Ankara, 8 jun (EFE).- El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró hoy que “en este momento, está descartado cerrar las puertas” a los sirios y confirmó que unos 160 refugiados han llegado a Turquía desde el martes.

“Los acontecimientos en Siria son muy tristes y los seguimos con preocupación”, declaró a los medios turcos Erdogan, quien añadió que los informes de inteligencia contribuyen a aumentar esas preocupaciones.

El primer ministro turco también pidió a las autoridades sirias que sean más tolerantes con la población.

“Esperamos que Siria tenga un trato más tolerante con los civiles y avance en las reformas de una forma que convenza a la población”, reclamó.

Turquía ha establecido ya un campo de refugiados en la frontera, donde se concentran ya unos 400 sirios que huyen de la dura represión que las autoridades de Damasco están ejerciendo sobre quienes solicitan cambio democráticos.

Por otra parte, el ministro de Exteriores turcos, Ahmet Davutoglu, indicó que su país está tomando medidas para prepararse para una posible avalancha de refugiados en su frontera.

Además, recordó que el presidente sirio, Basher Al Asad, está educado en occidente y es diferente al derrocado presidente egipcio, Hosni Mubarak, y al líder sirio Muamar el Gadafi.

El jefe de la diplomacia turca señaló que Asad ha declarado en varias ocasiones su voluntad de abrir el país al exterior.

También negó que se den las condiciones para una intervención extranjera en Siria y que esta no será necesaria si se aceleran las reformas.

Estas declaraciones se producen cuando el Reino Unido y Francia han anunciado la presentación hoy ante el Consejo de Seguridad de la ONU de una resolución de condena contra el Gobierno de Siria por su violenta represión de las manifestaciones organizadas por los grupos de oposición.

“Aún tengo esperanzas sobre cómo terminará esto. Hubiéramos deseado que el proceso (de reformas) hubiera avanzado de una forma más natural, pero desafortunadamente se manifestó en forma de un levantamiento. Todos deberíamos hacer un esfuerzo para asegurar que el proceso sea menos doloroso”, dijo. EFE