Medios internacionales afirman que se trata de uno de los mayores terremotos que hayan tenido lugar en Oriente Medio; una treintena réplicas, algunas de hasta 4.5, se sintieron en varias provincias iraníes, incluida la capital Teherán.

La cifra de víctimas ha ido aumentando con el paso de las horas pero todavía es difícil cuantificar los daños en las poblaciones de Kermanshah afectadas debido a que tanto las comunicaciones telefónicas como el sistema eléctrico han sufrido cortes.

Teherán/Ciudad de México, 12 de noviembre (Infobae/EFE/SinEmbargo).-Un terremoto de magnitud 7.2 sacudió este domingo el norte de Irak, cerca de su frontera con Irán, dejando al menos 328 muertos y miles de heridos, de acuerdo con medios locales.

El vicepresidente de la Organización de Gestión de Crisis de Irán, Behnam Saidi, informó hoy a la televisión estatal de que por el momento se han confirmado 207 fallecidos y mil 686 heridos.

El sismo se produjo a las 18:18 GMT, cerca de la ciudad de Halabjah, en la región fronteriza entre Irak e Irán, y a una profundidad de 33.9 kilómetros.

En redes sociales algunos usuarios señalaron que el temblor también se sintió en Kuwait y Líbano. Una de las zonas más afectadas fue Darbandikhan, donde se registraron algunos destrozos.

“El terremoto se sintió en varias provincias iraníes que limitan con Irak […] Ocho aldeas resultaron dañadas […] Se cortó la electricidad en algunas aldeas y se enviaron equipos de rescate a esas áreas”, apuntó.

En Bagdad el sismo se sintió durante una veintena de segundos, indicaron otros periodistas de la agencia AFP.

El director de los Servicios de Emergencia, Pir Hosein Kolivand, explicó a varios medios oficiales que las tareas de rescate se están viendo obstaculizadas por el corte de algunas carreteras rurales.

La cifra de víctimas ha ido aumentando con el paso de las horas pero todavía es difícil cuantificar los daños en las poblaciones de Kermanshah afectadas debido a que tanto las comunicaciones telefónicas como el sistema eléctrico han sufrido cortes.

Los habitantes han salido a las calles ante el temor de que se derrumben los edificios y al lugar se han desplazado numerosas ambulancias.

El Centro Sismológico de Irán, dependiente de la Universidad de Teherán, informó de un movimiento telúrico de 7.3 y a 11 kilómetros de profundidad en la localidad de Azgale.

Una treintena réplicas, algunas de hasta 4.5, se sintieron en varias provincias iraníes, incluida la capital Teherán.

La organización de gestión de crisis del Ayuntamiento de Teherán pidió a la población tranquilidad y aseguró que los órganos de seguridad y los servicios sanitarios están en alerta.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), el seísmo se produjo a las 21:18 hora local del domingo (18:18 GMT) cerca de la ciudad iraquí de Halabya, en la región del Kurdistán, donde al menos cuatro personas murieron y 500 resultaron heridas.

Irán tiene una gran actividad sísmica. El terremoto más grave hasta la fecha se produjo en junio de 1990, cuando perdieron la vida 37 mil personas en varios pueblos del norte del país.

Otro sismo registrado en diciembre de 2003 en la provincia meridional de Kerman se saldó con 31 mil fallecidos.