La organización de Mujeres Indígenas por la Conservación, Investigación y Aprovechamiento de los Recursos Naturales (Ciarena) de Oaxaca. fue merecedora del Premio Bartolomé de las Casas, debido a su capacitación y formación a mujeres, jóvenes, niñas y niños indígenas.

Madrid, 13 de noviembre (EFE).- La organización de Mujeres Indígenas por la Conservación, Investigación y Aprovechamiento de los Recursos Naturales (Ciarena) de Oaxaca obtuvo el XXV Premio Bartolomé de las Casas, según anunciaron hoy el Ministerio español de Exteriores y la Casa de América de Madrid.

El jurado destacó su labor de capacitación y formación a mujeres, jóvenes, niñas y niños indígenas, gracias a la cual se les dota de herramientas y conocimientos para la defensa y el ejercicio de los derechos humanos, abordando de esta manera una triple discriminación -indígena, pobreza y género- con un enfoque integral.

La elección de Ciarena para el galardón Bartolomé de las Casas fue unánime en un jurado presidido por Fernando García Casas, secretario de Estado español de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe.

Entre sus proyectos, Ciarena “desarrolla un acompañamiento jurídico a mujeres indígenas, víctimas de la violencia con el que se ha logrado visibilizar en espacios nacionales e internacionales este tipo de episodios que viven mujeres, niños y niñas indígenas”, según la nota.

Entre sus proyectos, Ciarena “desarrolla un acompañamiento jurídico a mujeres indígenas. Foto: Twitter

El jurado también hizo hincapié en que la organización con sede en Oaxaca promueve y fortalece los saberes tradicionales, así como la defensa de la tierra y el territorio.

También impulsa la formación de promotores en los derechos de las juventudes indígenas con actividades culturales que permiten disminuir la brecha de la desigualdad digital.

El Premio Bartolomé de las Casas se convoca desde 1991 por el Ministerio español de Exterior y Cooperación y la Casa de América, con el ánimo de reconocer el trabajo a favor del entendimiento y la concordia con los pueblos indígenas, así como en aras de la protección de sus derechos y el respeto de sus valores.

Lleva el nombre del fraile dominico y cronista Bartolomé de las Casas (1484-1566), símbolo de la defensa de los derechos indígenas.

Tiene una dotación económica de cincuenta mil euros, que se entrega acompañada de una medalla con la efigie de Bartolomé de las Casas.