Sin prerrogativas en Coahuila y Nayarit, pero con el registro intacto por ser un partido nacional. Con apenas 2.9 por ciento de la votación. Así quedó el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) después de las elecciones del pasado 4 de junio.

Sus 23 años de vida política y de experiencia en comicios no le alcanzaron para salir del universo de los minipartidos, esos que no alcanzan ni el 5 por ciento de la preferencia electoral y que con regularidad, contienden en alianza. El partido fundado por Jorge González Torres quedó sepultado en la quinta posición de las fuerzas políticas con una diferencia de un millón 60 mil 793 votos de la cuarta, que ocupa el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El Partido Verde Ecologista de México cayó a quinta fuerza política nacional en las pasadas elecciones, y muy muy lejos del cuarto lugar, el PRD.. Foto: Twitter

Ciudad de México, 14 de junio (SinEmbargo).– Otra vez, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) salió vivo aunque ese 2.9 por ciento del total de votos emitidos en las elecciones en cuatro entidades el pasado 4 de junio lo hundió en el quinto sitio de las fuerzas políticas de México.

En Nayarit y Coahuila, el del Tucán perdió las prerrogativas del financiamiento otorgadas por las autoridades electorales locales, pero dado que es un instituto nacional, su registro quedó intacto. En la primera entidad tuvo 5 mil 591 votos, el 01.213 por ciento de la votación, y en la segunda obtuvo 10 mil 042 votos, el 1.139 por ciento, de acuerdo con los Programas de Resultados Preliminares (PREP) en los cuatro estados en los que se efectuaron comicios.

Después de las elecciones, el PVEM es un partido lejano de los partidos más votados de México. Entre la cuarta fuerza política que ocupa el Partido de la Revolución Democrática, y el Verde que está en la quinta, hay un abismo de un millón 60 mil 793 votos, una cantidad similar a lo que obtuvo sólo el PAN.

Fundado en 1986 por el ex priista Jorge González Torres, el Verde ha quedado como en 1994, la primera vez que contendió en una elección. Aquella vez González Torres se postuló como Presidente de México y posicionó a su partido como quinta fuerza política con 327 mil 313 votos, 0.93 por ciento de la votación. Había un camino por recorrer, así que esas cifras no estaban mal para un inicio.

Pero ahora han pasado 23 años y el Verde se colocó muy lejos de los cuatro más votados. Está en el universo de los pequeños, los mínimos, los que en muchos momentos y lugares se les llama “chiquillada”. Sólo fue seguido por el partido Nueva Alianza (Panal), con 276 mil 290 sufragios; Movimiento Ciudadano (MC) con 242 mil 500; el Partido del Trabajo (PT) con 241 mil 243 y el Partido Encuentro Social (PES), con 203 mil 339 votos.

Esta votación muestra un claro declive del universo de minipartidos que contrasta con el repunte de 85 por ciento registrado por Morena y de 50 por ciento del Partido de la Revolución Democrática, según un análisis comparativo de los votos de las elecciones de 2016 de la Unidad de Datos de SinEmbargo.

En lo que toca al Verde parece que sus electores han acusado recibo de 2015, el año más polémico de su historial cuando recibió decenas de denuncias por incurrir en violaciones a la Ley y una multa por casi 600 millones de pesos. Ese año no había espacio en donde no surgiera el PVEM. Su logo y mensajes estaban en el papel de las tortillas, los espectaculares y hasta en los comerciales del cine.

Al año siguiente, hubo elecciones de Gobernador en 12 entidades. Y el voto para el Tucán se desplomó 40 por ciento. En esos estados en 2015 el partido consiguió 614 mil 066 votos; el 6 por ciento de la votación. En 2016, esa cifra fue de 347 mil, el 2.75 por ciento de la votación.

Se trata de un partido que en sus spots ha expuesto que ha impulsado leyes de protección al ambiente, que ha votado para que aumenten los castigos para quienes contaminan; pero la Federación de Partidos Verdes Europeos le quitó el reconocimiento de “Verde” cuando supo que había exigido la pena de muerte para secuestradores.

Desde 2003 ha contendido en alianza con el PRI y así, ha logrado inclinar la balanza de las elecciones a favor del tricolor. Pero en 2000 mostró su carácter camaleónico al participar en la coalición con el Partido Acción Nacional que llevó a Vicente Fox Quesada a la Presidencia de México.

El 2009 fue un año bendito para el Verde porque obtuvo su mayor porcentaje: 6.5 por ciento, 2.2 millones de votos. Así, ganó cuatro de 300 distritos. En 2012 fue en alianza con el PRI a las elecciones presidenciales. Cayó 2 millones 19 mil votos para diputados y descendió 4.06 por ciento. Y sí, ganó en unos distritos: en cuatro de 300, todos en Chiapas.

SIEMPRE HA SIDO CHICO, PERO RICO

Sus propios números muestran que en realidad, nunca ha dejado de ser pequeño. En 1991, en las elecciones legislativas obtuvo el 1.37 por ciento de la votación con 332 mil votos. En 1994, en los comicios presidenciales tuvo 327 mil 313 votos, 0.93 por ciento. Para 1997 se observa un crecimiento porque consiguió el 3.71 por ciento de los sufragios: 1.1 millones. En 2000 contendió en la coalición que llevó a Vicente Fox a la Presidencia y tuvo el 5 por ciento de la votación de la alianza. En 2003 tuvo el 4.01 por ciento, con el mismo número de votos de 1997. En 2006 tuvo una alianza absoluta con el PRI y no es posible conocer cuál fue la preferencia hacia el Verde.

2009 fue un año bendito para el partido de los González Torres porque obtuvo su mayor porcentaje: 6.5 por ciento, 2.2 millones de votos. Así, ganó cuatro de 300 distritos. En 2012, fue en alianza con el PRI a las elecciones presidenciales. Cayó a dos millones 19 mil votos para diputados y descendió 4.06 por ciento. Y sí, ganó en unos distritos: en cuatro de 300, todos en Chiapas.

Sus propios informes financieros muestran que de 1998 a 2014, ha recibido más de 6 mil millones de pesos sólo por concepto de financiamiento público a nivel federal, un promedio anual de 375 millones de pesos y de 31 millones de pesos al mes.

Pero como aliado, el Verde sí muestra fortaleza. Sin él, Enrique Peña Nieto no hubiera ganado la elección presidencial de 2012. Del 39 por ciento de votación efectiva que obtuvo, treinta puntos se los dio el PRI y nueve puntos el PVEM. Para Peña Nieto fueron sufragados 19 millones de votos. El 76 por ciento lo proporcionó el tricolor y el 24 por ciento restante su aliado: el Verde.