Por fin te has decidido a llevar a cabo la idea que guardabas con celo desde hace años, la pasas al papel, se la cuentas a tus amigos y ellos la aprueban y tú estás seguro de que será un éxito, entonces haces cuentas del dinero que necesitarás, ahorras, pides prestado, pero no es suficiente y terminas archivándola en un cajón nuevamente.

Pero no te desanimes más, hoy en día existen herramientas al alcance de la mano para que los creativos como tú puedan convertir sus bosquejos en realidad, sin tener que desembolsar grandes cantidades de dinero o verte obligado a vender el proyecto.

La recaudación de fondos para materializar las ideas de los emprendedores no es una opción de reciente creación, pues siempre han existido las donaciones o los fondos sociales, sin embargo, en México está creciendo un movimiento que nació en Estados Unidos, el del “crowdfunding” o financiamiento colectivo.

kickstarter

La fórmula es muy sencilla: El emprendedor presenta su idea, fija una cantidad de dinero para reunir (se establece un tiempo determinado) y ofrece recompensas al público que decida apoyarlo con sus aportaciones monetarias.

El primer sitio en llevar a cabo este modelo fue Kickstarter, fundado en 2009 por los estadounidenses Yancey Strickler, Perry Chen y Charles Adler, quienes desde ese año han abierto las puertas a más de 108 mil proyectos, de los cuales 46 mil han resultado exitosos y han entregado un total de 622 millones de dólares.

En mayo del 2012 el proyecto “Pebble: E-Paper Watch” un reloj que se sincroniza con dispositivos iOS y Android, superó su meta en un 10,ooo%, es decir, pedía 100 mil dólares y consiguió 10 millones 266 mil 845, siendo el caso más exitoso dentro de la plataforma.

Así, en poco más de cuatro años ha apoyado iniciativas en el ámbito del arte, cómics, diseño, moda, cine, comida, juegos, música, fotografía, publicidad y teatro. Lamentablemente sus servicios sólo permiten registrar a creadores de los Estados Unidos y Reino Unido, sin embargo, hay visionarios mexicanos que están abriendo el camino para el ingenio nacional.

FONDEO 100% MEXICANO

1004035_617614314917311_753121488_n

En 2011 los empresarios y profesores de emprendedurismo Alfonso Tamés, Fernando Lelo de Larrea y  Federico Antoni decidieron crear Fondeadora, la primer plataforma de financiamiento colectivo totalmente mexicana, inspirados en el movimiento que se estaba gestando en Estados Unidos y Europa.

“Todo empezó tratando de emular el éxito que estaba teniendo Kickstarter, adaptamos el modelo a nuestra cultura pero en esencia es el mismo principio”, cuenta René Serrano, director general de Fondeadora en entrevista con SD.

“En Estados Unidos y Europa ya es una alternativa real a los métodos de financiamiento tradicionales, donde levantan más un millón de dólares; y sin ninguna pretensión más que la de ver qué podría pasar en México lo empezamos y el resultado después de dos años ha sido bastante satisfactorio”, continúa.

Pero, ¿qué es Fondeadora?, su director nos lo dice: “es una plataforma en línea de financiamiento colectivo,  nosotros exponemos una serie de proyectos de diferentes categorías, los cuales buscan recaudar una cantidad de dinero previamente definida, van desde los 10 mil hasta los 150 mil pesos, y la gente que le interesa el proyecto aporta desde pequeñas cantidades, pueden ser $50, $100 o $200, y en cambio recibe una recompensa relacionada con éste”.

El procedimiento que se sigue para inscribir un proyecto es sencillo, aunque tienen sus reglas, por ejemplo no podrás anotar  aquellos con fines filantrópicos ni “productos milagro” o con fines engañosos, también hay que tomar en cuenta que sólo se fondean proyectos, no negocios ya establecidos.

Fotografía: Cortesía René Serrano

Fotografía: Cortesía René Serrano/Director General de Fondeadora

Si piensas lucrar con el resultado, la plataforma no se opondrá, sin embargo es muy importante recompensar a los fondeadores, por ejemplo: La banda tapatía Technicolor Fabrics y su “#CadaMesYMedio”, solicitaron dinero a sus fans para poder producir un nuevo disco a lo largo de este 2013, todo esto a cambio de la descarga gratuita de un nuevo sencillo lanzado precisamente cada mes y medio, el álbum en edición especial, conciertos exclusivos, hasta un ukulele autografiado.

