 14 sesiones que fueron grabadas desde el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris (en Ciudad de México) con las colaboraciones de Diego del Río y Carlos Hidalgo en la producción.

“Lejos de tratar de enseñar una fórmula probada, lo que hago en estas clases es compartir un poco de mi experiencia, lo que a mí me ha funcionado en estos años de carrera”, explica la actriz.

Esta también será la primera vez que Gabriela enfrentará el papel de una maestra en la vida real, situación que fue compleja en un inicio, pues no sabía qué cosas tenía para enseñar.

“De alguna manera yo hago lo que hago en gran parte por la intuición, este proceso me obligó a desmenuzar ese procedimiento que tengo para abordar a los personajes y hacer una introspección sobre lo que llevo a cabo y tratar de bajarlo a papel. Fue un ejercicio interesante”, añadió de la Garza, quien además mantendrá directos en línea con quienes se inscriban para aclarar dudas.

CORTOMETRAJES Y ENCIERRO

Además de las clases en línea, Gabriela ha formado parte del proyecto Cuentos del encierro, conformado por una serie de cortometrajes que tratan diversas problemáticas que se han vivido desde el desarrollo de la pandemia.

“Ya los terminamos y estamos en proceso de edición para empezar a ‘picharlos’. Quedaron increíbles y fue una experiencia maravillosa, filmamos con todos los requerimientos de seguridad, con un crew (equipo) súper pequeñito”, dijo.

Al igual que Desde el escenario, el proyecto es parte de Casiopea, su casa productora, al lado de jóvenes talentos, y entre los retos a los que se tuvieron que enfrentar estuvo el aumento de roles de los pocos presentes y aspectos como ser dirigidos por métodos poco convencionales.

“El director nos dirigió por zoom, estaba el fotógrafo Carlos Hidalgo, el sonidista y el de operación de cámara, todos tuvimos que hacer de todo: maquillaje, vestuario y catering, que siempre se valora, pero ahora mucho más”, explicó.

Sobre el regreso al set de la segunda temporada de Monarca no pudo decir mucho, pero adelantó que pronto se podrán dar más detalles de esta producción que “viene con todo”.

Además, está preparando un texto para otra obra de teatro junto a Diego del Río y la actriz espera que la obra Testosterona de Sabina Berman, de la que Gabriela es parte junto con Álvaro Cueva, sea transmitida vía streaming.