Miami (EE.UU.), 10 jun (EFE).- El incendio que se declaró el pasado domingo al suroeste del condado de Miami-Dade (Florida) continúa activo hoy y ya ha consumido unas 14.000 hectáreas de matorral, aunque no amenaza de momento ninguna zona poblada, informaron las autoridades.

El fuego no obligó finalmente a la evacuación de un pequeño poblado de la reserva india de los Miccosoukee, como en un principio temieron este jueves las autoridades.

Los diferentes equipos de bomberos han logrado contener hasta el momento sólo un 50 por ciento del fuego, debido a que la extrema sequedad del ambiente dificulta las tareas de extinción.

Se desconocen todavía las causas del incendio, que ha originado un denso humo en la zona y obligado a cerrar buena parte de la avenida Krome, como consecuencia de la mala visibilidad.

“Siempre que lidiamos con la naturaleza y un fuego como éste, estamos a su merced”, dijo Dan Herrera, portavoz de los bomberos del condado de Miami-Dade.

Se estima que centenares de viviendas podrían estar en peligro, a la espera de la dirección que prosiga el fuego, ahora hacia el noreste, ya que los vientos cambiantes pueden modificar la ruta de las llamas.

La División Forestal de Florida ha desplazado varias unidades de bomberos y helicópteros que descargan agua sobre los diferentes focos del incendio para prevenir que el fuego crezca y se propague hacia el oeste.

La sequía que padece el sur de Florida estos últimos meses ha afectado también al nivel de las aguas del lago Okeechobee, casi 1,5 metros por debajo del registrado el año pasado por estas fechas.