En el caso de las producciones cinematográficas -ya sean documentales, corto o largometrajes- los creadores ofrecen a sus “mecenas” invitaciones a la premiere, fiestas exclusivas, y según la cantidad, pueden aparecer en los créditos de dicho filme.

Lo que sigue es fijar la cantidad de dinero que necesitas a partir de los 10 mil pesos y un tiempo límite que no sobrepase los 90 días.

Pero, Fondeadora no sólo es un medio para que los emprendedores muestren su trabajo, también tienen entre sus filas a personas dedicadas a cazar a estos creativos, son precisamente los crowdhunters, “es una estrategia que tenemos de búsqueda de proyectos offline, ellos se dedican a salir a la calle, a las universidades, a centros donde se está dando la creación, los buscan y los arman desde ahí mismo. Los mejores proyectos que hemos tenido son los que hemos ido a buscar a las calles”.

 

 75 ÉXITOS Y CONTANDO 

Imagen: Fondeadora

Imagen: Fondeadora

Desde su creación en julio del 2011 hasta el día de hoy han logrado 75 proyectos exitosos, que equivalen a 4 millones y medio de pesos entregados, de acuerdo con Serrano, y actualmente buscan tener 40 propuestas activas todo el tiempo.

Entre los casos más destacados, el CEO de la plataforma menciona el del Festival Internacional de Cine UNAM que juntó 150 mil pesos para una proyección pública de videos amateur; el cortometraje en stop motion “Revoltoso de la casa productora Cinema Fantasma, formada por jóvenes mexicanos, los cuales también sobrepasaron la barrera al llevarse $174,173.

Además resalta la iniciativa que buscaba juntar un fondo para asegurar los estudios de Paloma, una niña de 11 años que de acuerdo con la prueba ENLACE, es la mejor estudiante de matemáticas del país. Por medio del sitio se recaudaron más de 120 mil pesos y una fundación duplicó la cantidad.

También está el caso de Jahir Albor, un artista plástico de Querétaro que con 90 mil pesos rediseñará el tradicional juego de Lotería, ahora pintada en óleos para una exposición itinerante y por supuesto en su versión mini para jugar con ella.

Entre el resto de los planes logrados está  “Dora: la generadora de luz”, promovido por la empresa Cine Móvil ToTo, dedicada a llevar funciones de cine gratuitas a comunidades rurales, escuelas y otros espacios públicos, apoyados en una bicicleta que genera la electricidad para la proyección, como no les es suficiente se aliaron a Fondeadora para conseguir más bicis, promoviendo la cultura, el deporte y el uso de energías renovables.

Continuando con las dos ruedas, está la propuesta de Laura Bustos para enseñar a andar en bicicleta a las mujeres de la Ciudad de México. Con “Muévase usted misma” podrán a aprender lo básico para mantener el equilibrio, tips para ser ciclista urbana y también las herramientas técnicas necesarias para resolver una avería.

Otro de los proyectos que ha sobrepasado la meta por grandes cantidades es “¿Quién te entiende?”, la adaptación al cine de la obra para y sobre sordos del mismo nombre, su creador Alejandro Murillo fijó la cantidad necesaria en 70 mil pesos, sin embargo, 52 fondeadores lo llevaron a superar los 100 mil.

BUENOS PROYECTOS,  FONDOS INSUFICIENTES

Imagen: Fondeadora

Imagen: Fondeadora

Al preguntarle a René Serrano sobre las ideas más interesantes que no alcanzaron su meta, viene a su mente “Wrestling Fighter”, un juego de peleas para móviles diseñado por  WashaWasha Games, que incluía a leyendas de la lucha libre mexicana y escenarios característicos del DF. “Buscaba juntar mucho dinero, pero el mercado no está todavía para juntar 600 mil pesos”, dice.

¿En dónde empieza y en dónde termina el trabajo de Fondeadora? “Se involucra en muchos sentidos, en un principio recibimos el proyecto o lo buscamos, porque muchas veces no están estructurados, no tienen idea de cuánto necesitan. Conocemos al creador personalmente, platicamos con él, damos recomendaciones, le ayudamos a armar un video, y cuando ya está arriba hay toda una estrategia de marketing.

Ya una vez que es exitoso le damos un seguimiento bastante puntual cada semana para ver en qué va. En caso de los no exitosos quedan las puertas abiertas para que se pueda volver a subir en el momento que quieran”, apunta René.

