Ecatepec es el municipio con el padrón electoral más nutrido, alrededor de 1 millón 200 mil personas lo integran (el 10 por ciento del total del estado), por lo que será uno de los que definan esta elección. A lo largo de este jornada se reportó que hombres armados irrumpieron en una casilla en la colonia Fuentes de Aragón y una persona identificada como trabajador del titular de la delegación Cuauhtémoc de la Ciudad de México, Ricardo Monreal Ávila, fue detenido por presuntamente intentar comprar votos en San Cristobal.

Pese a ello, los comicios en general se llevan con tranquilidad, las personas salieron desde la mañana a ejercer su voto, y aunque varias de ellas desconfían de las autoridades electorales, decidieron ejercer este día su derecho para elegir al sucesor de Eruviel Ávila Villegas.

“Está tranquilo el día, pero el lápiz con el que uno vota se borra y me pueden cambiar mi voto” y “Espero que la gente entienda que es el momento de tumbar a estos méndigos corruptos del PRI. Ya”, son algunos de los testimonios que este diario digital recogió de mexiquenses cuando salían de las urnas.

Ecatepec, Estado de México (SinEmbargo).- En uno de los municipios más importantes en la elección en el Estado de México, entrada la tarde, había calma.

Como en el resto de los municipios, la presencia de militantes priistas era evidente afuera de las casillas. En el centro ubicado en la Casa de Cultura de Ecatepec, en San Cristobal, vecinos denunciaron la presencia de policías vestidos de civil que entraban y salían sin razón aparente.

SinEmbargo pudo constatar que los hombres, vestidos de negro y lentes oscuros, paseaban por toda la casilla con cartera y teléfono en la mano.

Cuando se les cuestionó sobre su presencia, dijeron ser solo “observadores”, a pesar de que adentro y afuera del centro de votación, se les identificó como policías.

A pesar de ese incidente, la gente advertía una jornada tranquila, sin embargo, la desconfianza en las autoridades era la que no abandonaba a los mexiquenses.

Al salir de la casilla, el señor Felipe dijo que sólo esperaba que los votos se respetaran. “Las autoridades no respetan lo que se hace en las casillas y por eso uno luego ya no quiere venir. Ojalá se ponga las pilas el INE porque por eso se les paga. Deben respetar que la gente tome fotos, porque si las toma es porque no confía en los partidos ni en ellos. A veces votamos por una persona pero los votos se van a otro lado. Uno lo sabe”, comentó.

Otra de las persona que acudió a votar fue el señor Adolfo, un priista orgulloso que al salir de su casilla mostró una credencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que llevaba en su cartera.

Para él, todo lucía tranquilo a pesar de que sabía su candidato estaba empatado con la de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) Delfina Gómez Álvarez. Pero consideró que incluso eso le sentaba bien a su partido para “presionarlos, para conseguir más cosas”.

Adolfo se dijo confiado de que al final del día su partido tendrá la victoria, porque”ha hecho bien las cosas en el Estado de México, no al cien por ciento”, pero que Alfredo del Mazo Maza “sí lo logrará”.

A las urnas también asistió el señor Ignacio. Él estaba molesto: “está tranquilo el día, pero el lápiz con el que uno vota se borra y me pueden cambiar mi voto. Yo quiero tener confianza en esto, porque de tanto fraude ya estoy… [y hace el ademán que indica “hasta el cuello”]

Y agregó “Ya voy de salida y no he entendido que es una elección derecha y en el Estado de México, menos […]. Espero que la gente entienda que es el momento de tumbar a esos méndigos corruptos del PRI. Ya”.