El valle de Kayurajo, con sus 26 templos donde se explica en la piedra esculpida un Kama Sutra bellamente ilustrado, tiene reglas precisas sobre el tipo de adoración que en cada punto cardinal debe hacerse. Aquí una de ellas.