 

LABORATORIO A/V Y LA BÚSQUEDA DE ALTERNATIVAS

Fotografía: Cortesía Laboratorio A/V

Fotografía: Cortesía Laboratorio A/V

Como es de esperarse, no todos los casos son exitosos, uno de ellos fue el de Laboratorio A/V, una casa productora que el año pasado inscribió su iniciativa “B-SIDE“, una serie de sesiones acústicas con músicos mexicanos que se transmitiría a través de sus redes sociales, para ello pedían 55 mil pesos, pero lamentablemente sólo juntaron mil.

El director Francisco Maya, Ivette de la Paz, coordinadora de producción y Mariana Guillén, encargada de las relaciones públicas, platicaron con nosotros acerca de cómo han levantado su proyecto tras participar en Fondeadora.

“Nos suscribimos para recibir apoyo de la gente que les interesara y de la misma plataforma, a través de ella fue que nosotros empezamos a tener espacio en otros medios como Time Out e Interferencia”, dice Mariana.

“A pesar de que la Fondeadora te brinda un espacio para que la gente pueda conocer tu trabajo, también es mucho de ti como empresa, tener que estar buscando espacios que nos apoyen porque tampoco es que te llegue la difusión inmediata o que puedas llegar a la gente a la que quieres. Antes de pertenecer a una plataforma así debes de tener en claro que es mucho trabajo de tu parte para difundir el proyecto”, continúa de la Paz. “Lamentablemente nosotros no alcanzamos la meta pero también está esa parte de hacer relaciones públicas nosotros mismos, pues a veces hay muchos proyectos que valen la pena y que no lo consiguen”.

Francisco Maya recuerda la fiesta que realizaron en junio de este año para recaudar fondos donde invitaron a sus amigos, diferentes medios, artistas y otras casas productoras para darle proyección y continuidad a B-SIDE, checa el video en este enlace.

Mariana Guillén nos cuenta que las dos series que ya son una realidad para Laboratoria A/V, B-SIDE y Química Urbana (una serie de entrevistas que promueven el trabajo de artistas mexicanos) las mantienen ellos mismos, pues destinan una parte de sus ganancias del fondo que tienen como empresa para producirlas, “es una inquietud que tenemos nosotros por hacer cosas propias y proyectos en los que creemos, somos una casa productora, tenemos clientes y les hacemos videos, pero también estaba esa parte creativa que nos interesaba explotar. Lo que esperamos es encontrar apoyo de alguna forma”, dice.

Entre sus planes a futuro están dos series que esperan pronto den el brinco de la web hacia otros medios, además de darle continuidad a las sesiones acústicas que durante su primera temporada ha presentado a los Rebel Cats, Los Tres Tristes Tangos, MICO, y su episodio final próximo a estrenarse el 28 de agosto con Ingrid Beaujean.

Para la siguiente sesión estarán Jessy Bulbo, Puerquerama, Los Músicos de José, René Mooi y Real de Catorce.

Las cápsulas de aproximadamente 8 minutos se publican cada mes en su página web, su canal de YouTube, el perfil de Facebook y su cuenta de Twitter @LaboratorioAV.

Tras su experiencia fallida con el crowdfunding, los chicos aún la consideran una opción viable. “A partir de esta experiencia sabemos a qué nos enfrentamos, que la difusión y el trabajo es muy fuerte y también hay que hacer relaciones públicas. Han habido proyectos muy exitosos, tenemos un amigo que participó a la par con un cortometraje sobre personas sordomudas y tuvo gran aceptación, pero también es ese trabajo que te exige buscar por iniciativa propia gente que a además de que le guste al mismo tiempo aporte dinero, porque muchos nos decían ‘está bien padre tu trabajo’ pero a la hora de donar ya no pasábamos ese paso, entonces es una plataforma que, si bien te ayuda, también depende mucho de lo que tú hagas”, finalizan.

 

UN CASO DE ÉXITO: BAMBOOCYCLES

Diego Cárdenas (Fotografía: SinEmbargo)

Diego Cárdenas (Fotografía: SinEmbargo)

Diego Cárdenas es diseñador industrial por parte de la UNAM, tras solicitar una beca para asistir a un curso sobre bambú en Francia y observar que el ciclismo era una constante europea, se le ocurrió fusionar ambas para crear una bicicleta para su propia ciudad, tras planearlo creó Bamboocycles.

