México, 22 Jun. (Notimex).- Elementos del Ejército mexicano mantienen sitiadas las instalaciones de Seguridad Pública en donde se ubica la dirección de la Policía Municipal para cuantificar el armamento de la corporación y concentrar a todos los elementos preventivos, que suman alrededor de 500 oficiales.

El presidente municipal Benjamín Galván Gómez, informó que desde anoche arribaron a esta frontera alrededor de 200 militares que realizarán recorridos de patrullaje y vigilancia en la ciudad.

Dijo que la presencia de estos elementos es parte del acuerdo entre el Gobierno Federal y Estatal para mejorar la seguridad en este municipio.

“Con la llegada de estos militares sin duda le estamos dando más prioridad al tema de seguridad”, expresó parco el alcalde sin abundar en detalles sobre la llegada de estos efectivos.

En forma preliminar se dio a conocer que los policías municipales serán sometidos a los exámenes de control y confianza, así como a pruebas de adiestramiento, pruebas físicas, médico – toxicológica y también de confianza, y de acuerdo con los resultados, se decidirá su retorno a la corporación.

Los efectivos militares rodearon desde anoche las instalaciones policíacas y bloquearon los accesos del edificio para sólo dar paso a los elementos que terminarían su turno de servicio.

Los policías municipales que en sus vehículos particulares se retiraban de su trabajo fueron sometidos a una revisión rutinaria, mientras que adentro, militares inspeccionaron el armamento.

Ante esta situación ninguna patrulla de la policía municipal recorre las calles de la ciudad efectuando labores de vigilancia.