“Empezó como un proyecto de vacaciones y luego me puse a investigar todo lo que implica hacer un producto, desde planos, métodos de fabricación, herramientas, y diseñé un sistema de fabricación con varias cosas que ví en internet. Luego hice una página, una tienda en línea, y  todo lo que se tiene que hacer para crear una empresa, y así empezó”, dice Diego en entrevista con la Revista SD.

Con sólo cuatro personas trabajando en el taller, Bamboocycles produce 25 bicicletas ensambladas a mano al mes, con bambú 100% mexicano, “en el curso había casas de bambú, entonces eso fue lo que necesitaba saber. También hablamos de especies, y me di cuenta que tenía que encontrar las especies adecuadas en México. Lo primero que hice fue ir a Home Depot y con el bambú que ahí adquirí hice la primera bici. Luego me fui a Veracruz, investigué de plantaciones, conservación, hice pruebas en el laboratorio de materiales de la UNAM para ver la resistencia…”, continúa.

Diego nos dijo que la primera vez que participó con Fondeadora fue para cambiarse a un taller más grande (pues trabajaba en su garage) y comprar herramientas, pero se dio cuenta que era muy ambicioso, pensó “la gente va a decir ‘¿por qué le voy a pagar a este cuate su taller?’ “, fue así como se le ocurrió entrar con un proyecto ya en planeación, y así nació la “Biciniño”.

 

Fotografía: Fondeadora

Fotografía: Fondeadora

Actualmente hay en el mercado tres modelos de bicicleta hechas con bambú, fibra de carbono y/o acero, cuyo precios son $2,590 para la Biciniño, y 10 mil 995 para los modelos Urban Cruise y Urbar Racer, ahora en oferta en su tienda en línea, desde donde han exportado a distintos países como España, Guatemala, Suecia y Turquía. También se puede asistir al taller ubicado en Av. 1 #37, colonia San Pedro de los Pinos.

Entre los planes que la empresa está desarrollando actualmente está el de los cursos DIY (hágalo usted mismo) en los que por 4 mil pesos se entrega el cuadro de bambú y acero para que los interesados armen su propia bicicleta en un fin de semana. A la par de los talleres, Diego y su equipo tienen la mira en una bici de montaña, aunque “es un proceso largo, tenemos que darle más tiempo para que se logre completo”, dice su creador.

Mira la entrevista completa con Diego Cárdenas.

 

El futuro de la financiación colectiva en México

Pero Fondeadora no es la única plataforma de este tipo en el país, también está Bandtastic, cuya tirada es traer a bandas internacionales al país u organizar conciertos con artistas internacionales que no tienen el apoyo de la industria.

Sus creadores le llaman “fanfunding” al proceso en el que una persona descubre una banda, la propone y con el apoyo de la plataforma y el resto de los seguidores de este grupo, logra que se realice el concierto. Cada quien paga su boleto al precio que él decida a partir de $150, y según el monto recibirá recompensas como Meet & Greets, pases para el backstage, o barra libre durante el evento. Las formas de pago pueden ser con PayPal, tarjetas de crédito o débito y en efectivo en tiendas de conveniencia.

Durante su poco más de un año de vida ya se han presentado en concierto: A Place to Bury Strangers, Nullsleep, We Have Band, Mortorama, Anamanaguchi y Soviet Soviet, entre otros.

Entonces, ¿el crowdfunding funciona en México? El directo de Fondeadora nos dice, “llevamos dos años y yo he visto el crecimiento día a día, mes a mes se reciben más y mejores proyectos, más gente interesada, que no le da miedo el pago en línea, los últimos seis meses hemos fondeado aproximadamente 50 proyectos, que es muchísimo en comparación del año pasado. Está creciendo esto, pero todo dependerá de las historias que sean exitosas y la difusión que nosotros mismos tengamos de ellas”.

“Este 2013 en Fondeadora tenemos que cerrar con más de 100 proyectos exitosos, ya vamos en 75, queremos escalar el modelo al próximo año para poder ayudar a financiar  empresas que necesiten levantar un millón de pesos, ya tenemos una planeación para jalar ese esquema. Estamos haciendo un plan grande para que esto se conozca en toda la república porque todavía está centralizado al DF y a las principales ciudades”, finaliza René Serrano.